El placer de la brevedad

Un muestrario virtual de textos de lectura rápida que podrían servir de colación estética para tele-trabajadores e inquietos navegantes de escritorio.

Haruki Murakami

Por Silvina Belén para Noticias La Insuperable ·

No es novedad que con el paso del tiempo y las TIC hayan cambiado notablemente las relaciones humanas con el tan loado pero siempre misterioso hábito de la lectura. Hoy en día, aunque no se quiera, se lee mucho. Puede que libros, diarios y revistas en soporte papel se vean como piezas de museo, pero eso no cambia las cosas.

La palabra escrita todavía reina. Cambia de soportes pero no abdica. Nada sencillo es el asunto. Asistimos a reformas y contrarreformas permanentes. Lejos estamos de la cultura ágrafa universal con la que sueñan algunos dictadorzuelos.

Contra toda apariencia, se lee más que antes, también se escribe más: es un hecho. Qué, por qué y cómo forman parte de otra historia. Pero es lícito sospechar una gran porción de displacer en la digestión de tanto texto caído del cielo como sospechoso maná de la modernidad.

El texto bien escrito, producido pensando en los ojos y oídos de la mente del lector, sigue siendo para muchas almas un postre gratificante que se disfruta en momentos de calma nocturna u horas de distensión, algo así como la coronación de una cena elegante o un desayuno en el hotel de cinco estrellas de la palabra. Un libro tradicional esperando en la mesa de luz o junto al sillón, un e-book, una novela o una colección de cuentos editados en formato PDF son algunas de las opciones que conviven hoy en día.

Existe también –y eso nos interesa en esta oportunidad- una posibilidad de placer análogo a las colaciones que aconsejan los nutricionistas para reconfortarse entre comidas y mantener el organismo en sana actividad nutricia, sin desfallecimiento. Es el caso de muchos textos breves de calidad literaria e interés para el lector que se acumulan en los repliegues de la Red y de los que se tienen pocas -o ninguna- noticias salvo que estén buscándose expresamente.

Veremos a continuación algunos ejemplos que servirán para construir un muestrario de esta diversidad textual que la práctica nos irá enseñando a hallar con relativa sencillez por fuera de los sitios que tradicionalmente  ofrecen material literario, obras que ya están libres de derechos (dominio público) y textos electrónicos catalogados para su descarga.

Para comenzar, un relato de Haruki Murakami, autor de moda desde hace por lo menos una década. El enojo de sus lectores con la Academia sueca que, según ellos, le niega el Nobel, aumenta año a año. Si la curiosidad no llegó hasta el punto de comprar un libro para ver qué tan bien o mal escribe, puede saciársela en parte catando un relato breve a modo de colación: «Una bonita mañana de abril, me crucé con la chica 100% perfecta» https://culturainquieta.com/es/arte/literatura/item/16729-una-bonita-manana-de-abril-me-cruce-con-la-chica-100-perfecta-un-relato-de-murakami.html

Siguiendo la línea nipona pero en un terreno distinto, buenos son los haikus para la terapia de relax estético a través de colaciones, si bien es cierto que a nuestro “vecino” de redacción Onó El Insuperable -el más macrista de la colectividad japonesa en Buenos Aires- en nada le mejoraron su recalcitrante pensamiento ni su agrio carácter, en este ejemplo se ve cómo hasta en un artículo crítico puede encontrarse una respetable antología de un precursor clásico: «Los haikus de Matsuo Basho o la eternidad en el instante» https://elvuelodelalechuza.com/2018/01/28/los-haikus-de-matsuo-basho-o-la-eternidad-en-el-instante/

Por el lado de la poesía, para simplificar, remitimos a nuestro artículo Ser y parecer en cuarentena. https://noticiaslainsuperable.com.ar/2020/05/15/parecer-y-ser-en-cuarentena/. Hay enlaces a Poemarios de Gustavo Yuste.

Es posible encontrar relatos breves de escritoras y escritores argentinos en sitios poco ortodoxos como Irreverentes.org o El OJO de UK. Aquí, por ejemplo, uno de Corina Vanda Materazzi, «La Julia» https://periodicoirreverentes.org/2017/08/21/la-julia/ y otro, «El día circular», en este caso de ciencia ficción, de Guillermo C. Delgado Jordan https://elojodeuk.com/2017/11/10/el-dia-circular/.

Los usuarios de Twitter tienen la posibilidad de seguir cuentas que, como en la ilustración, envían enlaces a narrativa breve y poesía que se publica en sitios alternativos sin restricciones de acceso ni exigencias de pago.

Este muestrario conciso es un simple punto de partida para aquellos a quienes pueda entusiasmar una terapia diaria de colaciones basada en el placer de la brevedad. A medida que se avanza en este ejercicio se multiplican los hallazgos, la distensión y los textos reconfortantes.  Lecturas rápidas, efectos benéficos persistentes.

Murakami

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s