Soledad Quereilhac: “No soy ni primera ni dama”

La esposa de Axel Kicillof pone los puntos sobre su rol

Por la Redacción de Noticias La Insuperable

qq

Doctora en Letras, profesora de la UBA, investigadora del Conicet, militante universitaria, feminista y cinturón negro de taekwondo, Soledad Quereilhac es mucho más que “la esposa” de Axel Kicillof, el gobernador de la provincia de Buenos Aires.

Yo no creo en el rol de primera dama. De ninguna manera podría pensarme como ‘primera’ frente al resto de las mujeres de la Provincia por el solo hecho de estar casada con quien fue electo para gobernar cuatro años. Eso no es ningún mérito; es una elección amorosa, muy feliz, por cierto. Pero no es un título. A mí nadie me votó. No existe el fenómeno de la ‘ósmosis matrimonial’: los atributos soberanos de Axel no tienen por qué andar pasándose a mi persona”.

El término “dama” connota una discriminación de clase inaceptable. “Dama” era, lisa y llanamente, la mujer con privilegios. Aquella que se contraponía a las trabajadoras que sostenían parte de esos privilegios: la sirvienta, la obrera textil, la lavandera, la mucama, la niñera, la prostituta. No sólo es un término anacrónico; es clasista y conlleva, además, a un equívoco moral lamentable: la dama posee su “virtud” intacta, gracias a que se reprime sexualmente. Su antagonista es la “puta”. Las palabras tienen mucho peso – indicó en una entrevista a Revista Noticias – y en ellas aún quedan encerrados muchos prejuicios. Yo no puedo mirar con inocencia esos rótulos y por eso me corro”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s