Fantasías populistas

Se acaba la pesadilla: las PASO no existieron, la crisis fue otro invento camporista y nadie quiere tener dólares bajo el colchón. 

macri-pi

SÁTIRA  | Por Onó, El Insuperable ·

El Estadista pulverizó las fantasías populistas con su implacable lógica de diestro Jefe de Estado. Lo dijo en La Docta con sutil elegancia, propia del legendario piropeador local, inmortalizado por Los del Suquía, don Jardín Florido: “la elección no sucedió”. Una caricia para la democracia y un revés mortal para la vanidad de los Fernández.

El camporismo cleptócrata tiene que volver a la realidad de una vez por todas: ganarle a nuestro invicto Mauricio es inverosímil. Sólo puede darse en comicios inexistentes, en encuestas locas disfrazadas de oneroso acto eleccionario, rémora del pesado derroche heredado.

Así, tras su aserto verbal, los queridos mercados le dieron otro voto de confianza al país del cambio. Se derrumbó el Riesgo País y todos los inversores serios del mundo comenzaron a pelearse por encontrar un lugarcito para colocar sus ahorros en la Argentina, paraíso de rectitud económica y racionalidad financiera, puerto seguro si los hubiera.

La Jefa de la Banda, desencajada, huyó a la periferia misionera a regalar el infausto libro que afirma haber escrito. Alberto, su fiel subordinado, ensayó un paliativo a su depresión de perdedor con una gira europea financiada con parte del botín que aún conserva de los tiempos en que abrevaba del PBI.

El egregio Miguel Ángel, redimido al ponerse a la diestra Mauricio, le dio el golpe de gracia a los sueños populistas dando cátedra de civismo, pluralidad, tolerancia y realismo, todo lo que les falta a los demagogos que bregan por sentar a los Fernández en el Sillón de Balcarce. El Senador de los milagros, Caballero de Ley, también a imagen y semejanza de don Jardín Florido, es sobre todo adalid de la disciplina nacional, enemigo de la holganza, azote de disolventes.

JF
Don Jardín Florido

Se acabaron los sueños locos. Vuelve la República. Los mercados sonríen. Reculan los infiltrados de la Internacional Kirchnerista que coparon las calificadoras de riesgo. A los vecinos biempensantes les queman los dólares bajo el colchón, a mano de chóferes y mucamas de alma planera: quieren pesos, títulos soberanos y Mauricio por siempre jamás. Con los populistas puestos en su lugar, la democracia y nuestra moneda están en orden. ¿O no?


macri-pi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s