Vacaciones de Invierno 67% más caras

La canasta de bienes y servicios de vacaciones de invierno aumentó un 67% en el último año

Por la Redacción de Noticias La Insuperable

aa1

La coyuntura macroeconómica actual genera externalidades negativas sobre la dinámica del turismo interno. Los años 2018 y 2019 se presentan esquivos para el consumo doméstico, producto de salarios nominales creciendo por debajo del nivel de inflación general, indica un minucioso informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV).
Las vacaciones de invierno son el período de mayor demanda para muchos centros turísticos y demás actividades recreativas que funcionan en torno a éstos. Por ello, una buena o mala temporada de vacaciones de invierno es sumamente relevante para el desempeño global de las economías regionales.
No se trata de una cuestión menor en un país tan extenso como Argentina. Si las expectativas de mediano y largo plazo son buenas, las actividades turísticas atraen inversiones en infraestructura y generan eslabonamientos productivos, que derraman en más y mejores fuentes de trabajo e ingresos para la población de las diversas regiones. De lo contrario, si expectativas alentadoras no se convalidan producto de una demanda frágil, los capitales se retiran provocando merma en la actividad económica. Los centros turísticos tradicionales, en particular los asociados a actividades invernales, permanecen activos todos los años a la espera de las reservas turísticas, que son un buen estimador de la actividad que se desarrollará a lo largo de la temporada. Como es conocido, los principales destinos para el turismo interno de vacaciones de invierno se concentran en las ciudades de San Carlos de Bariloche, Mar del Plata, Iguazú, Mendoza y Buenos Aires.
El contexto macroeconómico actual dista de ser el más propicio para el despegue de este tipo de actividades. Desde principios de 2018 que los ingresos laborales vienen disminuyendo en términos reales, a partir de una dinámica inflacionaria que no ha dado tregua, y de aumentos salariales que se han ubicado sistemáticamente por debajo de la suba de los precios internos.
Como resultado, la actividad económica local se está retrotrayendo, el consumo local decrece y los gastos incurridos en servicios públicos ocupan una mayor proporción de los ingresos familiares. Algunos sectores de actividad, como el del turismo, se encuentran particularmente afectados por el grado de solidez del consumo interno. En primer lugar, la caída del salario real impacta directamente sobre la capacidad de la población de hacer frente a gastos de consumo “no esencial”, como son aquellos destinados a costear las vacaciones de invierno y demás actividades conexas. En este punto, un informe reciente del Observatorio de la UNDAV había analizado cual ha sido la disminución del salario real de los trabajadores formales durante los últimos meses.
Claro está, la demanda turística posee una elasticidad precio/ingreso de la demanda elevada, lo que significa que no se trata de un gasto indispensable y es, por ende, fácilmente postergable o reemplazable por otro viaje menos dispendioso. Respecto de la elasticidad-ingreso de la demanda, la ya mencionada merma del salario real genera que los gastos “en vacaciones” sean uno de los primeros conceptos que se descarten de las erogaciones proyectadas por las familias. En relación a la elasticidad-precio de la demanda, se demuestra en el presente informe como los costos de una canasta promedio de vacaciones de invierno aumentaron en el último año (respecto de julio del año pasado) un 67%, cifra que representa un porcentaje casi 10 puntos superior a la variación que ha tenido en el mismo período el nivel general de precios, medido en base al IPC de cobertura nacional.
Ocupación hotelera

Como se desprende del gráfico, según un relevamiento de 45 hoteles ubicados en distintos puntos de 4 de las principales zonas turísticas del país (Bariloche, Córdoba y Mendoza), la ocupación hotelera para julio del corriente año se encuentra actualmente en el 49% (poner el del 2019), muy lejos del 78% presentado en 2015 o del 65% de ocupación presentado en el 2016. La caída de este indicador se encuentra agravada, además, por el hecho de que se trata del cuarto año consecutivo de merma en el nivel de reservas del sector.

qq
Turismo social
Con base en un relevamiento realizado sobre agencias de viajes especializadas en comerciar servicios para clubes o centros de jubilados, se llegó a un resultado consolidado de retroceso de 12% promedio en el turismo social en 2019, en la comparación con igual período del año pasado. En relación al período invernal del año 2015, la merma ronda el 29,9%. Esta caída encuentra justificación en el hecho estilizado que marca que el turismo se comporta “elásticamente” en relación al nivel de actividad. Esto quiere decir que no sólo guarda un comportamiento procíclico, a partir del cual sigue la evolución general del resto de ramas de actividad, sino que además responde de manera más que proporcional al promedio.

qq1
El costo del menú “gasolero”

