Maltratos, estafa, ratas y comida en mal estado. La denuncia contra el comedor de Margarita Barrientos se amplía

El comedor en Añatuya de la Fundación de Margarita Barrientos está en la mira

Por la Redacción de Noticias La Insuperable

qq2

Tal como anticipáramos en nuestro artículo de hace unos días, pesan graves denuncias sobre el Hogar Comedor que regentea la macrista Margarita Barrientos en su natal Añatuya.

Tal cual informáramos, Los damnificados aseguraron a abogados que los representarán en la justicia Federal que Barrientos les hacía firmar facturas como monotributistas por el importe de 30 mil pesos mensuales, de los que llegaban a sus bolsillos sólo ocho mil. El monto mencionado se erogaba, según lo denunciado, de forma irregular en concepto de pago de haberes, y desconocen el destino de los 22 mil restantes.

Uno de dichos letrados, Rita Martínez, brindó una entrevista en la cual sale a la luz las serias irregularidades presentes en el comedor, reafirmando que “A las empleados los hacían figurar como monotributistas pero les retenían a menudo la factura. La gran mayoría las tenía retenidas y las facturas eran de 20 mil o de 25 mil , de las cuales cobraban entre 6 mil y ocho mil. Eso en los casos que había facturas, porque en otros casos ni eso: directamente les hacía firmar en los registros que recibían la plata”.

qq

Al respecto, la abogada también agregó: “Yo la he escuchado a la señora Margarita Barrientos decir que le daba de comer a unas 2 mil personas y eran a lo sumo 150. Y además del maltrato que ellas sufrían, las humillaciones, las denigraciones y maltratos que recibían por parte de la señora Barrientos y de quienes ella ponía a cargo, estaban las condiciones del comedor… Había ratas y cucarachas en el comedor y nunca hacían nada para combatirlos. Le daban arroz con gorgojos para que cocinen a la gente, y si se negaban a cocinarlo , las despedían”.

Susana Villalba, una cocinera del comedor, en tanto, declaró: “Margarita Barrientos nos hacía firmar unas planillas para justificar que nos pagaba, Ella iba dos o tres veces por mes. Yo habré trabajado ocho meses ahí, siempre en negro. Y cuando protestamos nos dijo que éramos unas soberbias, unas desagradecidas. Nos ha hecho cocinar fideos vencidos, o arroz con gorgojos, decía que la gente los coma, que no le van a hacer nada. Ante todo yo quiero que se sepa la verdad, porque esa señora no es lo que parece”.

El periodista Daniel Riera, ante estas denuncias, se comunicó con Margarita Barrientos. Acá reproducimos la conversación:

-Cómo le va, la estoy llamando a raíz de las denuncias sobre un comedor que usted maneja en Santiago del Estero… Quería preguntarle qué tiene para decir…

A la gente no la conformás con nada. Uno quiere ayudar y te pagan con esto. Al final no sabés si ayudarles o darles trabajo o no darles nada, ¿no?

¿Es cierto que les hacía facturar por 25 mil pesos y les pagaba 6.000?

No, señor. No necesito hacer eso. Y quien sea que lo quiera ver lo puede ver en los factureros que tienen ellas mismas?

-¿Cuánto les pagaba a los cocineros? Una cocinera me dijo que trabajaba nueve horas diarias y que le pagaban 6 mil pesos. ¿Es así?

No, no, no…

-¿Cuánto le pagaban, entonces?

Se corta el teléfono. Llamo de nuevo.

Hola, sí, disculpe. Es que estoy viajando a Buenos Aires y por ahí se corta la señal…

-Claro, entiendo. Yo le quería preguntar cuánto les pagaba a los cocineros, Margarita…

Nosotros equivalemos a un subsidio del gobierno (sic) y ahí se hace un balance porque nosotros tenemos a mucha gente, entonces para darle trabajo el sueldo de ellas era entre 10.400 y 11.100, porque tenemos enfermeras también, que las enfermeras ganan un poco más…

-¿A cuánta gente le daban de comer en el comedor?

A más de 3 mil personas. Desayuno, almuerzo, merienda y cena.

-La abogada dice que eran 150 a lo sumo…

¿Qué sabe la abogada? Que venga a mirar ella al comedor. Y repartimos 400 bolsas de mercadería por semana. Perdóneme joven que yo sea sincera… perdóneme lo que le voy a decir. Ustedes ni siquiera esta noticia tendrían que levantarla. ¿Sabe por qué? Porque el sacrificio que yo hago y que hace mucha gente que trabaja como yo, no lo hace nadie. Estas mujeres están convencidas de que haciéndome un juicio van a ganar. ¡Que lo hagan! Pero yo para pagarles no tengo, porque no voy a salir a pedir para pagar un juicio. No lo haría. Voy a salir a pedir, sí, como lo hago siempre, para dar a la gente, pero no para pagar un juicio. Yo no tengo absolutamente nada. ¿Sabe lo que tengo yo? El nombre de la fundación. Y ese nombre lo llevo como bandera, y nadie me lo va a sacar porque algunas me quieran hacer juicio. Que me hagan juicio, pero a mí no me van a sacar nada porque yo no tengo nada.

-Margarita, yo, como se trata de acusaciones graves…

Usted tendría que levantar noticias buenas, no esa porquería, porque eso no es noticia…

-Una de las cocineras con la que hablé…

Sí, pueden decir lo que quieran, lo mismo puedo decir yo de todo lo que ellas hicieron y todo lo que ellas me llevaron. Y no lo voy a decir porque no soy una conventillera. Perdóneme joven, pero esta conversación aquí terminó. Muchas gracias. [Cuelga]

qq1

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s