Alberto interviene Vicentín y envía un proyecto de expropiación al Congreso

El objeto es salvaguardar las fuentes de trabajo y garantizarles a 3000 productores su abastecimiento

Por Tomás Palazzo para Noticias La Insuperable

En una medida que se vivió como “un gol” por la amplia mayoría del votante del Frente de Todos, el presidente Alberto Fernández anunció hoy la firma de un Decreto de Necesidad y Urgencia para la intervención del grupo cerealero Vicentín y anticipó que remitirá al Congreso un proyecto de ley de expropiación para afrontar el proceso de concurso preventivo que podría derivar en su quiebra.

El Grupo Vicentín había obtenido un préstamo multimillonario durante la presidencia de Mauricio Macri que excedía toda lógica; unos 350 millones de dólares, que superaban largamente los límites que establece la normativa del Banco Nación y que representa más del 20 por ciento del patrimonio computable de la entidad oficial.

El jefe de Estado, en una conferencia de prensa brindada en la Casa Rosada, dijo que con esta decisión la Argentina está “dando un paso hacia la soberanía alimentaria”.

El Presidente precisó que todos los activos del Grupo Vicentín pasarán a ser parte de un grupo fiduciario que estará a cargo de YPF Agro y que al frente de la intervención estará Gabriel Delgado, un economista que actualmente se desempeña en el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) y es especialista en finanzas y en economía agropecuaria.

Es una operación de rescate de una empresa que está en concurso preventivo de acreedores, y que permitirá su continuidad, dar tranquilidad a sus trabajadores y garantizar a unos 3.000 productores que tendrán a quien seguir vendiéndole su producción“, explicó Fernández, quien estuvo acompañado por el ministro de Desarrollo productivo, Matías Kulfas, y la senadora Anabel Fernández Sagasti.

Para el Presidente, la medida no sólo tendrá relevancia por la continuidad de la empresa, sino que, aseguró, “le permitirá al Estado tener una empresa testigo en el mercado de cereales para una planificación estratégica y a partir de allí poder referenciar al mercado alimentario“,

Fernández anunció la firma del DNU con la intervención de la empresa y a la vez anticipó que remitirá al Congreso un proyecto de Ley de Expropiación de Vicentín para “declararla de utilidad pública“.

Los argentinos tenemos que estar muy contentos porque estamos dando un paso hacia la soberanía alimentaria”, afirmó el mandatario al describir “un mundo post pandemia que va a poner a los alimentos en el centro de la discusión“.

Fernández señaló que la decisión busca “aprovechar la capacidad de gerenciamiento de YPF” y resaltó el rol que tendrá en el análisis de situación de la empresa el nuevo CEO de la petrolera nacional, Sergio Affronti, quien se encontraba presente al momento del anuncio.

En total, la deuda de Vicentín es de U$S 1.350 millones, de los cuales unos U$S 1.000 millones son con los bancos y otros U$S 350 millones con empresas del sector agrícola.

El Banco Nación es el principal acreedor de la empresa, por un monto superior a los $18.000 millones, seguido por el Provincia, con $ 1.600 millones.

1 Comment

  1. Lento, pandemia mediante; muchos y críticos frentes abiertos para lo que debería cambiarse… Señales positivas que pueden torcer la historia: ” En la Argentina nadie va en cana y menos embargarlos, tampoco sacar del escenario político a mafiosos del establishment ……” El problema estructural del sistema provocado por el poder real dominante, tuvo hoy dos alertas: escuchas ilegales en avance -(clan de la ´ndrangheta) e intervención estatal ante la estafa fraudulenta en Vicentin… Alerta para el resto agroexportador ( deben estar temblando de risa…,claro)

    Aquí va el fragmento final de la nota de Pedro Peretti (Pág12 del 13/01/2020 “Segmentación y Puertos”) .

    “…Si queremos cobrarle a estos monstruos y que lo sufraguen efectivamente ellos- y esto sí es clave comprenderlo – necesitamos de medidas complementarias: precio mínimo, sostén, obligatorio, y en origen, para que no trasladen la imposición y lo paguen las exportadoras; prohibir la venta directa de granos, todo debe pasar por los acopios locales sean cooperativas o privados; poner balanzas publicas 50 metros antes de los ingresos a todos los puertos, y operarlas con la máxima garantía de que ningún balancero se duerma justo en el “momento oportuno”. Parece mucho pero no lo es. Más fue estatizar YPF, las AFJP, o poner el ARSAT en órbita y lo hicimos, como no vamos poder hacer “esto”, que está directamente relacionado con la lucha contra el hambre. Los recursos que necesitamos están allí, camuflados por los vivos de siempre a su entero beneficio.

    * Ex director de Relaciones Internacionales de la Federación Agraria.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s