Dos condenas por falso testimonio en una operación contra Cristina Kirchner

Los testigos reconocieron que mintieron sobre una visita del juez Casanello en Olivos

Por Tomás Palazzo para Noticias La Insuperable

La foto de este artículo corresponde a una “investigación periodística” (una de las tantas) publicada por el Diario Clarín el 5 de julio de 2016, escrita por el “periodista” Claudio Savoia, sobre los pormenores de una inexistente reunión entre el juez Casanello y la entonces presidenta Cristina Kirchner en la quinta de Olivos.

Según pudo saber Clarín, las primeras pistas reunidas por los investigadores confirmarían ese encuentro, que fue desmentido en forma terminante tanto Cristina Kirchner como por el juez, quien ayer repitió su negativa ante este diario”, escribía Savoia, lejos de todo profesionalismo.

En plan de fábula, continúa: “Los investigadores habrían comprobado que las imágenes de las cámaras de seguridad de Olivos correspondientes a esos días están borradas. Pero que, tal como anticipó Clarín, en las que el municipio de Vicente López tiene en la esquina de Libertador e Italia –a metros de la Quinta– habría quedado registrado el paso rumbo al domicilio presidencial y con diferencia de media hora de un Renault Megane azul supuestamente conducido por Casanello, y un Volkswagen Passat negro con Lázaro Báez a bordo, acompañado por el ex secretario de Néstor Kirchner Daniel Alvarez”.

Interesante como Savoia, en el tuit de esos días, escribe la palabra “supuesta”, la cual no aparece en el título del artículo. Claro que dar “detalles” sobre algo “supuesto” ya resulta “casi” obsceno (seguramente en mi tuit olvidaré la palabra “casi”).

Esta semana, dos testigos que habían asegurado que el juez federal Sebastián Casanello visitó a Cristina Fernández de Kirchner a fines de 2015, cuando aún era presidenta, en la Quinta de Olivos, para supuestamente pactar su impunidad y la del empresario Lázaro Báez, reconocieron ante la Justicia que mintieron y aceptaron una condena a tres años de prisión en suspenso por el delito de “falso testimonio”.

Mediante el mecanismo de juicio abreviado (los imputados admiten su responsabilidad en el delito que se les imputa a cambio de una condena menor a la que pudiera corresponderles en un juicio oral), el ex chofer de Presidencia Carlos Scozzino y el ex empleado de la ANSES Gabriel Corizzo pactaron con el fiscal de tribunal oral Juan Patricio García Elorrio la pena de tres años en suspenso, sensiblemente menor a la máxima de diez años de cárcel que prevé el Código Penal para este tipo de delitos.

Cuando la “reunión” salió en los medios, Casanello se auto denunció y aseguró que no conocía a CFK ni tampoco la residencia oficial. La investigación, a cargo del juez Luis Rodríguez, permitió determinar que efectivamente era cierto: Casanello sólo conoció a la hoy vicepresidenta cuando la llamó a indagatoria, por orden de la Cámara Federal (integrada por los jueces Martín Irurzun y Eduardo Farah) en setiembre de 2018 en la causa por lavado de dinero contra Báez y otros imputados, hoy en juicio oral y a punto de dictarse veredicto.

Mientras tanto, desde “el gran diario argentino” los mismos operadores periodísticos escriben la nueva verdad que la justicia desmentirá en algunos años

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s