Muerto de frío en el Pirovano

Un hombre sin techo fue a refugiarse al hospital y terminó muriendo en el pasillo. Es el segundo caso de fallecimiento por hipotermia en la ciudad y el octavo en el país. El gobierno porteño intentó que el nuevo hecho no trascendiera.

Por Nicolás Romero para Página 12

qq

Un hombre en situación de calle murió el domingo pasado a la noche en los pasillos del hospital Pirovano, en el barrio de Coghlan, donde se refugiaba del intenso frío. A pesar del hermetismo y la presión que puso el gobierno porteño a los trabajadores del centro de salud para que no trascendiera la información, este diario pudo confirmar el fallecimiento, aunque todavía no fue posible establecer su identidad. Es la segunda muerte por hipotermia en el distrito con más recursos económicos del país, después de la de Sergio Zacariaz, el hombre de 52 años que falleció en plena calle, a pocas cuadras de la Casa Rosada, que volvió a poner en discusión la situación de los sin techo.
De acuerdo a las fuentes consultadas, el domingo pasado, cuando la temperatura descendió en el área metropolitana hasta los 2 grados, el hombre, que tendría entre 30 y 50 años, se había refugiado en los pasillos a la entrada de la guardia del hospital, donde también se atendió como paciente en algunas ocasiones. El Pirovano, como la mayoría de los hospitales, suelen ser lugares adonde las personas en situación de calle recurren para ampararse de la intemperie, acceder a un baño y un poco de abrigo.
Según contaron las fuentes, como todas las noches de invierno, eran varias las personas que se cobijaron en el hospital. Pero recién alrededor de las 22 alguien se dio cuenta de que el hombre no se había movido en mucho tiempo. Pero ya era tarde. “Estaba muerto y con rigor mortis”, explicó una de los consultados. “Calculan que murió unas diez horas antes. Lo ingresaron a la guardia ya fallecido y fue llevado directo a la morgue”, explicó. Tras el fallecimiento, intervino la comisaría 37, mientras que el Poder Judicial quedó a cargo de la autopsia.
Al igual que en otras circunstancias, en las que el Estado porteño tiene algún tipo de responsabilidad, los trabajadores estatales prefirieron no quedar expuestos a las represalias porque “hubo mucha presión para que no se arme quilombo, pero nada de ayuda”, comentaron.
Para los profesionales de la salud, el fallecido, que por ahora figura como NN, murió en un contexto de hipotermia que, en personas en situación de calle, que suelen tener mala nutrición y arrastrar algunas enfermedades, agravar patologías de base.
El muerto es la octava personas sin techo que fallece este año bajo condiciones de frío extremo en el país después de las sucedidas en Venado Tuerto, San Nicolás, Mar del Plata, Jujuy, Chaco, la Terminal de Omnibus de Rosario, y el caso de Zacariaz en Ciudad de Buenos Aires.
Pero fue el caso Zacarias, visibilizado por este diario, el que reflotó la cuestión de los sin techo, y el que obligó al gobierno de Horacio Rodríguez Larreta a tener que hablar de tema. Entre otras cosas, porque Zacariaz murió la misma semana en que el gobierno difundió los datos del censo que hizo en abril.
Según los datos oficiales hay 1141 personas a la intemperie, cifra que contratas fuertemente con las 7251 que contabilizó el censo popular en la misma fecha, y que representa un aumento del 23 por ciento respecto de hace dos años. Sin embargo, no fueron sólo las cifras lo que quedaron en discusión.
Ante la muerte de Zacariaz y la movida solidaria que se generó ante la ola polar para asistir a los sin techo, a partir de una convocatoria de Red Solidaria, que dejó en evidencia las ausencias del Estado local, los funcionarios salieron a responder. Por un lado, le trasladaron la responsabilidad al muerto y a todos los que están en situación de calle por no querer ir a los paradores. Paradores que, según denuncian las organizaciones sociales y los destinatarios del servicio, son expulsivos. Por otro, negaron que fuera necesario abrir estadios de fútbol u otras instituciones, como ocurrió, para dar respuestas a las personas de la calle. Al mismo tiempo que un ejército de trolls se dedicó a atacar al titular de la Red, Juan Carr por su iniciativa de abrir el Estadio de River, adonde se acercaron 242 personas, de las cuales 103 pasaron la noche en el club.

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s