Los desconocidos Braun

Por Guillermo Carlos Delgado Jordan

El pasado domingo el periodista y dueño de editorial Perfil Jorge Fontevecchia le realizó una extensa entrevista para su medio al Jefe de Gabinete Marcos Peña. Al comienzo de la misma, el entrevistador apunta sus dardos a “los Braun”, la familia materna de la mano derecha del presidente Macri.

Allí, sucintamente y a instancias del periodista, habla de su relación con los dueños de La Anónima y el Banco Galicia y repasa algunos de sus vínculos más cercanos con familiares funcionarios de gobierno, como ser su primo hermano, el Secretario de Comercio Miguel Braun o, más cercanos aún y también actuales funcionarios, su padre (ex funcionario de la Dictadura) y dos de sus hermanos.

A continuación, Jorge Fontevecchia le consulta a Marcos Peña por las investigaciones del autor de esta nota (explayadas en diversos artículos en el portal Nuestras Voces y en el libro inédito “Los Primos. Macri y el retorno de la meritoaristocracia”) sobre el entretejido familiar en el gobierno e, increíblemente, el Jefe de Gabinete expone que “no resiste a la historia en general” el “intento de construir la tesis de que existe una aristocracia oligarca en la Argentina” previo, a buen conocedor de por dónde venía el reportaje, aclarar que su familia es muy numerosa y que, en su mayoría, no conoce a sus parientes.

A sabiendas de que el actual Jefe de Gabinete cursó sus estudios en Estados Unidos donde, es probable, no haya profundizado demasiado en el estudio de la Historia Argentina, afirmar que en el desarrollo de la misma no existen familias que han detentado el poder por décadas (como los Álzaga Unzué, los Anchorena, los Pereyra Iraola y los Santamarina desde el siglo XIX o más recientemente los Blaquier, los Martínez de Hoz, los Rodríguez Larreta y también los Braun, por solo nombrar a algunas que me vienen a la mente) es sin dudas, digno del más neófito de los pensadores. Y afirmo esto porque no existe la menor duda de que estas y otras familias han estado presentes en los 200 años de historia digitando desde adentro y afuera del poder los destinos del país, presentes por ejemplo en el roquismo, en la década infame, en el menemismo y en cuanto golpe de estado a sucedido en nuestro país. Y no solo estuvieron presentes, también fueron beneficiarios directos de las medidas que tomaron y, como ejemplo, centrándonos ahora en la familia del Jefe de Gabinete, vemos como no solo su padre fue funcionario de Bignone, sino como, también, sus tíos segundos Federico y Pablo Braun Seeber (dueños de La Anónima) y su tío materno Eduardo Braun Cantilo (hermano de su madre) se beneficiaron con la estatización de Austral, vendiendo al Estado una aerolínea quebrada o, más claro aún, como los mismos personajes lograron que, el mismísimo 24 de marzo de 1976, día del último golpe de estado, el ejército ocupe la planta de ASTARSA (Astilleros Argentinos Río de la Plata S.A.), propiedad de la familia Braun, y secuestre a 60 trabajadores, 16 de los cuales aún se encuentran desaparecidos, “solucionando” de cuajo un conflicto sindical. Y esto solo por dar un par de ejemplos.

En cuanto a la afirmación de que el Jefe de Gabinete no conoce a la mayoría de sus parientes no soy quién para ponerlo en duda. Es más, me atrevo a confirmarlo, pues sino no se entendería como es que no están “todos” sus parientes como funcionarios de gobierno y, como hemos visto en artículos como “Las Redes del Clan Braun” o “El Estado Braun” estos se limitan a una veintena de personajes.

Pero no satisfecho con esta escandalosa presencia de los Braun en el gobierno, a menos de 72 horas de la entrevista en cuestión, el Boletín Oficial en el Decreto 935/2017 nos anuncia que se designa al Licencia en Ciencia Política don Fernando Santillán en “el cargo extraescalafonario de Coordinador General Técnico y Operativo de la SECRETARÍA DE COMERCIO del MINISTERIO DE PRODUCCIÓN, con rango y jerarquía de Subsecretario”.

Y don Fernando Santillán no es otro que don Fernando Santillán Braun, sobrino del dueño de La Anónima, primo hermano del Secretario de Comercio y primo segundo de Marcos Peña, que viene así a sumarse al padre, los hermanos, los primos, los otros primos segundos y los tíos de estos (que no repetiremos para no abusar de la paciencia del lector) que, como manifiesta el Jefe de Gabinete, no conoce, pero que se los cruza frecuentemente en los pasillos gubernamentales y, extrañamente, lo saludan al grito de “chau primo, saludos a la tía”.

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s