Con respecto a todas aquellas familias que no tengan la posibilidad de vacacionar en el interior del país, y dependiendo de las salidas recreativas que realicen, también deberán destinar una considerable proporción de sus ingresos en “salidas cortas”. Los habitantes de la Ciudad de Buenos Aires que, por ejemplo, decidan vacacionar en la ciudad y dediquen parte de sus días a pasear por el centro porteño con sus hijos, almorzando en algún local de comidas rápidas y disfrutando de alguna obra infantil de teatro harán frente a aumentos de precios que se ubican por encima de los incrementos que han experimentados los ingresos de las familias de la ciudad. Por caso, una entrada de cine de los locales más conocidos de la Capital Federal costaba alrededor de $220 en la temporada invernal del año pasado. Hoy, por la misma entrada, se deben desembolsar no menos de $350. Para ver, por ejemplo, ver un espectáculo orientado a público infantil, una entrada podía costar en julio de 2018 desde $370 en adelante, mientras que en la actualidad las estradas para dicho espectáculo tienen un valor que no baja de los $600 (dependiendo la ubicación). Por su parte, si después de ver el espectáculo, la familia desea almorzar o cenar en algún local de comidas rápidas deberá abonar unos $850, cuando en 2018 por el mismo menú solo hacían falta $500. Cuando se suman los diferentes conceptos se tiene que una posible salida de dos personas al cine (que incluya dos entradas de cine y un almuerzo para dos personas en un local de comidas rápidas) vale alrededor de $1.200 en la actualidad, cuando en el mismo mes del 2018 la misma salida costaba $720 (65% de aumento). Por otro lado, y suponiendo una familia tipo de dos adultos y dos menores que van a ver un espectáculo infantil y luego a cenar a un local de comidas rápidas, la salida en cuestión podría valer unos $4.300, mientras que en la temporada invernal del 2018 se podían pagar menos de $2.800 por los mismos conceptos (+61%). A continuación, se presentan los ítems más representativos del aumento de precios en bienes y servicios típicos del consumo ocioso de vacaciones de inverno. A continuación, se exponen los aumentos promedios que fueron relevados para los principales productos de la “canasta de entretenimiento”, en más de 20 locales comerciales del área metropolitana, tanto por medios web como presenciales.

qq2
La “escapada de invierno” con precios por las nubes

Para comparar las variaciones en los precios de visitar distintos destinos turísticos (Bariloche, Córdoba y Mendoza) para estas vacaciones de invierno, se han construido una serie de canastas representativas de los gastos que podría enfrentar una familia tipo. La familia en cuestión está compuesta por cuatro integrantes, 2 adultos y dos niños. A su vez, se hicieron distinciones según la capacidad adquisitiva de las familias construyendo una canasta para el segmento “gasolero”, una canasta para el segmento “selectivo” y otra canasta para el segmento “premium”. Las diferencias entre estas tres canastas están dadas por el valor de los bienes y servicios que se incluye en cada una. Así, por ejemplo, la canasta gasolera incluye pasajes en micro semi cama, la canasta selectiva incluye pasajes en micro cama, y la canasta premium incorpora pasajes en avión. Asimismo, la canasta gasolera incluye lo que se debería desembolsar por alquilar por 7 días un departamento, la selectiva tiene en cuenta el alquiler (por el mismo lapso) de una cabaña, y la canasta selectiva incluye el costo de un hotel de 4 estrellas por una semana. Por otro lado, las tres canastas tienen en cuenta los gastos en comida durante el periodo vacacional y gastos en salidas recreativas (por ejemplo, entradas de cine). Cabe destacar, que se cuenta con datos de los precios de los mismos productos y servicios para los meses de julio de los años 2015, 2016, 2017 y 2018 por lo que se podrían realizar comparaciones entre las distintas temporadas. En virtud de lo expuesto, y comenzando por el segmento gasolero, se tiene que el costo aproximado de vacacionar en Bariloche para una familia tipo podría alcanzar los $70.324, esto es, un 70,5% más que en 2018 (donde la misma canasta valía unos $41.246). Con destino a Córdoba, la canasta gasolera para una familia tipo se estima en $33.384, lo que marca un aumento de 69% con respecto a la canasta del año pasado ($19.754). Por último, el precio de una canasta de vacaciones con destino a Mendoza promedia actualmente los $49.101, un 70% más que en 2018 ($28.883). En promedio para los tres destinos (y continuando con el análisis del segmento gasolero), el precio estimado de la canasta vacacional de invierno alcanza los $50.936, un 70% más que en 2018, y un 326% de incremento respecto de 2015. Uno de los precios fundamentales en los consumos relacionados con el turismo invernal es el precio de los combustibles. Estos sufrieron una escalada desde la asunción de la nueva administración, en diciembre de 2015, luego de la política de dolarización de la energía.

qq3

aa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s