Discriminan a ajedrecistas argentinas

Las mejores jugadoras de ajedrez de nuestro país sufren el maltrato, la discriminación y el acoso disciplinario de  la Federación Argentina de Ajedrez.

Ayelén Martínez, Dama Olímpica

Por la redacción de Noticias La Insuperable ·

Las internacionalmente muy respetadas ajedrecistas argentinas Carolina Luján, Claudia Amura, María Florencia Fernández, Ayelén Martínez y Marisa Zuriel, conocidas como las Damas Olímpicas, publicaron un comunicado en el que detallaron el trato discriminatorio y las amenazas que sufrieron ─y sufren─ por parte de la Federación Argentina de Ajedrez (FADA).

El texto de las Damas Olímpicas pone de manifiesto que el machismo en el ajedrez institucionalizado argentino sigue tan firme como siempre, tanto o más virulento que en el resto del mundo: “Finalmente tomamos el valor de contarles lo que nos viene pasando desde hace meses, aunque luego de leer esta carta, van a entender al igual que nosotras, que esto pasa desde siempre.”.

El comunicado  ─se reproduce íntegro más abajo─ da cuenta no solamente del trato desigual y discriminatorio sino también del ninguneo sistemático del que las jugadoras fueron objeto. También hace hincapié en el desinterés de la FADA por el ajedrez femenino, los silencios prolongados y sus veladas amenazas de castigos arbitrarios.

NLI siguió día a día la actuación del equipo femenino en las Olimpíadas 2018 de Batumi, Georgia, a través de la cobertura de la periodista especializada Carolina Príncipe.  Nuestra enviada, conocedora de la negativa de viáticos y el ninguneo de la Federación que padecían las ajedrecistas, tras el triunfo de las Damas Olímpicas ante Inglaterra (Soberano triunfo, 30/09/2018) había escrito: “Sea como fuere, a esta altura no sería apresurado afirmar que la actuación de nuestras jugadoras en Batumi fue excelente y que, más allá de los resultados de los encuentros que aún faltan disputarse, aprovecharon la oportunidad de lucirse tanto en el plano individual como en el grupal. Buena ocasión para que la FADA acuse recibo.”. No se equivocaba.

Estimados/as seguidores/as:
Finalmente tomamos el valor de contarles lo que nos viene pasando desde hace meses, aunque luego de leer esta carta, van a entender al igual que nosotras, que esto pasa desde siempre.
Un tiempo antes de las Olimpiadas de Batumi comenzamos a sentir cierto trato discriminatorio por parte de la dirigencia de la Federación Argentina de Ajedrez (FADA). A diferencia de los chicos del Equipo Olímpico, nosotras no fuimos consultadas sobre quién sería nuestro entrenador, de la misma manera, en respuesta a un mail enviado nos informaron que no tenían prevista una erogación para viáticos, entre otros motivos, porque deberían afrontar gastos de cambios de pasaje. Algunas de nosotras viajamos antes a Europa para competir y entrenar, la diferencia de dinero por ese pasaje, que tuvimos que sacar en una agencia establecida por FADA, salió de nuestros bolsillos. Ante esta negativa, sin ánimos de discutir o generar problemas, nos propusimos conseguir nuestros propios recursos, organizamos un sorteo y actividades de promoción que nos permitieron amortiguar los gastos de entrenamiento y preparación para Batumi.
Llegamos al evento deportivo más importante del mundo, motivadas, con todas las ganas de jugar, de representar a nuestro país y nos cayó otro balde de agua fría, la Camiseta Oficial de FADA no era la misma para los chicos que para las chicas!
La nuestra tenía los logos de Signia, el Comité Olímpico Argentino (COA) y FADA, igual que los chicos, pero en la espalda había solo 2 (dos) auspiciantes: Liga Nacional de Ajedrez (LNA), que no sabemos qué aportó, y la Organización Duchamp que lleva años apoyando incondicionalmente el desarrollo del ajedrez femenino. En cambio, la de los chicos, tenía 6 (seis): LNA, Fundación Navarro Viola, Obras Aysa, Ajedrez Plus, Provincia Seguros y Ajedrez Martelli. FADA gestionó viáticos para los chicos, pero no para las chicas, nosotras tuvimos que destinar tiempo y energía para generar nuestros propios recursos. No solo no se valoró nuestro esfuerzo, ni el de la gente que nos apoyó, sino que nos volvieron a menospreciar. “Viáticos a los hombres, que las mujeres hagan una rifa”, la camiseta de la Selección Argentina distinguida por género.

