Descubren que el tiranosaurio era un depredador “todavía más temible de lo que se creía”

Tenían sensores nerviosos en la punta de la mandíbula, los cuales le permitían detectar —y comer— mejor a sus presas.

Por la Redacción de Noticias La Insuperable

El Tyrannosaurus rex no era solo una enorme bestia con un gran mordisco, tenía sensores nerviosos en las puntas de la mandíbula que le permitían detectar mejor a su presa y comerla, según un nuevo estudio publicado en la revista Historical Biology esta semana.

T. rex era un depredador aún más temible de lo que se creía”, explica el autor principal, el Dr. Soichiro Kawabe, del Instituto de Investigación de Dinosaurios de la Universidad de la Prefectura de Fukui, en Japón. “Nuestros hallazgos muestran que los nervios de la mandíbula (un área de la mandíbula) del Tyrannosaurus rex están distribuidos de manera más compleja que los de cualquier otro dinosaurio estudiado hasta la fecha, y son comparables a los de los cocodrilos y las aves de búsqueda táctil de hoy en día, que tienen sentidos extremadamente agudos”.

Lo que esto significa es que el T. rex era sensible a ligeras diferencias en el material y el movimiento; indica la posibilidad de que fuera capaz de reconocer las diferentes partes de su presa y comérselas de manera diferente según la situación. Esto cambia por completo nuestra percepción de T. rex como un dinosaurio que era insensible alrededor de su boca, poniendo todo y cualquier cosa para morder cualquier cosa y todo, incluidos los huesos“, amplió Kawabe.

Si bien la morfología de los vasos y los nervios de la mandíbula se ha analizado en varios reptiles fósiles, este estudio es la primera investigación de la estructura interna de la mandíbula del T. rex.

El Dr. Kawabe, al que se unió el Dr. Soki Hattori, profesor asistente en el Instituto de Investigación de Dinosaurios, utilizó tomografía computarizada (TC) para analizar y reconstruir el canal neurovascular de distribución de una mandíbula fósil de T.rex, que se encontró originalmente en la Formación Hell Creek., Montana. Luego compararon su reconstrucción con otros dinosaurios como Triceratops, así como con cocodrilos y pájaros vivos. Esto permitió a los investigadores describir los canales bien conservados que albergan los vasos y los nervios en el dentario del Tyrannosaurus rex.

El presente estudio revela la presencia de canales neurovasculares con ramificación compleja en la mandíbula inferior de Tyrannosaurus, especialmente en la región anterior del dentario, y se supone que también estaría presente en su mandíbula superior un canal neurovascular de ramificación compleja similar“. dice el Dr. Kawabe.

Luego añadió que “El canal neurovascular con un patrón de ramificación tan complejo como el de los cocodrilos y patos existentes, sugiere que el sistema nervioso del trigémino en Tyrannosaurus probablemente funcionó como un sensor sensible en el hocico. Debe tenerse en cuenta que la sensibilidad del hocico en Tyrannosaurus puede no haber sido tan mejorada como la de los cocodrilos porque Tyrannosaurus carece del tejido neural grueso que ocupa el canal neurovascular a diferencia de los cocodrilos existentes. Sin embargo, la sensibilidad del hocico de Tyrannosaurus fue considerablemente mayor que la de los dinosaurios ornitisquios comparados en este estudio“.

Los resultados del artículo son consistentes con los análisis de la superficie del cráneo de otro tiranosáurido, Daspletosaurus, y la morfología del canal neurovascular dentro del maxilar del alosáurido Neovenator, que indican que el área facial de los terópodos puede haber sido muy sensible.

Estas inferencias también sugieren que, además de la depredación, las puntas de las mandíbulas de los tiranosáuridos se adaptaron para realizar una serie de comportamientos con movimientos finos que incluyen la construcción de nidos, el cuidado de los padres y la comunicación intraespecífica“, agrega el Dr. Hattori.

Las limitaciones del estudio incluyen que el equipo no analizó el área completa de la mandíbula de T. rex y otros dinosaurios utilizados para la comparación, sin embargo, como la proporción no investigada es insignificante, la tendencia mostrada “debería ser una estimación razonable“.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s