Machirulos sin remedio

El machirulismo no da respiro: su vertiente mafiosa y acosadora dejó fuera de las Olimpíadas de Batumi a la jugadora peruana Ingrid Aliaga, una de las mejores de su país.

Ingrid Yadira Aliaga Fernández

Por Carolina Príncipe para Noticias La Insuperable ·

Perú tiene una envidiable tradición ajedrecística a la que suelen hacerle honor sus representantes con muy buenas actuaciones en las olimpíadas. Este año, por desgracia, el equipo femenino llegó diezmado a Batumi: la Federación Peruana excluyó a Ingrid Aliaga con la complicidad, silencio o inacción de otras instituciones del país y del mundo deportivo.

La jugadora excluida ─una de las mejores del Perú─ tuvo la osadía de poner en evidencia la cuasi mafia de machirulos que encabeza Boris Ascue, presidente de facto de la Federación, con una denuncia de acoso sexual fundada en pruebas contra el entrenador Dorges Heredia, uno de los protegidos de la cofradía. De poco sirvieron la destitución de Ascue por parte del Instituo Peruanao del Deporte ─con inhabilitación por tres años incluida─ y las numerosas denuncias periodísticas: todo parece indicar que se trata de un grupo de germanía constituido por machirulos a prueba de cualquier tipo de remedio.

El mismísimo Leontxo García, indiscutida autoridad periodística del orbe ajedrecístico, se ocupó en varias ocasiones de poner en relieve las andanzas y el frondoso prontuario de Boris Ascue a través de las páginas del diario El País. Hasta el GM Julio Granda hizo pública su indignación. Nada surtió efecto frente al aval irrestricto que la FIDE le dio al personaje en cuestión a cambio de asegurar un voto más para la continuidad de Makrópulos, hombre de tal catadura que ha logrado que más de un desprevenido pensara en solicitar la beatificación de Florencio Campomanes.

Florencio Campomanes | Crédito imagen: karpidis

La injusticia resuena en los salones de Batumi con música de corrupción: “las peruanas empataron con Kazajistán a pesar de la ausencia de Ingrid Aliaga, excluida del equipo por atreverse a denunciar (con pruebas sólidas) a su entrenador, el cubano Dorges Heredia, por acoso sexuual. Quien la castigó, Borís Ascue, está en Batumi como presidente de la Federación Peruana, a pesar de haber sido destituido e inhabilitado por tres años el pasado 24 de julio por el Instituto Peruano del Deporte”, escribía días atrás don Leontxo, acreditado a tiempo completo en Georgia, con ojo avizor y memoria paquidérmica como principal equipaje.

Ingrid Aliaga, mientras tanto, se quedará en casa, lejos de la merecida plaza de Batumi pero cerca de las excusas y silencios institucionales. A los funcionarios que “hacen la plancha” nada podía haberles venido mejor que la falta de escrúpulos del oficialismo de la FIDE, un salvavidas ideal para tener a mano en caso de olas.


Crédito imagen: radiokaribeña (Perú)
Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s