En quiebra, Maximiliano Guerra ya piensa en candidatearse de la mano de Patricia Bullrich

El exbailarín anda atravesando un difícil momento económico y busca refugio en la política.

Por Roque Pérez para Noticias La Insuperable

Ya desde hace algunos año el destacado bailarín Maximiliano Guerra se ha convertido en uno de esos «odiadores» del kirchnerismo y de todo lo que representan. En diversas participaciones públicas y recorrida de medios, cuando no en sus redes sociales, suele tomar intervenciones muy duras con quien se encuentra del otro lado de su pensamiento, generalmente, nada fundamentadas y dignas de un neófito en la materia.

Alejado hace tiempo de los primeros escenarios del mundo y tras su paso por «el Bailando», en 2014 recayó en las manos amigas del gobierno de la Ciudad quien lo puso al frente de la dirección del Ballet Estable del Teatro Colón, recibiendo numerosas críticas de los bailarines que lo denunciaban por la utilización de la sala principal del ballet y la lírica de la ciudad para eventos privados y cuestionaban a Maximiliano Guerra por su rol como director y coreógrafo del ballet. Pero sus contratos, ya con Larreta en la jefatura, continuaron.

Paralelamente, sus pocas acertadas intervenciones en la política continuaron y se cobijó, rápidamente, bajo el ala protectora de Patricia Bullrich. Incluso, en 2021, se habló de su probable candidatura en el PRO CABA en los comicios legislativos, a la que tuvo que renunciar fruto del acuerdo de «su jefa» con Macri, que sentaría las bases de su futuro lanzamiento como candidata presidencial.

Hace pocos días, en las redes sociales, Maximiliano Guerra se despidió del 2022 y eligió hacerlo en una foto junto a Patricia Bullrich y con un mensaje un poco falto de realidad: «Se va 2022, el balance que me toca es positivo, un año lleno de desafíos sorteados. Trabajando codo a codo con @PatoBullrich resolviendo urgencias y pensando en el desafío que tenemos por delante, me da fuerzas para el Cambio que se viene, será con coraje y definitivo. FELIZ 2023«.

Y es que en realidad el 2022 fue un año durísimo para Guerra, económicamente hablando. Tanto así que por el mes de junio la Justicia le decretó la quiebra y le prohibió disponer de sus bienes. Así lo resolvió el Juzgado Nacional en lo Comercial Nº22 Sec 43 a cargo de la doctora Margarita R. Braga.

La jueza dictaminó que Guerra debe cumplimentar los requisitos del artículo 86 de la Ley de Concursos y Quiebras que establece en uno de sus párrafos que «el deudor queda obligado a poner todos sus bienes a disposición del juzgado en forma apta para que los funcionarios del concurso puedan tomar inmediata y segura posesión de los mismos«.

Lo cierto es que, de seis meses a esta parte, Guerra ha multiplicado su presencia en espacios políticos y sus intervenciones en medios y redes. La mira está puesta en una probable candidatura; tampoco descarta un puesto ministerial en el área de cultura si llega a ganar Bullrich. Pero lo que está fuera de dudas es que, su realidad, cambio vertiginosamente y tratará de modificarla de la mano de «la Piba».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s