Piden reinvestigar a las offshore de Macri

La IGJ hizo una presentación judicial con los documentos que muestran que Mauricio y Franco Macri fueron directores en las sociedades nunca declaradas Fleg Trading Ltd., en Bahamas, y Kagemusha S.A, en Panamá. Las implicancias en la causa Brasil.

Por Guillermo Carlos Delgado Jordan para Noticias La Insuperable

A través de su titular, Ricardo Nissen, la Inspección General de Justicia (IGJ) realizó esta semana una presentación judicial con los documentos que muestran que Mauricio y Franco Macri fueron directores en las sociedades nunca declaradas Fleg Trading Ltd., en Bahamas, y Kagemusha S.A, en Panamá. Sostuvo que la causa en la que el juez Andrés Guillermo Fraga consideró que el entonces presidente no tenía relación con esas off shore fue una maniobra armada entre los Macri y sus operadores judiciales.

Gracias a este fallo de Fraga, Mauricio Macri pudo zafar sin pestañar de una complicadísima causa en Brasil

La causa Brasil

A principios de 2016, en medio del escándalo mundial de los #PanamaPaers, se inició una causa contra el entonces presidente Mauricio Macri gestada por el abogado particular Darío Antinori a la que se fueron sumando otras presentaciones de la legisladora Gabriela Cerruti.

Según rezaba la denuncia Mauricio Macri, Franco Macri y Mariano Macri, o “El Grupo Macri”, eran los dueños de todas las empresas de la red que intervinieron en una operatoria delictiva, en este caso hay a grandes rasgos, tres empresas en cuestión: Socma S.A., Fleg Trading y Owner do Brasil. Franco, Mariano y Mauricio Macri figuran como accionistas de las empresas Socma S.A. y Socma Americana S.A.. Con estas dos empresas argentinas, se crea la empresa “Owner do Brasil”, brasilera. Sin embargo, el “aporte” que Socma Americana S.A. realizó a la empresa Owner do Brasil, no fue un aporte en billetes sino que aporta acciones – o el “valor” de las acciones- que Socma Americana S.A. tenía en otra empresa, también del grupo Macri. Éstas acciones fueron valuadas por un Estudio en la suma de U$ 9 millones de dólares, explican desde el Centro de Investigación y Prevención de la Criminalidad Económica (CIPCE).

Posteriormente, Socma Americana S.A. decide dejar de formar parte de Owner do Brasil, y es allí donde aparece Fleg Trading (empresa bahameña) en acción como la empresa “compradora” de la parte que Socma Americana S.A. tenía en la empresa Owner do Brasil.

Lo que sucedió fue que las acciones que un estudio había valuado en 11 millones de reales –el equivalente en ese momento a U$ 9 millones- (de la empresa Socma Americana S.A.), luego otro Estudio en otra valuación dijo que esas acciones valían en realidad $ 2 millones de reales. Es decir que se sobrevaluó el valor de las acciones que la empresa Socma Americana S.A. aportó a Owner do Brasil.

Entonces, Socma Americana S.A. le vende a Fleg Trading una parte de la empresa que dice valer 11 millones de reales, cuando en realidad valía mucho menos. Y Fleg compra esas acciones por la suma de 11 millones de reales (llama la atención que esta operación de compra-venta no se realizó a través de ninguna entidad bancaria. Nótese que la empresa compradora es una empresa bahameña- paraíso fiscal-).

A través de esa compraventa, Socma Americana S.A. (empresa argentina), recibe en su patrimonio la suma de 11 millones de reales (o U$9 millones de dólares) y Fleg pasa a formar parte de Owner do Brasil. Sin embargo, nunca se explica de dónde salió el dinero que Fleg pagó a Socma Americana S.A. por la compra de su parte en la empresa brasilera, ya que no obran registros de la operación de compraventa, que es la operación sospechada de justificar el lavado de dinero.

El salvavidas

En un primer momento intervino el fuero federal (se investigaba lavado de dinero). Luego, el Juez interviniente en la causa, Sebastián Casanello (Juzgado en lo Criminal y Correccional Federal Nº7 de Buenos Aires) declara su incompetencia en razón de la materia –entendió que no existía sospecha de lavado de dinero, por lo que no le correspondía seguir interviniendo-. Y determina que debe dividirse la causa en dos; una al Juzgado Nacional en lo Penal Económico (justicia ordinaria) que por sorteo corresponda, para investigar una eventual infracción a la Ley 24.769 (Ley Penal Tributaria, por evasión impositiva) a través de las empresas FLEG TRADING y KAGEMUSHA; la otra, al Juzgado de Instrucción N° 20 para que se investigue la “omisión maliciosa” de las firmas off shore en la DDJJ de bienes de Mauricio Macri presentadas durante su mandato como jefe de gobierno Porteño.

Casanello, además, indicó que no existían motivos para realizar una investigación por Lavado de Dinero. El fiscal Federico Delgado apeló pero los “amigos de la casa” salieron en socorro del presidente: el fiscal ante la Cámara Federal Germán Moldes, desistió de mantener esa apelación ante el tribunal y la Sala II de la Cámara Criminal y Correccional, integrada por los jueces Martín Irurzun y Eduardo Farah aceptó el desistimiento del Fiscal Moldés.

Sobreseído

En setiembre de 2017, el juez Andrés Guillermo Fraga, consideró que el exmandatario no tenía relación con ninguna de las firmas y avaló la postura oficial de Macri, quien por entonces apuntó a su padre, Franco Macri, al señalar que lo había nombrado al frente de las firmas sin su consentimiento.

Finalmente, con este antecedente, el 27 octubre de 2017 el entonces Presidente Macri salió sobreseído en la Causa Brasil: La resolución firmada por la jueza Elizabeth Paisan, a cargo del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 20 quien, para sobreseer respecto a la omisión de declarar su participación en las empresas offshore, se remite al fallo del juez de primera instancia en lo Civil Andrés Fraga, que declaró que Macri “no fue socio ni accionista” y que “no percibió dividendos ni ganancias” de las firmas. Y también valida una presentación, hecha por Francisco Macri, padre del Presidente, que admitió “que designó a sus hijos como directores de empresas sin ponerlos al tanto de ello”. Para la magistrada, entonces, resultaba “irrazonable exigirle que informara un cargo que desconocía por completo”.

1 Comment

  1. El trastorno límite de la personalidad (TLP) es una afección mental por la cual una persona tiene patrones prolongados de emociones turbulentas o inestables. Estas experiencias interiores a menudo los llevan a tener acciones impulsivas y relaciones caóticas con otras personas.La causa del TLP se desconoce. Se cree que se relaciona con factores genéticos, familiares y sociales. Es exactamente lo que padece este sujeto lo cual lo hace además de corrupto, muy mala persona.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s