Más cerca del origen del oro de Troya y la Mesopotamia

A través de un innovador método láser móvil, analizaron por primera vez muestras de las famosas joyas de la Edad del Bronce temprana procedentes de Troya y Poliojni.

Por Alcides Blanco para Noticias La Insuperable

Un equipo internacional de investigadores, con la ayuda de un innovador método láser móvil, analizó piezas de oro de los objetos de Troya, de Poliojni en la isla de Lemnos, situada a unos 60 kilómetros de la legendaria ciudad, y de la Ur mesopotámica, asegurando que las mismas tiene el mismo origen geográfico.

Método láser

En un trabajo publicado en Journal of Archaeological Science, un grupo de expertos, dirigidos por Ernst Pernicka, de la Universidad de Tubinga y el Centro de Arqueometría Curt-Engelhorn de Mannheim, y Barbara Horejs, del Instituto Arqueológico de la Academia de Ciencias de Austria (ÖAW), analizó un total de 61 objetos de oro de la Edad del Bronce Temprano (EBA) que datan de entre 2500 y 2000 a. C., principalmente con una unidad de ablación láser portátil (pLA) en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas y que luego se analizaron con ICP-MS en el Curt-Engelhorn-Centre Archaeometry (CEZA) en Mannheim.

Anillos para el cabello (arriba a la izquierda), un alfiler (abajo a la izquierda), collares (centro) y una gargantilla (abajo a la derecha) se encontraban entre un total de 26 objetos de oro de Poliojni en Lemnos examinados por el equipo de investigación internacional. Figura de Numrich et al. 2022. © Ch. Schwall/OeAI/OeAW

Según señalan los científicos, la principal ventaja de este enfoque es la posibilidad de obtener muestras in situ sin necesidad de transporte. Es un método mínimamente invasivo que no deja daños visibles en los objetos. Como ventaja adicional no hay restricciones en el tamaño de los objetos bajo estudio.

El objetivo central del estudio fue obtener análisis de composición de alta calidad de objetos de oro de los sitios Troya y Poliojni, para investigar si la similitud tipológica es paralela a la composición elemental del oro, incluidos los elementos traza. Esto sugeriría no solo una adquisición similar del metal en estos sitios, sino también un posible intercambio de objetos y/o trabajadores especializados. En un segundo paso, los resultados se compararon con datos de objetos de oro contemporáneos de Ur, en el sur de Mesopotamia. Finalmente, se utiliza una encuesta de tales datos para objetos de oro de regiones ricas en oro para reducir el posible origen del oro de la Edad del Bronce Temprano en el Viejo Mundo.

El “Tesoro de Príamo”

La máscara de Agamenón y Heinrich Schliemann

Desde que Heinrich Schliemann encontró, entre otras cosas, el “Tesoro de Príamo” en Troya en 1873, el misterio del origen del oro ha quedado sin resolver. Ernst Pernicka y el equipo internacional, con la participación de la Academia Austriaca de Ciencias, han podido demostrar ahora que procedía de los llamados yacimientos secundarios, como los ríos, y que su composición química es idéntica, por un lado, a la de los objetos de oro del asentamiento de Poliojni y de las tumbas reales de la Ur mesopotámica y, por otro, también a la de objetos encontrados en Georgia, en las costas del Mar Negro. Así que, seguramente, debieron existir relaciones comerciales entre estas regiones tan distantes, dice Pernicka.

Además del oro, las joyas de oro históricas siempre contienen otros elementos como plata, cobre, estaño, paladio y platino. En función de la aleación, los científicos pueden crear un perfil químico claro de los hallazgos y sacar conclusiones. Por ejemplo, las altas concentraciones de estaño, paladio y platino en las joyas de Troya son un claro indicio de que el oro utilizado para ellas fue arrastrado por un río en forma de polvo de oro.

Los investigadores también pudieron comprobar que los talleres producían joyas en serie y no sólo como piezas individuales. No hay otra explicación, por ejemplo, para la idéntica proporción de platino y paladio en las placas de oro de collares del mismo tipo que se encontraron en lugares diferentes.

De dónde venía el oro

En Mesopotamia no hay yacimientos naturales de oro, por lo que se ha sospechado de Anatolia occidental, donde también se encontraba Troya, como posible región de origen. Sin embargo, hay que tener en cuenta otras regiones, con las que se ha demostrado que existen relaciones comerciales activas con Ur, afirma Pernicka.

Regiones ricas en oro y distribución de joyas con cuatro pequeños motivos en espiral en la Edad del Bronce. Figura de Numrich et al. 2022; Mapa: © Ch. Schwall/ÖAI/ÖAW

En la Primera Edad del Bronce se utilizaban objetos sorprendentemente similares en una amplia zona geográfica, desde el Egeo hasta el Valle del Indo, en el actual Pakistán, como demuestran los estudios arqueológicos comparativos: sellos oficiales y pesas estandarizadas, pendientes con los mismos dibujos en espiral, piedras preciosas como el lapislázuli o la cornalina de color blanco anaranjado. Los nuevos datos arqueométricos abren un marco sólido y global para nuestros modelos de sociedades, sus redes y la importancia de los recursos hace unos 4.500 años, afirma Barbara Horejs.

Los investigadores aún no han podido aclarar el origen exacto del oro de Troya sin lugar a dudas, dice Pernicka: Si observamos la proporción de oligoelementos en el oro de Troya, Poliojni y Ur, el oro de la Edad del Bronce de Georgia es el que muestra mayor correspondencia con los yacimientos mencionados. Sin embargo, aún necesitamos datos e investigaciones de otras regiones y de otros objetos para confirmar esta suposición.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s