Presidente al límite

Esta vez la salvación llegó con la Semana Santa, oxígeno vacacional para un Presidente al que le demandamos esfuerzos sobrehumanos. Hay que cuidar al estadista y no confiar tanto en el azar de calendario.

Por Onó, el Insuperable

Gobernar la Argentina con buena fe, transparencia y virtudes cívicas exige esfuerzos titánicos. El Presidente los hace día a día. Suma éxitos, distribuye bienestar, se sacrifica con desinterés ejemplar. Estoicamente soporta el embate perpetuo, agotador, de los criticones, expertos en toda materia que vaya del fútbol a la economía. Gente tóxica que lo envenena, como diría el pastor de vanguardia motivacional, permeable al cambio pero blindado a las tentaciones del diezmo, don Bernardo Stamateas.

Crédito imagen: www.diarioregistrado.com

La maledicencia está a la orden del día para herir al egregio mandatario. Ahora le endilgan fraudes digitales, connivencias con empresas de la piratería cibernética y uso inmoral de ejércitos de trolls, todas costumbres que se sabe son patrimonio exclusivo de la Internacional K. Desde la selecta Mesa Chica informaron que las calumnias le arrancaron lágrimas a la sensibilidad de Mauricio, pero que perdonó a los ofensores y aseguró que rezará por ellos en el próximo retiro espiritual, en reclinatorio compartido con Marquitos.

Abundan las diatribas, que sería imposible enumerar. La excelencia ética del mejor equipo arropa  al primer ciudadano pero, a la vez, se abusa de su facilidad de palabra y dotes oratorias para exigirle peregrinar como maleta de loco hacia cualquier inauguración, evento empresarial u obra en pro del bienestar social que asome en el país del cambio incesante. Para colmo, los entusiastas incondicionales le demandan la bendición de cada gota del diluvio de inversiones, que amenaza con ahogarlo.

Esta vez la salvación llegó con la Semana Santa, oxígeno vacacional para un Presidente al que le pedimos esfuerzos sobrehumanos. Hay que cuidar al estadista y no confiar tanto en el azar de calendario. ¿Qué sería de esta república si el prohombre quedara postrado por exceso de trabajo, ataques arteros  y desborde de calumnias? Imaginemos el futuro si hubiese que apelar a la cantera de reservas de talento y descuidar la retaguardia del virtuoso cambio.

Crédito imagen: http://www.urgente24.com

Pensemos, a riesgo de infarto, en un Honorable Senado sin la guía de Gabriela, sin su profundo conocimiento reglamentario, sin sus acotaciones reflexivas y comentarios certeros, esclarecedores. Un barco a la deriva, con un Pichetto solitario, perdido en  la niebla populista, mientras la ilustrada dama cubre la emergencia en el sillón de Rivadavia. Ni un Nathán Pinzón lograría aterrorizarnos más.

Nathán Pinzón

Si no queremos la zozobra, la pérdida de equilibrio, en fin, si no deseamos el derroche de las reservas morales e intelectuales, reconfortemos al presidente con la imprescindible deskirchnerización que desde aquí venimos reclamando. Él jamás la propiciaría. Hay que tomar la iniciativa, ya vemos lo alejado que está de la Ley del Talión. Más meditación, retiros espirituales, vacaciones y ocio creativo es lo que necesita para no seguir poniendo con nobleza la otra mejilla.

Mientras tanto, la vecindad del orden desenmascarará al venenoso sabelotodo, al K camuflado, al comunicador obtuso; propondrá con firmeza más lecturas de Stamateas y Martín Tetaz en los claustros, exigirá menos libelos. Todas tareas imprescindibles para no temer por un Presidente al límite. Ser proactivos es la consigna de la hora. ¿O no?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s