El Cámpora de Lula

El ex ministro de Educación y ex alcalde de São Paulo Fernando Haddad está posicionado en primer lugar para concurrir a las presidenciales de Brasil en caso de que no pueda hacerlo Lula.

Por la Redacción de Noticias La Insuperable

El exalcalde de Sao Paulo Fernando Haddad será el candidato a la Presidencia de Brasil del Partido de los Trabajadores (PT) después de que el Tribunal Supremo Electoral de Brasil dictaminara este viernes que el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, que en estos momentos se encuentra en prisión, no podrá presentarse las elecciones.

Tal nos relata Emiliano Guido en Nuestras Voces, la campaña electoral presidencial brasileña presenta un componente inédito. El centro solar del actual escenario político, figura estelar en las últimas décadas, no puede intervenir en el debate político nacional por estar preso tras afrontar un juicio pleno de irregularidades. A pesar de estar en modo mute, Luiz Inacio Lula Da Silva lideraba hasta el último viernes –día en que el TSE finalmente bajó el pulgar de la candidatura de Lula– todos los sondeos de opinión. Incluso, las encuestas realizadas por consultoras, o por medios de comunicación, contrarios al lulismo, mostraban al dirigente nordestino sólo en las alturas, y creciendo en intención de voto. Pero, esa bonanza del trabalhismo, más bien de Lula, ante la opinión pública ya es parte del pasado.

Hijo de inmigrantes libaneses y formado en Derecho, militante en la izquierda desde joven, fue llamado por Lula en 2005 para diseñar su ambiciosa política educativa. Como ministro de Educación, Fernando Haddad fue el artífice de una de las banderas de los Gobiernos de Lula, la democratización de la enseñanza. Inauguró 126 campus universitarios y estableció becas y cuotas que, por primera vez en la historia, permitieron que negros, pobres e indígenas entraran en masa en las facultades. Eran los años en que la economía de Brasil asombraba al mundo y el Gobierno de Lula tenía altísimos índices de aprobación. Ya bajo el Gobierno de Dilma Rousseff, dejó el Ministerio de Educación y se lanzó a la Alcaldía de São Paulo.

Eduardo Crespo, economista y politólogo argentino que reside en Brasil desde hace años como profesor e investigador en la Universidad Federal de Río de Janeiro y citado por Emiliano Guido, coincide junto a la mayoría de los analistas en anticipar que el ex ministro de Educación se estaría quedando con la mitad de la “torta electoral” de Lula. ¿Para cuánto alcanza ese capital político? Crespo opina que para un ballotage, un final a todo o nada contra el neofascita Jair Bolsonaro. Así justifica su pronóstico: “Gerardo Alckmin no despega. Pese a contar con más del 50% de la publicidad televisiva disponible, y de tener el aparato nacional del PSDB, no tiene carisma y está contaminado con el Lava Jato. Hoy perdería San Pablo. Marina Silva se desinfla. Ciro Gomes tampoco, sobre todo si Haddad arranca con un porcentaje significativo en encuestas”.

Pero, por ahora habrá que esperar para saber si los prasileron convierten a Haddad en el Cámpora de Lula. Por ahora, el lema que se busca imponer desde el PT es “Lula es Haddad”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s