Santa Cruz: Impresionante hallazgo de más de 100 huevos y 80 esqueletos de dinosaurio

Se trata del primer registro de comportamiento social complejo en una especie primitiva de dinosaurio. El hallazgo se produjo en un sitio paleontológico de características únicas ubicado en la Provincia de Santa Cruz.

Por Alcides Blanco para Noticias La Insuperable

Nido de Mussaurus patagonicus. Crédito: Jorge González.

Los primeros restos de nidos y huevos fosilizados de este yacimiento fueron descubiertos en la década de 1960 durante una campaña paleontológica liderada por el reconocido paleontólogo argentino, José Bonaparte. Serían los primeros fósiles conocidos de Mussaurus patagonicus, un dinosaurios sauropodomorfo primitivo antecesor de los grandes dinosaurios de cuello largo que vivió en el Jurásico temprano, hace 192 millones de años.

Diego Pol

El resultado de las expediciones realizadas años más tarde a este sitio conocido como El Tranquilo, es sorprendente. “Este era el sitio de nidificación, donde encontramos más de 100 huevos de dinosaurios, algunos con embriones fosilizados, y más de 80 esqueletos incluyendo pichones recién nacidos, juveniles de 1 año de edad, subadultos de alrededor de 5 años y adultos de más de 10 años. Todos pertenecientes a esta misma especie de Mussaurus, y abarcando un área de 1 km2. Es un lugar que interpretamos como una colonia reproductiva, donde se congregaban año tras año todos estos animales en la época de reproducción y luego de estudiar los sedimentos pudimos inferir que el sitio elegido se ubicaba en las cercanías de un lago seco“ explica Diego Pol, investigador principal del CONICET en el Museo Paleontológico Egidio Feruglio (MEF), y quien desde hace 15 años junto a un equipo multidisciplinario internacional, estudia a esta colonia de herbívoros.

La cantidad y calidad de preservación de los huesos permitieron obtener detalles únicos sobre el comportamiento gregario de estos dinosaurios. «Los esqueletos no estaban distribuidos azarosamente, sino que estaban agrupados de acuerdo a su edad. Los pichones recién nacidos, pequeños esqueletos que caben en la palma de una mano, se encontraban en las cercanías de los nidos. Los animales de 1 año de edad, más grandes en tamaño y de casi 10 kg, se encontraron agrupados. Había once esqueletos recostados unos sobre otros, mostrando que los jóvenes Mussaurus estaban juntos como en muchas especies sociales. Los adultos y subadultos, animales que llegaban a pesar 1500 kg, fueron encontrados de a pares o solos pero en las cercanías del mismo sitio» detalla Diego y agrega «Esta asociación nos muestra un comportamiento social bastante sofisticado que era completamente desconocido para dinosaurios tan antiguos. Sabíamos de comportamientos gregarios de dinosaurios, pero solo en animales ya muy derivados del Cretácico, unos 40 millones de años más jóvenes que éstos”.

Árbol filogenético de Sauropodomorpha calibrado frente al tiempo geológico. Las delgadas líneas grises en las ramas representan la incertidumbre de edad para los taxones terminales. Las flechas y ramas gruesas en las ramas filogenéticas señalan el origen de los linajes a partir de los cuales se discuten los datos de comportamiento en el texto. La reconstrucción paleogeográfica muestra la distribución del Triásico Tardío (púrpura) y del Jurásico Temprano (azul) de restos esqueléticos de dinosaurios sauropodomorfos (basado en fossilworks.org). El gráfico de tamaño corporal representa la reconstrucción ancestral del log10BodyMass desde la base de Sauropodomorpha hasta los linajes terminales de los saurópodos (el sombreado oscuro representa los valores mínimos de reconstrucción ancestral y el sombreado claro los valores máximos de reconstrucción ancestral). La diversidad de linajes muestra un histograma si se infiere el número de linajes para cada período de tiempo. Consulte la información complementaria para obtener detalles sobre el análisis filogenético, la optimización de la masa corporal y la diversidad filogenética de Sauropodomorpha. Dibujos de siluetas de J. González. Mapa paleográfico generado con Gplates43 utilizando un modelo paleogeográfico global jurásico.

En el trabajo, que fue publicado hoy en la revista Scientific Reports, se destaca la importancia de conocer la secuencia de crecimiento completa de esta especie: de pichones de 60 gramos, hasta adultos de 1500 kilos. “Tener toda esta información junta nos permite estimar cuán rápido crecía. Alcanzaban su peso máximo en solo quince años”, informa Pol. Otro aspecto importante de la investigación fue determinar que los huevos pertenecían a Mussaurus. Para esto debieron utilizar un tomógrafo de altísima resolución que hay en el Laboratorio Europeo de Radiación Sincrotrón, en Grenoble (Francia). “Son huevos similares a los de una gallina. Los huesos fosilizados dentro del huevo tienen un tamaño en el orden de milímetros y no podíamos, para esto, utilizar un tomógrafo médico común. Llevamos unas muestras a Francia y pudimos identificar que esos huesos, efectivamente pertenecen a esta especie de dinosaurio”, asegura.

«Mussaurus pertenece a la primera radiación exitosa de dinosaurios herbívoros y ya tiene un comportamiento social sofisticado. Observamos que esto ocurrió en una latitud bastante alta, incluso para el Jurásico temprano, que nos está indicando probablemente una estacionalidad muy marcada. Probablemente en climas estacionales estos grandes herbívoros necesitaban moverse para conseguir el suficiente alimento y la coordinación de movimientos dentro de la manada requeriría este comportamiento social complejo. Estos factores tendrían que haber sido clave para el éxito de los grandes herbívoros de cuello largo” finaliza Diego.

Proyecto de investigación

Este trabajo científico resume varios años de investigaciones realizadas por un equipo multidisciplinario que ha desarrollado sus estudios en varios aspectos que incluyen desde análisis anatómicos, estudios histológicos, hasta micro tomografías computarizadas en sincrotrón que han permitido descubrir minúsculos embriones dentro de los huevos. Los diversos análisis realizados en todos estos materiales, han permitido descubrir detalles sobre su desarrollo ontogenético, paleobiología e implicancias en la evolución de los dinosaurios.

Investigadores Conicet: Diego Pol – MEF, CONICET Adriana Mancuso – IANIGLA, CONICET Claudia Marsicano – IDEAN-UBA, CONICET Alejandro Otero – MLP, CONICET Ignacio Cerda – IIPG, CONICET

Investigadores Exterior: Roger Smith – Univ. Witwatersrand, South Africa Vincent Fernandez – European synchrotron Radiation Facility, France Jahandar Ramezani – MIT, USA

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s