FIDE se mete en el baile

La Federación Internacional de Ajedrez no quiso quedarse afuera del Cabaret de las estrellas del tablero escaqueado.

Por Rafael Laborián para Noticias La Insuperable ·

FIDE publicó un comunicado que lleva la firma de su presidente, Arkady Dvorkovich. Se refiere, como era previsible, al conflicto ajedrecístico del mes: «la semana pasada el campeón del mundo, Magnus Carlsen, abandonó una partida disputada en una competencia en línea contra el GM Hans Niemann antes de hacer su segundo movimiento. La semana anterior, se había retirado de un torneo después de perder sobre el tablero ante el mismo Sr. Niemann.». 

Si bien el comunicado -se reproduce el original en inglés al final de esta nota- aporta poco y nada en relación al núcleo del conflicto, genera sorpresa un dato clave: no hay en la Federación una investigación formal en curso y no se ha presentado siquiera la prueba inicial: «La FIDE está preparada para encargar a su comisión de Juego Limpio una investigación exhaustiva del incidente, cuando se proporcione la prueba inicial adecuada y todas las partes involucradas revelen la información a su disposición.».

Carlsen – Niemann

Esta revelación ensombrece el panorama: organizadores, árbitros y la FIDE misma han permitido que el campeón mundial se retirara de un importantísimo torneo y abandonara una partida de otro -prácticamente sin jugar- sin haberle exigido siquiera la inmediata formalización de una denuncia.

Sobre Carlsen, el comunicado dice: «En primer lugar, creemos firmemente que el Campeón del Mundo tiene una responsabilidad moral asociada a su estatus, ya que se le considera un embajador mundial del juego. Sus acciones impactan la reputación de sus compañeros, los resultados deportivos y eventualmente pueden ser perjudiciales para nuestro juego. Creemos firmemente que había mejores formas de manejar esta situación.», pero no habla de ninguna exigencia para justificar semejante proceder ni de las consecuencias por no hacerlo en tiempo y forma. Mal antecedente. Una puerta abierta al «vale todo» selectivo.

El comunicado se cierra con la propuesta de «lanzar un Panel dedicado, que incluiría representantes de las principales plataformas de ajedrez, Grandes Maestros, expertos en anti-trampas y oficiales de la FIDE, para combatir este riesgo y evitar que se convierta en una verdadera plaga.». Esto implicaría actuar a posteriori, burocratizar y tomar el riesgo de poner en marcha una suerte de «caza de brujas» no exenta de influencias e intereses extra-ajedrecísticos. De ahondar en la prevención no se habla demasiado.

Un tramposo no podría sostener el nivel alcanzado con sus malas artes si en los torneos de alto nivel – e idealmente en todos- se agudizasen las normas de control. Hay tecnología suficiente como para hacer trampas pero hay mucha más para evitarlas. Tanto los organizadores de certámenes como FIDE cuentan con sobrados recursos económicos: sería deseable que resignaran un ínfimo porcentaje de beneficio en favor del juego limpio.

Tras el comunicado, que lleva fecha 23 de septiembre, puede inferirse que por el momento lo único cierto es que una sospecha nacida de una partida en concreto y hasta hoy no fundamentada ha generado un escándalo que podría perjudicar irremediablemente a un joven ajedrecista en ascenso, Hans Niemann.

Hans Niemann

Bajo la lupa, los logros que Niemann cosechó en un año y medio no se condicen con las estadísticas, aunque tampoco serían imposibles: pasó de 2485 a 2700 puntos de rating elo FIDE, algo inusual. Quien más se le acerca es Alireza Fioruzja, con un lapso de 2 años y 4 meses para alcanzar una cifra similar.

Sin embargo, la presunción de inocencia se impone. Y hay una partida en concreto que dispara el escándalo, no una carrera profesional completa. La morosidad en denunciar y presentar pruebas torna mucho menos civilizado este conflicto. En el Cabaret de la estrellas parecería que casi todos han olvidado la insoslayable presunción.


Last week, World Champion Magnus Carlsen resigned in a game played in an online competition against GM Hans Niemann before making his move two. The week before, he left an over-the-board tournament after losing the game to the same Mr. Niemann. 

These were not FIDE events; however, as the world’s chess governing body, it is our duty to protect the integrity of the game and its image, and in view that the incident keeps escalating, we find it necessary to take a step forward. 

First of all, we strongly believe that the World Champion has a moral responsibility attached to his status, since he is viewed as a global ambassador of the game. His actions impact the reputation of his colleagues, sportive results, and eventually can be damaging to our game. We strongly believe that there were better ways to handle this situation.

At the same time, we share his deep concerns about the damage that cheating brings to chess. FIDE has led the fight against cheating for many years, and we reiterate our zero-tolerance policy toward cheating in any form. Whether it is online or “over the board”, cheating remains cheating. We are strongly committed to this fight, and we have invested in forming a group of specialists to devise sophisticated preventive measures that already apply at top FIDE events. 

As we have already done before, FIDE calls for reinforcing the cooperation between major online platforms, private events and top players – most of whom have already expressed their will to join efforts with FIDE.

FIDE is prepared to task its Fair Play commission with a thorough investigation of the incident, when the adequate initial proof is provided, and all parties involved disclose the information at their disposal. We are fully aware that, in some cases, uncertainty can harm players’ performance. It also can be damaging to a player’s reputation – that’s why we insist on the anti-cheating protocols to be followed.

It is our hope that this whole situation could have a long-term positive effect, if tackled properly. We propose to launch a dedicated Panel, that would include representatives of the leading chess platforms, Grandmasters, anti-cheating experts and FIDE officers, in order to fight this risk and prevent it becomes a real plague.

Arkady Dvorkovich

FIDE President


URL del comunicado: https://www.fide.com/news/1999

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s