Joan Manuel Serrat en Argentina

Con una gira mundial que comenzará en Nueva York, visitara Argentina en noviembre del año próximo y cerrará en Barcelona en diciembre 2022, el poeta, músico y referente de la cultura Iberoamericana pondrá fin a su carrera en los escenarios.

Por Walter Darío Valdéz Lettieri

Ensayando junto a Fernando Cabrera. Gentileza Joan Manuel Serrat Oficial

Joan Manuel Serrat decidió ponerle fin a su carrera profesional sobre los escenarios, con una gira mundial que incluirá entre muchos otros destinos la República Argentina, país que no visita desde 2019 y donde se presentará en el Movistar Arena. “He decidido despedirme en persona. No me gustó sentirme despedido por una plaga. Por eso me planteé ir al lugar más natural para hacerlo, con el público enfrente, lleno de gratitud y alegría» expresó el cantautor al anunciar su despedida.

El músico reveló hoy algunas de las fechas de sus espectáculos ya confirmados en el marco de su gira llamada ‘El vicio de cantar 1965-2022’ que inaugurará el próximo 27 de abril en Nueva York y que, tras recorrer diversos países en América Latina y España, llegará a nuestro país el 19 de noviembre de 2022, culminará con una presentación pactada para el 23 de diciembre del año próximo en su Barcelona natal.

En una reciente entrevista que brindó al diario español El País el cantautor ofreció anticipos de los que será su última gira y reconoció la importancia que ha tenido Latinoamérica a lo largo de toda su carrera “¡Qué sería de mí sin América Latina!” – expresó- “Quiero hacer un espectáculo durante el cual no se le caiga a la gente la sonrisa de los labios… Habrá 20, 30 canciones, y no sé cuáles van a ser. Iré acompañado de mi equipo de siempre. Técnicos, músicos, iluminadores, los mismos de siempre… ¡Hasta yo voy a ser el mismo!”

Serrat soltó además “Mi propósito no es solo despedirme de todos aquellos que me han tratado bien a lo largo de los años, sino hacerlo en los sitios donde están. Me despediré, y ya no volveré a tocar. Volveré a los sitios, saludaré, comeré, pero ya no volveré a los escenarios. Tocaré y compondré en casa, es posible que grabe un disco. Pero no volveré a los escenarios. Hay que hacerlo en algún momento”.

El catalán nacido el 23 de diciembre de 1943, inició su carrera en 1965, con una primera presentación pública en Radio Barcelona y dos años después, lanzó su primer trabajo discográfico titulado Ara que tinc vint anys (Ahora que tengo veinte años, según su traducción al idioma español.)

Cuatro años después, en 1969, llegó por primera vez a una República Argentina, que transitaba momentos de gran efervescencia social y política, tiemppo que Serrat aún recuerda con afecto ““Me alojé en el Hotel Alvear que estaba en ruinas y donde jugaba al fútbol en los pasillos. Fueron años de la huelga Sitrac-Siam, del Cordobazo, de una revolución en la universidad y en las fábricas donde la gente se sentía sino dueña, partícipe del futuro y aquello a un joven que venía de un país oscuro donde la dictadura lo tapaba todo y estaba todo prohibido, le generó un deslumbramiento”.

“Fueron años extraordinarios y sigo siéndole fiel no al retrato aquel utópico que se creó en mí como en buena parte de la juventud argentina sino a este país que pasa de ser un lugar vital a uno deprimido, de un lugar encendido a uno ceniciento pero donde a fin de cuentas encuentro un rescoldo con el que yo me prendo con mucha facilidad”, aseguró Serrat en 2019, cuando acompañado por otro español, Joaquín Sabina, puso en escena el espectáculo No hay dos sin tres.

Quizá su trabajo icónico sea Mediterráneo, que editado en 1971, contiene recordados temas como el que da nombre a la placa o Aquellas pequeñas cosas, La mujer que yo quiero, Vagabundear, Tío Alberto, etc. pero Serrat supo además recoger y transmitir el mansaje de enormes poetas que conforman su abanico de influencias, como por ejemplo Mario BenedettiAntonio Machado,  Miguel HernándezRafael AlbertiFederico García Lorca y Pablo Neruda, entre otros.

Hijo de una familia obrera y graduado como perito agrónomo, profesión que nunca ejerció, Serrat es reconocido también, por su compromiso con las causas populares y la plena vigencia de los derechos humanos a nivel global. Su contundente rechazo y pública condena a la represión perpetrada por la dictadura franquista en España, lo obligó a exilarse durante todo 1975 en México, para burlar una orden de búsqueda y captura que el régimen liderado por el nefasto “generalísimo” Francisco Franco emitió en aquel momento contra el cantante.

Tras la muerte del dictador, Serrat regresó a una España políticamente caracterizada por un proceso de transición democrática que aquel país transitó durante varios años y su arte adoptó un estilo más intimista y nostálgico, nueva etapa de la que se destaca sui trabajo editado en 1981 “En Tránsito” placa donde sobresalen temas tales como Esos locos bajtos, Porque la quería, Una de piratas, NO hago otra cosa que pensar en ti y Hoy puede ser un gran día.

Amante del fútbol, el músico se confiesa simpatizante del Barcelona en España, Boca Junios en Argentina, Peñarol en Uruguay, Independiente Santa Fe en Colombia y Universidad en Chile y ha dedicado una de sus canciones al mediocampista ofensivo húngaro fallecido en 2002 Ladislao Kubala, considerado como uno de los mejores jugadores de la historia y símbolo del Barsa.

Muchas canciones de Serrat han tenido el particular privilegio de musicalizar con muchas de sus más de 500 canciones incluidas en sus 40 trabajos discográficos, los momentos emocionalmente más relevantes en la vida de muchas personas en el mundo entero. Un verdadero grande se despide de los escenarios, pero su talento jamás “colgará los botines”.

Gentileza: Macondo 2021

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s