Las voces tensas del desierto

Entre Argelia y Marruecos subsiste una histórica tensión. La cuestión del Sahara y las fronteras han opacado una historia en común.

Por Leticia Martínez para La Vanguardia Digital

Antonia Cuevas se había quedado en el hotel porque se sentía descompuesta. Sus compañeros del contingente español, con el cual había llegado a Marruecos, había partido bien temprano esa mañana del 24 de agosto de 1994 del hospedaje Atlas Asni para recorrer la ciudad vieja de Marrakech. A eso de las 10 am, la joven europea fue a la planta baja para cambiar dinero, donde también se encontraba su coterráneo Salvador Torras Turrel. Minutos después, ingresaron tres hombres encapuchados y comenzaron a disparar a mansalva. Los dos turistas murieron en el acto.

Marruecos acusó al estado vecino de estar implicado en el tiroteo del hotel y estableció un visado. En represalia, el gobierno argelino también comenzó a exigir visa, cerró la frontera y lo mismo se hizo del lado marroquí. Por ese ataque, el paso terrestre entre ambos países está cerrado desde hace 23 años y nunca más volvieron a abrirlo.

“El cierre de la frontera entre los países vecinos ha sido resultado del impacto de la participación de los ciudadanos argelinos en los eventos terroristas de 1994 en Marrakech. Marruecos tenía miedo a la infiltración de terroristas desde Argelia, que en ese momento el país atravesaba la llamada ‘década negra’ de los ‘90”, explica en diálogo con La Vanguardia Digital, el abogado experto en Derecho Internacional, Migraciones, Conflicto del Sahara y Asuntos Africanos, Sabri Lhou.

En esa década se libró en el país africano un conflicto armado entre el gobierno argelino y grupos islamistas que dejó un saldo de más de 150 mil muertos. Pese a estar en plena guerra civil, la acusación de Marruecos de que Argelia era un país promotor del terrorismo y que expulsaban a familias que estaban veraneando en su territorio generó un gran malestar en la ciudadanía y el Gobierno. Hasta hoy el país del este pide a su vecino que se disculpe por tal acción.

El cierre de la frontera entre los países vecinos ha sido resultado del impacto de la participación de los ciudadanos argelinos en los eventos terroristas de 1994 en Marrakech” dice el abogado experto en Derecho Internacional, Migraciones, Conflicto del Sahara y Asuntos Africanos, Sabri Lhou.

Vale aclarar que el conflicto no comenzó con el ataque en el Hotel Atlas Asni de Marrakech. La muerte de los turistas españoles, no hizo más que terminar de resquebrajar una relación bilateral que ya estaba resentida desde el comienzo.

UNA RELACIÓN COMPLICADA

“El conflicto entre ambos países había empezado en 1962, el año en que Argelia obtuvo su independencia. En ese tiempo, Marruecos reclamó algunos territorios y atacó a Argelia durante la llamada Guerra de las Arenas en 1963, que perdió Marruecos”, recuerda en diálogo con La Vanguardia Digital, el periodista argelino que dirige el portal Mena de defensa en Medio Oriente y el Norte de África, Akram Kharief.

Luego del conflicto bélico, los países continuaron con su relación sin demasiados altercados hasta la década del ’70. España, y luego lo haría Mauritania también, abandonó el Sahara Occidental, que quedó en manos de Marruecos hasta el día de hoy. Argelia se enfrentó a su vecino porque apoyó a la comunidad internacional, que exige un retiro del territorio ocupado.

“Marruecos invadió el Sahara Occidental y desde entonces permanece allí. Argelia por su lado ha acogido a cientos de miles de exiliados saharauis. Eso creó un estado de guerra fría por décadas y mucha tensión entre ambos países. La frontera no será abierta del lado argelino, a menos hasta que haya un nuevo presidente”, agrega Akram Kharief.

El especialista en defensa y seguridad explica que el Rey Mohamed VI tiene interés en volver a abrir el paso fronterizo debido a la pérdida económica que le genera no poder negociar directamente con su vecino, con el cual comparte un límite de más de 1500 kilómetros.

En tanto, Sabri Lhou sostiene que las fronteras nunca se han vuelto a abrir porque ambos estados se disputan el liderazgo en el Magreb. Según explica el abogado, el país del este ha disipado el temor sobre posibles atentados, lo que generó que el gobierno marroquí pretenda la apertura mutua del paso fronterizo, pero Argelia se niega rotundamente. El gobierno del presidente, Abdelaziz Bouteflika, asegura que Marruecos, principal productor de cannabis en el mundo, utiliza ese paso para ingresar marihuana a su territorio.

De hecho, el canciller argelino, Abdelkader Messahel, acusó a los bancos marroquíes de lavar en África el dinero que generan por la venta de marihuana. A lo cual el gobierno de Marruecos contestó, como lo ha hecho en otras ocasiones, que los funcionarios del gobierno de Bouteflika utilizan el argumento de la droga del país vecino para tapar los problemas internos del presidente que gobierna desde 1999.

El canciller argelino, Abdelkader Messahel, acusó a los bancos marroquíes de lavar en África el dinero que generan por la venta de marihuana.

El especialista marroquí también atribuye un rol central a las diferencias que mantienen ambos países con respecto a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD): “El conflicto del Sahara Occidental es la piedra angular y clave de las diferencias entre Argelia y Marruecos. Argelia ha brindado refugio, apoyo y la militarización del Polisario. Todo con el fin de debilitar a Marruecos, y se debilitó él mismo como una fuerza enraizada en el Magreb y en África”, agrega Lhou.

HISTORIA EN COMÚN

Pese a las diferencias políticas, Argelia y Marruecos tienen una importante historia en común. Ambos estados son magrebíes, el Islam es su religión mayoritaria, sus principales lenguas son el árabe, berebere (lengua de los pueblos originarios) y el francés.

Además, un dato no menor para entender la historia de los países africanos (como la de muchos asiáticos también), ambos países fueron otrora colonias francesas y tienen una historia de independencia muy reciente, en la década del ’50 y ‘60.

Ambos países fueron otrora colonias francesas. Su independencia se produjo entre los años cincuenta y sesenta.

En el caso de Marruecos, Francia gobernó mediante lo que denominaba un Protectorado hasta 1956. Mientras que el caso argelino fue más paradigmático. Tenía la particularidad de contar en su territorio con una población francesa importante que accedía a derechos que, por supuesto, no les eran otorgados a los lugareños.

En ese contexto, surgió el Frente de Liberación Nacional (FLN) que logró echar a los colonizadores. Los soldados europeos respondieron sus ataques con detenciones, torturas y asesinatos (táctica que luego tomarían como ejemplo los militares latinoamericanos en las dictaduras más sangrientas de la región). Los argelinos no conseguirían la independencia hasta 1962.

Argelia y Marruecos son dos países protagonistas, no solo del Magreb sino de África en su totalidad, que se disputan el liderazgo regional. Sea por un real temor al accionar terrorista o al ingreso del cannabis, sea por llevar sus ideales de descolonización hasta el final con respecto al Sahara, todo indica que por lo pronto estos dos vecinos con más similitudes entre sí que con cualquier otro país continuarán separados por una frontera terrestre completamente cerrada.

LETICIA MARTÍNEZ

PERIODISTA. SE ESPECIALIZA EN POLÍTICA INTERNACIONAL. SU TWITTER ES @ALETIMARTINEZ

http://www.lavanguardiadigital.com.ar/index.php/2018/02/21/las-voces-tensas-del-desierto/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s