Cancillería demanda al gobierno paraguayo por el asesinato de dos niñas argentinas

Murieron a manos de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) y para encubrir el crimen se las presentó como combatientes del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP)

Por Tomás Palazzo para Noticias La Insuperable

Dos niñas de Clorinda, Formosa, que visitaban a familiares en Paraguay,  fueron asesinadas por la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC). María Carmen y Lilian tenían 11 años y, para intentar encubrir el hecho se las presentó como combatientes del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

El presidente del Paraguay, Mario Abdo Benítez, en tanto, declaró que se trató de “un operativo exitoso”, y se niega a entregarle los cuerpos de las niñas a su familia.

En un primer momento, el mandatario dijo que dos mujeres habían muerto durante el cruce con la organización armada. Luego los peritos forenses sostuvieron que se trató de menores de entre 15 y 17 años que formaron parte de la primera línea de fuego del EPP. Sus familiares confirmaron que son hijas de miembros del grupo pero que no integraban la guerrilla. Organizaciones sociales piden al gobierno paraguayo una investigación transparente.

Cancillería

La Cancillería argentina, al respecto, emitió un comunicado en el que indica que “El Gobierno de Paraguay ha emitido un comunicado indicando que en un enfrentamiento de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) el pasado 2 de septiembre, habría constatado que fueron abatidas dos menores de edad de sexo femenino, involucrándolas en un operativo contra una “organización criminal”.  Por su parte, en conferencia de prensa, la Fiscalía Antisecuestros paraguaya atribuye edades de adolescentes a las mismas. No es posible aceptar que no hayan advertido, quienes fueron testigos de los hechos acontecidos, la escasa edad de las niñas.

Al respecto, se deja constancia que las autoridades paraguayas solicitaron la cooperación argentina ante la imposibilidad de identificar a las víctimas y que, con base en información dactiloscópica recibida desde ese país, cuerpos forenses argentinos pudieron verificar que no existían antecedentes en el Sistema Automático de Huellas Dactilares argentino pero que, al consultarse el Registro Nacional de las Personas (RENAPER), fue posible determinar que las fallecidas son dos menores de nacionalidad argentina, nacidas el 29 de octubre de 2008 y el 5 de febrero de 2009, por tanto ambas de once de años de edad.

Se mantienen contactos con las autoridades paraguayas a efectos de esclarecer las circunstancias en que se produjeron los decesos y se han iniciado los trámites consulares pertinentes. Hasta tanto se aclaren las circunstancias de estos lamentables fallecimientos, sobre la base de evidencias, se considera incorrecto hacer apreciaciones prematuras.

Por tanto, rechazamos de la manera más enérgica las expresiones injustificadas del General Héctor Grau como Comandante de la FTC, adjudicando a la Argentina haberse convertido en una “guardería de soldados del Ejército del Pueblo Paraguayo”, así como toda otra manifestación que busque encubrir responsabilidades.

El Gobierno argentino ya ha protestado formalmente ante las autoridades paraguayas por esta absurda acusación y confiamos en contar con la colaboración del gobierno paraguayo para esclarecer los hechos e identificar responsabilidades”.

Tapar la verdad

Por el lado paraguayo la información sobre el operativo fue entregada a cuentagotas por el gobierno. El presidente fue el encargado de informar que habían dado con la guerrilla en el interior de una estancia en la zona de Yby Yaú, Concepción. “Hemos tenido un operativo exitoso en contra del EPP. Luego de un enfrentamiento, dos integrantes de este grupo armado han sido abatidos”, escribió el presidente en Twitter. Al día siguiente el general Héctor Grau dio más detalles. Dijo que al llegar al campamento habían recibido varios disparos y respondieron. Además informó que como saldo de la balacera dos menores habían muerto y que estaban investigando si podrían ser de nacionalidad argentina. Según el general las muertes se produjeron en dos enfrentamientos distintos. La primera en la entrada al campamento, que estaba siendo vigilada por una de las víctimas. La segunda, según el militar, habría fallecido en otro choque en un sendero al que se habían dirigido buscando escapar de la FTC. Además informó que en el lugar encontraron aparatos informáticos, teléfonos celulares, paneles solares y armamento. Una vez dada esta información Abdo Benitez se trasladó al lugar y felicitó al FTC por su trabajo.

El general dijo que las dos jóvenes habían sido enterradas en el cementerio de Yby Yaú, siguiendo los protocolos sanitarios por el coronavirus. Además informó que se les hicieron las pericias necesarias. E indicó que seguían buscando a los guerrilleros que lograron escapar. En paralelo, se conoció el informe de Cristian Ferreira, médico forense de la fiscalía del municipio de Horqueta que pertenece a Concepción. Ferreira había informado que una de las niñas muertas tendría 15 años y la otra entre 16 y 17. El médico señaló que una de ellas presentó seis heridas de bala y la otra dos. También dijo que encontraron municiones de varios calibres entre sus pertenencias. El viernes el presidente responsabilizó a los padres de las niñas por su trágico final. ”Las víctimas son niños expuestos de manera cobarde e irresponsable”, dijo el mandatario. El gobierno sostuvo que es parte de la operatoria del EPP utilizar a niños y adolescentes para sus ilícitos.

Derechos Humanos

Diversas organizaciones de Derechos Humanos han expuesto las mentiras del gobierno paraguayo sobre las circunstancias en que se asesinaron a las niñas y sobre sus edades y sus intentos por disfrazar lo que a todas luces se presenta como una ejecución extrajudicial, lo que se desmoronó la noche del jueves, cuando familiares exhibieron en redes sociales los DNI argentinos de las dos niñas de 11 años asesinadas por la Fuerza de Tarea Conjunta. Abogados paraguayos y argentinos, organismos de DDHH y familiares de las víctimas, denunciaron además que las niñas fueron vestidas de guerrilleras para levantar la tesis de un enfrentamiento, así como señalaron el hecho de que los uniformes que vestían no presentaban restos de sangre ni eran perceptibles los orificios de entrada o salida de balas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s