Murió la actriz y gestora cultural Valentina Fernández de Rosa

Tenía 54 años y era hija de los actores Cristina Banegas y Alberto Fernández de Rosa.

Por la Redacción de Noticias La Insuperable

A los 54 años, murió la actriz, docente y gestora cultural Valentina Fernández de Rosa, quien desde el año pasado ocupaba la presidencia de la Asociación Argentina del Teatro Independiente (Artei). La noticia fue confirmada este miércoles por la cuenta en Twitter de Multiteatro / Comafi: “Hondo pesar ante el fallecimiento de Valentina Fernández de Rosa. Su prédica a favor del movimiento teatral independiente la llevó a ocupar la actual presidencia de la Asociación Argentina del Teatro Independiente. Vayan nuestras sentidas condolencias a toda su familia”.

Ayer a la tarde, sumó un escueto comunicado la entidad que presidía. “Nuestra presidenta, Valentina Fernández De Rosa, nos ha dejado y solo nos invade un profundo dolor. Acompañamos, con respeto y silencio, a su familia y estamos aquí para lo que necesiten”, señalan en su cuenta de Instagram que, con el correr de los minutos, va sumando comentarios de actores, gestores, directores y dramaturgas que tuvieron contacto con ella.

Valentina Fernández de Rosa fue parte de una verdadera familia de artistas: sus padres fueron Cristina Banegas y Alberto Fernández de Rosa, al tiempo que su abuela materna fue la actriz, locutora y cantante Nelly Prince -quien falleció en mayo del año pasado- y su abuelo, Oscar Banegas, productor de la televisión española. Desde muy chica se formó con referentes como Jorge Eines, Carlos Gandolfo, Ricardo Bartis y Augusto Fernandes, mientras estudiaba danza, clown y técnica vocal.

Debutó como actriz a los 12 años en cine, bajo la dirección de Mario Sábato en El poder de las tinieblas. Luego protagonizó Te amo (1986), de Eduardo Calcagno, junto a Ricardo Darín, Ulises Dumont, Pepe Soriano y Betiana Blum, y Sostenido en La menor (1986). En televisión, en tanto, formó parte de ciclos como Los machos, Mesa de noticias, ¡Grande, Pa!, Nueve lunas, La extraña dama, Querido salvaje, Amor prohibido y Amándote, entre otros.

La actuación siempre fue lo suyo, pero también se atrevió a afrontar otros desafíos. Así, su título de maestra jardinera la animó a probar con la actuación en programas infantiles como Camby y Nuevelín, y durante algún tiempo dejó la actividad y se dedicó a animar fiestas infantiles. “En una animación me di cuenta de que todos me miraban porque era la de la tele y nadie le daba bola a lo que estaba pasando. Ahí dejé la tele”, comentó alguna vez.

Se casó, se fue un tiempo a España y tuvo dos hijos, Martín y Sofía. Alguna vez la mordió un perro que le trajo complicaciones en su rostro. Tiempo después volvió a la actuación porque, sencillamente, extrañaba subirse a un escenario. En abril del año pasado, Fernández de Rosa había asumido la conducción de Artei, una de las dos entidades que nuclean a las salas alternativas porteñas. Ella había llegado la entidad como representante de la sala El Excéntrico de la 18, el teatro de Villa Crespo que fundó su madre en 1986, y que también fue su hogar desde los 17 años hasta que se casó.

Desde hace algo más de dos décadas se ocupó de la dirección de ese teatro emblema del circuito. Desde ese rol de gestión, hacía 7 años que ya formaba parte de la conducción de Artei. Asumió su cargo en tiempos duros de la pandemia, en medio de incertidumbres y una situación crítica para todo el circuito alternativo. Le puso el pecho siempre, nunca bajó los brazos. A fin del año pasado estuvo en Europa. Según parece, en diciembre ya tenía en claro su panorama de salud, pero nadie de Artei imaginó un desenlace tan rápido.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s