El problema no son los familiares

Por Guillermo Carlos Delgado Jordan para La Insuperable

Resultado de imagen para familiares ministros

Las medidas anunciadas ayer con poca claridad por el Presidente Mauricio Macri en torno a la presencia de familiares en el Estado han puesto en evidencia nuevamente la complicidad mediática subyacente en todo anuncio oficial que busca distraer sin preguntar, sin pensar, adormilando a sus lectores y televidentes con un relato que quiere mostrarse como inquisidor pero resulta soporífero para los cerebros de los consumidores.

Este gobierno ha sabido incorporar, como pocos, nuevas palabras al lenguaje cotidiano de los argentinos. Basta que alguien destaque algún nombramiento familiar en el gobierno para que, en seguida, se lo identifique como Nepotismo, o sea, como dice la Real Academia, la “desmedida preferencia que algunos dan a sus parientes para las concesiones o empleos públicos”.

Cuando Macri balbuceó en su discurso el tema de los parientes hubo que esperar las aclaraciones posteriores para entender bien los alcances de su anuncio: Familiares de ministros colaboradores del Ejecutivo Nacional hasta segundo grado de consanguinidad con carácter retroactivo. Aunque ya pasadas más de 24 horas no se sabe a ciencia cierta si los familiares políticos dentro de ese radio (yernos, suegros, cuñados) se encuentran incluidos.

Y es que, evidentemente, el Presidente se vio “apurado” a realizar algún anuncio que eche algo de sopor y licue, por un lado, su baja performance en Davos y, por el otro, frene su alicaída imagen fruto del Triaca-Gate.

Para mantener al Ministro Triaca en el poder con vistas a las paritarias, era necesario mostrar ante la opinión pública de propios y extraños que, al menos, sus hermanas, su esposa y sus cuñados se alejaban. Y para que esto suceda “con decoro” y como muestra de “un avance del gobierno en la lucha por la transparencia” y no como un escarmiento a un ministro en particular, debería hacerse sí o sí extensivo a los otros ministerios. El impacto quedaría reducido así a poco más de una docena de sacrificables funcionarios que, por peso propio, no desarticularían la Red de Redes de Cambiemos.

Porque como venimos pregonando desde hace rato, el problema no son los familiares; el problema es La Red.

Alejándonos de toda mala intención y perspicacia: ¿qué tiene de malo que el familiar de un funcionario también integre el gobierno? Acaso si cuenta con los estudios y la capacidad para el cargo y accedió a el en clara compulsa ante pares por ser el más idóneo, ¿por qué debería ser excluido por mantener en su sangre determinado ADN? Acaso el anterior gobierno no presentaba casos como el de Alicia Kirchner o el tan emblemático de “la hija de Rossi” presente a diario en las redes sociales. Y no me cabe ninguna duda de que cuando Néstor nombró a su hermana en el Ministerio de Acción Social, más allá de sus cualidades para el puesto que hasta puedo respaldar a nivel personal, debe haber sido seguro motivado por cierta “preferencia”, como indica la definición de Nepotismo.

Pero en el gobierno de Cambiemos la cosa se profundiza hasta el extremo. Indignados lectores repasaron ayer y hoy las listas negras de familiares ministeriales, un poco abrumados por tanta esposa, tanto hermano y tanto hijo, mientras pseudoperiodistas jugaban a agregar y sacar nombres sin ir a lo importante.

Por eso, para no caer en la agenda de gobierno, no vamos a seguir desde acá ese juego, porque volver a reiterar esos nombres no es más que volver a posicionar frente a los ojos del lector solo un árbol que tapa un bosque. Porque el problema no son algunos pocos componentes familiares dentro de la burocracia estatal; el problema es la misma composición de dicha burocracia.

Cuando Cambiemos asume el poder en 2015 se enfrenta a un Estado que debe dirigir con una escueta base de dirigentes políticos capacitados como para hacerle frente. Exceptuando en materia económica y administrativa, hacía agua en varios frentes. En muchos casos, mudó de oficinas a la burocracia municipal de la Ciudad de Buenos Aires, llevándola a Balcarce 50. En otros casos (en muchos) solo optó por priorizar la identificación de los candidatos con “el cambio” a seguir que la propia idoneidad de dichos candidatos para ejercer sus funciones. Dos casos emblemáticos pueden ser los de Oscar Aguad en Comunicaciones y Sergio Bergman en Medio Ambiente.

Porque la misión del gobierno que encabeza Macri radica simplemente en buscar la inoperancia estatal, desmembrándolo y utilizándolo solo como un medio para el logro de negocios privados de sus partícipes. Y con este objetivo en mente, transpolaron el modelo de la base dirigencial privada al espacio público, compuesta básicamente por núcleos familiares y societarios, con sus correspondientes cuotas de Ceos y Testaferros. Con estos componentes armaron la parte directiva del aparato burocrático en una compleja Red de Redes que los lleva a estar presentes en todos los ámbitos de gobierno y en toda la escala de poder. Obviamente, también ingresó al Estado una importante cantidad de funcionarios que comulgan con ciertas ideas liberales democráticas y que buscan cumplir un papel decoroso, pero que solo son un par de remos yendo contra la corriente en un Titanic que se dirige al iceberg.

Macri, en el anuncio de ayer, solo sacrificó un par de peones. El componente familiar de la oligarquía que hoy gobierna la Argentina alcanza varios centenares de miembros, a los que se suman otros tantos socios privados y adeptos.

La hermana de Triaca que mientras era funcionaria recibía contrataciones directas millonarias con sus sociedades ya no está más en el gobierno. La sacrificaron y nadie investigará la violación a la ley de ética pública. Así sucederá con otros pocos, fácilmente reemplazables. Pero la inmensa mayoría seguirá ahí, presente en el gobierno haciendo negocios. Y aunque una parte de la oposición vislumbre estos alejamientos como un triunfo, no lo significa para nada. Por el contrario, solo le brinda oxígeno al gobierno, que aunque sacrificó un peón, sigue acercándose al Jaque Mate.

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s