Sobre el margen derecho, nuestro Capitán, el Dr. Eduardo Moccero, viste la camiseta oficial del Equipo Olímpico Argentino Femenino.
Aun sintiendo mucha indignación y tristeza, decidimos, una vez más, enfocarnos en lo bueno y pensar en toda la gente que nos apoyó, en la increíble empatía que se había generado con nuestros/as seguidores/as. No dijimos nada, seguimos entrenando y jugando!
Pocos días después del inicio del torneo, miembros de FADA le solicitaron de manera, por lo menos desprolija (mensajes de contenido agresivo y llamados a la madrugada), a nuestro Capitán que no usáramos la remera de “Damas Olímpicas”. Nos pareció al menos extraño que nos pidan no usar la remera con nuestro único auspiciante: la Organización Duchamp, y con nuestra propia marca: Damas Olímpicas. Quisiéramos aclarar que nosotras no tapamos ningún logo, no agregamos logos a la camiseta oficial, ni hicimos modificaciones en la misma. Un día jugamos con la camiseta/campera oficial (con los logos de Signia, FADA y COA), otro con una camisa o con un vestido y otro con la remera de Damas Olímpicas (una remera de algodón blanca, sencilla, que mandamos a estampar nosotras mismas, con el único objetivo de agradecer a quienes nos apoyaron). En relación a estos mensajes, consultamos al Vicepresidente de FADA, nuestro entrenador y Jefe de la Delegación Argentina en Batumi, y nos dijo que no estábamos obligadas a usar la camiseta oficial y que podríamos vestir como quisiéramos, que no había problema en usar la remera de Damas Olímpicas. Participamos de entrevistas con la prensa oficial de FADA, vistiendo nuestra remera y no tuvimos inconvenientes.
Nosotras desconocemos el/los Acuerdo/s que FADA tenga con las empresas auspiciantes, no solo no firmamos acuerdo alguno, sino que siquiera tenemos conocimiento de los arreglos que se hicieron en nombre nuestro y usando nuestra imagen. A pesar de todo esto, no nos desviamos del objetivo, nos enfocamos en jugar.

EOA vistiendo la remera de Damas Olímpicas.

EOA vistiendo la indumentaria oficial de FADA.
Volvimos de Batumi, enviamos un mail a FADA consultando por estos temas, invitándolos al diálogo, a buscar soluciones y a mejorar, pero no tuvimos respuesta. Ante nuestra insistencia nos respondieron que el tema lo iban a tratar en Junta Directiva.
Pasaron los meses y no nos respondieron, aunque recibimos algunas “respuestas” por otros canales de comunicación. Pocos días después de enviar el mail vimos publicada en la página oficial de la Federación una nota acerca de un almuerzo organizado por FADA en las instalaciones de la Fundación Navarro Viola (uno de los auspiciantes del equipo de los chicos) https://bit.ly/2MkR5qR . En el mismo entregaron indumentaria oficial que la Secretaría de Deportes de la Nación (SDN) otorgó a los Deportistas Becados (al día de hoy aún no la recibimos), repasaron anécdotas de las Olimpiadas y conversaron sobre futuros proyectos en común. A nosotras no nos invitaron, pareciera que para los dirigentes de la FADA nosotras no integramos el Equipo Olímpico Argentino, aun siendo becadas no merecemos la indumentaria oficial de la SDN y por supuesto, no importa lo que pensemos sobre el futuro del ajedrez argentino.
Empezando el 2019, sin respuestas, sin apoyo para los torneos (Flor y Caro gestionaron sus propios recursos para representar a la Argentina en el Continental y en la Copa del Mundo respectivamente – noviembre 2018 -. Caro no podía afrontar ambos gastos, los torneos se superponían y tuvo que renunciar a su plaza para viajar al Continental) comenzaron a correr rumores de una posible sanción hacia nosotras, de un posible juicio. Una manera inadmisible de resolver los problemas, fuimos pacientes, intentamos encontrar soluciones, conversar, mejorar juntos, pero evidentemente para ellos (los dirigentes de FADA) es mejor ningunear, discriminar y sobretodo, intentar que pensemos que si protestamos perderemos nuestros derechos ganados en el tablero.
Sin dejar pasar más el tiempo, nos vemos en la obligación de tener que contar todo esto, nos duele, nos hace mal seguir viviendo estas situaciones del siglo pasado, estamos transitando tiempos de cambio, de crecimiento, de nuevas construcciones. Las jugadoras decimos basta! No nos callamos más!
La fuerza que hoy tenemos surge de la unión, de saber que no estamos solas y de un profundo deseo de salir adelante, de mejorar y de que las chicas que vienen no tengan que pasar por esto.


Anuncios

3 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s