Que decía la nota que Clarín publicó contra Viviana Canosa y luego la borró

El diario emblema del Grupo Clarín colocó en su web un artículo firmado por la periodista Mariana Iglesias criticando a Viviana Canosa. Luego desapareció.

Por InfoCielo Vía EnOrsai

 «El artículo original, eliminado de la web oficial del diario Clarín, en el que la periodista Mariana Iglesias vio cercenada su libertad de expresión, al no permitir que se lea su crítica a Viviana Canosa por una decisión empresarial corporativa.

En redes también se difunde el caché de la nota de Mariana Iglesias en Clarín que apuntaba a los insultos de Viviana Canosa. Un pequeño guiño a favor de la libertad de expresión.

En redes también se difunde el caché de la nota de Mariana Iglesias en Clarín que apuntaba a los insultos de Viviana Canosa.

Un pequeño guiño a favor de la libertad de expresión.

¿Qué intereses en común tienen el Grupo Clarín y Viviana Canosa? ¿Por qué si una periodista de su staff escribe un artículo criticando a la mediática comunicadora por sus desafortunados insultos a las asistentes a la marcha del 8M, esa nota dura unos pocos minutos en la web y luego es literalmente borrada del sitio?

Estas preguntas circulan desde que se supo de la decisión empresarial de Clarín de «proteger» a Viviana Canosa de las opiniones de sus propios empleados.

¿La libertad de expresión?

Bien, gracias… es apenas un «caramelito» dulce de comer cuando se usa para victimizarse por parte de las empresas periodísticas en relación al estado, pero un amargo sinsentido para los trabajadores de prensa, totalmente acotados a los intereses patronales.

El libertarismo acérrimo y fanatizado (como siempre) se pondrá del lado de la empresa, argumentando que la libertad de expresión es sólo para defenderse de los gobiernos que oprimen. Y dirán que las patronales son libres de decidir qué es lo que se publica y qué no en sus páginas reales o virtuales, porque así es el «derecho de admisión» de los privados, que usan su propio dinero y no pagan sueldos «con la nuestra».

Por supuesto que eso constituye un engaño al servicio de los poderes concentrados.

La libertad de expresión debe ser para todos, de lo contrario sólo se convierte en un ariete declamatorio, como lo es en Argentina desde siempre.

Lo extraño no es únicamente lo sucedido en Clarín con este artículo suprimido que era duro hacia Viviana Canosa. Lo poco común es que «se les escape la tortuga» y llegue a ser publicado sin pasar previamente por la censura de los editores.

EL LADO DEL MAL

La nota decía entre otras cosas: «Viviana Canosa y el lado del mal», como titular.

Luego agregaba: «La presentadora sigue al aire a pesar de las multas y denuncias que tiene en su contra por desinformar y discriminar. ¿Y el canal?».

Es decir que no medía la opinión ni la acotaba a su colega sino que avanzaba sobre la responsabilidad editorial del medio (Grupo América), que le permite fomentar el discurso del odio.

Recordemos que Viviana Canosa había tratado de sucias, vagas y peludas a las mujeres asistentes a la marcha del Día de la mujer.

La paradoja es que la empresa de Daniel Vila y Gustavo Belocopitt, nunca censuró a su empleada por insultar al colectivo feminista, pero sus pares del Grupo Clarín sí aplicaron la sanción de eliminar de su web el artículo que condenaba esa agresión. Un conveniente «doble standard» que deja de manifiesto como el empresariado de medios se » cuida la retaguardia», haciendo causa común cuando se trata de intereses superiores corporativos, ninguneando su caballito de batalla de la «libertad de expresión».

«Entre bueyes no hay cornadas» es el lugar común, y la frase más descriptiva que se viene «instantáneamente a la mente».

Desde tiempos inmemoriales en los medios se instaló una frase que sorprende por como prendió en el público común: «No debe hacerse periodismo de periodistas».

¿Qué afiebrada cabeza inventó que los periodistas pueden criticar a futbolistas, políticos, economistas, policías, jueces, despachantes de aduanas o bailarines de cabaret, pero jamás a un colega?

¿Y por qué tantas personas ‘compraron’ ese discurso corporativista como válido?

Por la misma razón que los medios consiguen que la ‘opinión pública’ (como dijera Malcom X) odie a quien lo beneficia y ame al opresor: con la fuerza de la repetición y el maniqueísmo, que señala quien es el bueno y quien el malo, todo el día y todos los días.

El artículo original, eliminado de la web oficial del diario Clarín, en el que la periodista Mariana Iglesias vio cercenada su libertad de expresión, al no permitir que se lea su crítica a Viviana Canosa por una decisión empresarial corporativa.

Afortunadamente la tecnología está, a veces, del lado de la igualdad y la libertad de expresión.

Con algo de astucia y un conocimiento tecnológico muy básico, puede recuperarse el texto de la nota que Clarín borró, y equilibraba con una opinión sensata, toda la catarata de insultos de la conductora de América.

Apretando este link, se accede a una copia «en caché» que queda archivada en «algun lugar del ciberespacio», y además tiene ese sabroso gustito de acceder a «lo prohibido» … por Clarín.»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s