La lección de Maru

SÁTIRA | Por Onó, el Insuperable ·

marulecc

Los infiltrados en las nobles empresas distribuidoras de energía no solo adulteran facturas, también le tiran bombas a las dulces damas del cambio. Como advertí en ¡Calumnian a Maru!, el brazo difamador populista es maledicente hasta el punto de amargar las vacaciones de esta almibarada criatura cuyo único pecado es trajinar entre trastos de cocina.

Pero a los calumniadores K les salió el tiro por la culata. La entereza de Maru desactivó el explosivo con un descargo ejemplar, más prolijo e inmaculado que un pastel de su colega Gross, Maestro de cocina que combate al choripán venenoso con  ingrávidas cremas aristocráticas.

Que esta muestra de responsabilidad y valentía sirva de lección a todos los cándidos que se hacen eco de la mendacidad de los cleptócratas en fuga. Como María Eugenia, esta leona curtida en el bochorno que producen hornos y hornallas no les permitió a los camporistas ponerle la cereza al postre de la maldad.

Estas madres argentinas de vocación, empresarias y rectas emprendedoras de la cocina son el ejemplo que necesitan las jóvenes obnubiladas por sororitas impertinentes que pañuelean desaforadas contra el inexorable cambio que encabeza el primer feminista, nuestro Mauricio. La lección de Maru es materia obligatoria para ingenuas descolgadas. ¿O no?

 


Resultado de imagen para osvaldo gross marulecc

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s