La trampa del final

Por Alejandro Enrique para Noticias La Insuperable ·

MM_P

Las jornadas fatídicas se multiplican: jueves y viernes negros para la economía y las finanzas, calificadoras de riesgo impiadosas, ex amigos en llamas. La suerte está echada. Entre miedos e incertidumbre se aguarda el comienzo de otra semana de padecimiento. Hasta los terrores menos verosímiles encuentran justificación.

Los fanáticos multimediales ensayan tomar distancia silbando bajito su despecho. Macristas y fonderos ─cuyas carreras en el FMI penden de un hilo─  intentan involucrar en la debacle a Alberto Fernández que, por ahora, se niega a pisar el palito de la corresponsabilidad. En circunstancias caóticas, mantenerse así hasta diciembre será todo un desafío.

alberto_fernandez

Aunque la disolución de la Alianza que encabeza Macri podría descontarse por anticipado, el trimestre venidero será como un tren fantasma para la oposición real. El cambiemismo cuenta con el botín de prejuicios ganado en la guerra cultural para minar el campo de acción del próximo gobierno y para desgastar a sus figuras mucho antes de la asunción.

El Jefe de Gabinete Peña Braun, uno de los integrantes del clan enquistado en la administración pública desde el advenimiento de Cambiemos, en su momento había anticipado para 2019 una “campaña vietnamita”. Creer que las urnas le pusieron fin sería una ingenuidad.

Aunque la bofetada recibida en las PASO demuestre que las malas artes no fueron suficientes, Marquitos hasta ahora cumplió: los números de la derrota, que a primera vista sorprendieron, en verdad deberían considerarse halagüeños para una gestión que hirió con sus políticas a la mayoría de la población.

Sólo la costumbre de adjudicarle al oficialismo infalibilidad en el engaño y la manipulación de la opinión pública justificaría tildar de  batacazo el triunfo opositor. La propaganda antipólita, paradoja que fortalece el discurso PRO, no ha dejado de debilitar la autodefensa ciudadana.

Estas políticas hirientes, además, se teme con lógica estricta que condicionarán a largo plazo el bienestar general y el poder de decisión de futuras administraciones que, de urgencia en urgencia, cultivarán un forzado macrismo sin Macri.

En virtual retirada, como señala Guarino, “el gobierno aprovechó su revés electoral para darle otro embate adicional a los salarios” porque “Inducir a la baja los salarios reales parece ser una de las pocas políticas con la que el gobierno ha sido consecuente en el tiempo.”.

La quinta columna del cambio, para colmo, goza de muy buena salud gracias al jubileo ocasionado por la crisis que obligó a una máxima unidad opositora, menos centrada en la calidad que en la cantidad.

La impronta cambiemista se hará sentir más allá de diciembre, virtual límite de un calvario intenso que puede preverse signado por las puntadas finales al modelo de pauperización que el oficialismo pretende asegurar por décadas. La trampa del final de macrismo no es fácil de eludir.

La necesidad de sostener a un mandatario indiferente a los estragos cotidianos de su gestión desgasta por anticipado a su posible sucesor. Todas las amenazas de inminente desastre económico son fundadas. La transición embarra pero no es posible un paso al costado absoluto en tamaña debacle.

_PeDujov

Esta etapa del macrismo es una trampa que lleva hacia la adhesión tácita al modelo de concentración, fuga y endeudamiento con genuflexión. Hay reducido espacio para matices, pero no cabe la disidencia profunda porque el discurso PRO mantiene plena vigencia, tal como marca el contraste entre la rápida salida de Dujovne tras la derrota frente al sostenimiento de Marcos Peña Braun.

La inminente e inevitable diáspora de Cambiemos podría llamar a engaño en relación a la supervivencia de la nueva derecha. En los tres meses de calvario que resta transitar el conservadorismo pseudoliberal buscará un punto de apoyo para reagruparse. Los pichettos que se abstuvieron de salir del closet encontrarán posiciones estratégicas.

Es de inocencia extrema pensar que si, por ejemplo, persistiese en CABA el larretismo sería nada más que una isla a fagocitar por un nuevo proyecto. La Ciudad escuela seguiría funcionando como raíz de la cizaña del histórico rebrote derechista cuyos efectos hoy volvemos a padecer.

La red de redes de Cambiemos podrá mutar su fachada, podrá tener uno que otro moretón pero, por desgracia, continuará esencialmente intacta si la estrepitosa caída de Mauricio Macri llegase a ocultar el revés del tapiz que sustentó su llegada al poder. Así nos encontraríamos de nuevo en el trance  de emprender una reconstrucción cuyos esfuerzos destruiría en un abrir y cerrar de ojos otra reincidencia.

Alenric – @ale_enric


MM_P

1 Comment

  1. Recordando la tablita cambiaria de aquella política neoliberal extrema liderada por el terrorista económico de Estado integrante civil de la dictadura genocida , es hoy bajo estos cipayos gerenciadores en el poder, nada menos, que se llega nuevamente a otra tragedia económica-financiera. Diseñaron un esquema similar de apertura financiera total, desregulación absoluta del mercado de cambios y un megaendeudamiento Im-pa-ga-ble. El saldo no puede ser otro que el estallido del obedecido plan sistemático con el grave riesgo inclusive, de la soberanía terrirtorial. Pregunta : han exagerado quienes piensan ” Macri…. vos sos la dictadura” .

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s