Hallan en Viena 400 objetos de las sociedades fueguinas Selk’nam, Yagan y Kawésqar sustraídos hace 100 años

Danae Fiore y Ana Butto, especialistas del CONICET, lograron identificar el paradero y registrar la información completa de dos colecciones de casi 400 objetos de las sociedades Selk’nam, Yagan y Kawésqar de Tierra del Fuego que hace más de cien años el etnógrafo y religioso Martin Gusinde se llevó al continente europeo.

Remos miniatura de pueblos fueguinos en el Monasterio de Sankt Gabriel, en Viena, Austria. Créditos: Gentileza de las investigadoras.

Martin Gusinde, etnógrafo y religioso de la Sociedad del Verbo Divino, realizó los trabajos de campo más significativos sobre las sociedades Selk’nam, Yagan (Yamana) y Kawésqar (Alakaluf) entre 1918 y 1924 en Tierra del Fuego y se llevó una vasta colección de materiales y artefactos cuyo paradero permanecía desconocido.

Ahora, tras un riguroso trabajo, Danae Fiore y Ana Butto, arqueólogas del CONICET, lograron determinar que esas colecciones están ubicadas en dos repositorios de distintas instituciones de Austria, en Viena: el Weltmuseum y el Monasterio de Sankt Gabriel (donde estudió y vivió Gusinde).

Tras una pesquisa que duró varios años, hemos podido visitar esos repositorios y realizar un primer registro del contenido de esas colecciones, lo cual nos permite, por primera vez y luego de 100 años de dichos trabajos de campo, tener información cabal sobre qué materiales registró y transportó Gusinde, sus características, su asignación cultural a las distintas sociedades fueguinas y su actual estado de conservación”, indica Fiore, doctora en Arqueología e integrante de la Asociación de Investigaciones Antropológicas (AIA) con sede en la ciudad de Buenos Aires.

La cuidadosa selección de los objetos realizada por Gusinde llevó a que ambas colecciones fueran culturalmente representativas de las sociedades Selk’nam, Yagan y Kawésqar e incluyeran similares tipos de objetos: cestas, recipientes de corteza, arcos, carcajs (estuches para flechas), puntas de flecha, puntas de arpón, arpones completos, modelos de canoas, de remos y de arpones, vinchas, collares e incluso algunos artefactos ceremoniales como máscaras y diademas.

Cestas de pueblos fueguinos halladas en el Monasterio de Sankt Gabriel. Créditos: Gentileza de las investigadoras.

Fiore y Butto pudieron establecer que las colecciones incluyen un total de 391 objetos fueguinos: 292 resguardados en el monasterio de Sankt Gabriel y 99 en el Weltmuseum.

Nuestro hallazgo tiene relevancia no solamente a nivel académico sino también a nivel social dado que estas colecciones, identificadas en Europa, son de altísima importancia para las actuales Comunidades de Pueblos Originarios Selk’nam, Yagan y Kawésqar de Tierra del Fuego por tratarse de objetos de cultura material producidos por sus ancestros”, destaca Butto quien es doctora en Arqueología y trabaja en el Centro Austral de Investigaciones Científicas (CADIC) con sede en la ciudad de Ushuaia.

Historia del hallazgo

El hallazgo de esas colecciones en Austria fue realizado como parte de las investigaciones que Butto y Fiore vienen llevando a cabo hace décadas sobre la arqueología y la antropología fueguinas.

Mediante el análisis de registros escritos, las investigadoras del CONICET sabían que una vez terminados los trabajos etnográficos de Gusinde en Tierra del Fuego, una parte de los objetos recolectados fueron depositados en el Museo de Historia Natural de Santiago de Chile. “Lo que se desconocía era qué había ocurrido con el resto de los materiales”, subraya Fiore.

Collar atribuido a sociedades canoeras Yagan o Kawesqar. Créditos: Gentileza de las investigadoras.

Una práctica habitual de los exploradores de esa época era recolectar y trasladar a sus instituciones de origen colecciones de objetos arqueológicos y etnográficos, los cuales, en el caso de Gusinde, también aparecen en muchas fotografías de sus trabajos de campo. “Por eso, la pregunta acerca del destino de los objetos transportados por Gusinde a Europa se generó ya durante mi doctorado a fines de la década de 1990”, agrega Fiore.

Con esa y otras preguntas de investigación, Fiore y Butto recurrieron a la ayuda de Darius Piwowarczyk y Harald Grauer, ambos del Instituto Anthropos en Sankt Agustin, Alemania, donde se resguarda la colección fotográfica y muchos de los manuscritos de Gusinde. “Ellos nos orientaron en la búsqueda de estas colecciones”, destaca Butto.

Así, el equipo de investigadoras logró localizar las colecciones, y en 2018 Ana Butto pudo visitarlas -por primera vez- en el Weltmuseum y el Monasterio de Sankt Gabriel. Este año, a partir de un segundo viaje, las arqueólogas pudieron armar el inventario de esos objetos que constituyen un valioso material de estudio. También hallaron importantes documentos inéditos: uno de ellos registra la venta de parte de la colección fueguina por Gusinde al Weltmuseum en 1927.

“El hallazgo de estas colecciones resulta muy relevante a nivel académico ya que permite observar y analizar objetos producidos sobre materiales perecederos – tales como madera, junco y cuero – lo cual facilita la investigación de piezas que nunca se encuentran completas en las excavaciones arqueológicas”, enfatiza Fiore.

A su vez, el estudio de estas colecciones ha permitido registrar el uso de pigmentos y pintura en un gran número de objetos, desde piezas de ornamento corporal hasta artefactos ceremoniales cuyo estudio está contemplado en un Proyecto de Investigación Plurianual (PIP) financiado por el CONICET y actualmente en curso. “Todos estos análisis se están realizando mediante colaboraciones con ambas instituciones austríacas que han mostrado un gran interés por los novedosos resultados que están surgiendo al contextualizarlos con información arqueológica y etnográfica aportada por nosotras”, señala Butto.

Ana Butto (Izq.) y Danae Fiore en camino al Monasterio de Sankt Gabriel, en Viena, donde encontraron parte de la vasta colección de artefactos de pueblos fueguinos. Créditos: Gentileza de las investigadoras.

Otro resultado de este trabajo es que las investigadoras pudieron identificar un importante sesgo en la catalogación de los materiales en ambas instituciones ya que éstos están generalmente etiquetados como de procedencia chilena, lo cual “no es correcto, indican, porque estos pueblos son preexistentes a la formación de los estados-nación y habitaron y ahora habitan el archipiélago fueguino tanto del lado chileno como del argentino. “Más aún, muchos de los relevamientos realizados por Gusinde en Tierra del Fuego fueron hechos solo del lado argentino, lo cual vincula la proveniencia de los materiales directa y exclusivamente con las Comunidades Selk’nam y Yagan habitantes de nuestro país”, enfatiza Fiore.

Se trata de piezas de cultura material producidas por sus ancestros y por lo tanto atañen directamente a sus derechos, valores y a la construcción de su memoria e historia reciente, así como a sus procesos identitarios actuales. Es por ello que con Ana Butto desarrollamos una política de trabajo en la cual en cada proyecto de investigación implementamos acciones de consulta y colaboración con representantes de los Pueblos Originarios Selk’nam, Yagan y Kawésqar de Tierra del Fuego. Esto garantiza el respeto por sus derechos y simultáneamente permite generar un conocimiento muchísimo más rico y profundo”, concluye Fiore.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s