Proyecto AMBA: Procesaron a Arribas y Majdalani

El juez Alejo Ramos Padilla dispuso el procesamiento de los máximos responsables de la AFI durante la presidencia de Mauricio Macri

Por Tomás Palazzo para Noticias La Insuperable

El juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, procesó a Gustavo Arribas y a Silvia Majdalani, exjefes de la AFI durante el gobierno de Mauricio Macri, por el espionaje ilegal desarrollado por la agencia en el conurbano bonaerense en la causa denominada “Proyecto AMBA”.

A los cinco meses de asumir en la AFI, Arribas se llevó a trabajar con él al abogado Pablo Pinamonti, que terminó siendo una figura central en la trama de espionaje macrista Para principios de 2017, el entonces Señor Cinco y amigo de Mauricio Macri, le vio pasta a Pinamonti (hombre de Stornelli) para hacerse cargo de una iniciativa ambiciosa. En el submundo del espionaje se la conoció como el “Proyecto AMBA”, y en los papeles de la AFI como la “Dirección Reunión Buenos Aires”.

El Proyecto AMBA funcionó en 2017, cuando se celebraron las elecciones de medio término en las cuales Cristina Fernández de Kirchner compitió como candidata al Senado en el histórico bastión del peronismo.

La AFI se propuso indagar en el “factor político” de la provincia –algo que los servicios tienen vedado por ley– y no escatimó en espionaje a partidos políticos, organizaciones sociales e incluso comedores populares. Para ello, la agencia montó seis delegaciones que se sumaron a las que históricamente tuvo en puntos neurálgicos de la provincia como La Plata, Mar del Plata y Bahía Blanca. Las nuevas delegaciones –Haedo, La Matanza, Ezeiza, Pilar, Quilmes y San Martín– quedaron bajo la órbita de Pinamonti. La coordinación quedó a cargo de dos exbonaerenses, Antonio Vicente Melito y Daniel Salcedo, a quienes el propio Arribas entrevistó para comentarles del proyecto.

La marca del “Proyecto AMBA” fue la inclusión de policías bonaerenses a la AFI –así como la de los “Súper Mario Bros” reclutó de agentes de la Ciudad–. El Proyecto AMBA funcionó con unos 70 agentes y terminó en diciembre de 2017. Por entonces las elecciones ya habían terminado y había un conflicto en ciernes con la Bonaerense y con la propia gobernadora María Eugenia Vidal, a quien Arribas decía querer ayudar al desplegar las nuevas bases. La magnitud del espionaje en la provincia recién empieza a conocerse con el procesamiento que dictó Ramos Padilla el jueves pasado contra Pinamonti y contra Ricardo Bogoliuk –socio del falso abogado Marcelo Sebastián D’Alessio y quien estuvo al mando de la base Ezeiza.

Arribas y Majdalani quedaron comprometidos en esta causa por la declaración de Pinamonti, quien dijo en su indagatoria que “efectuaba reportes diarios de la información de inteligencia producida por las nueve delegaciones provinciales directamente a la Subdirección de la AFI, a cargo de la Silvia Majdalani”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s