Pedro Castillo: El maestro rural que será presidente del Perú

Con los comicios casi finalizados, el líder peruano se encamina a revolucionar su país.

Por Roque Pérez para Noticias La Insuperable

Las números están prácticamente cerrados y el resultado es definitivo: Pedro Castillo ganó el ballotage y la izquierda asumirá en un Perú castigado y desigual, que tanto la necesita. La mirada está puesta en la artera derecha que no permitirá, sea por el medio que sea, que esto suceda…, o al menos que suceda fácilmente.

Castillo, de 51 años, y que llegó a la definición con un escueto 19% de apoyo, nació en la provincia de Chota, en la norteña región andina de Cajamarca, una zona con altos niveles de pobreza, entre los mayores del país. Ha formado parte de las rondas campesinas, creadas para combatir la delincuencia en el campo y que en los años 80 y 90 se enfrentaron al grupo armado maoísta Sendero Luminoso. Castillo recuerda esto cada vez que la campaña de la derecha lo vincula con los simpatizantes que todavía quedan del derrotado Sendero.

Siempre ha vivido en Cajamarca, donde trabaja como profesor en una escuela rural y en su chacra. Durante toda la campaña no se ha separado de su sombrero de paja de ala ancha, típico de los hombres de campo de Cajamarca, y de un lápiz gigante, el símbolo de su partido.

Apoyado por el partido Perú Libre, una agrupación que se define como marxista-leninista y a la que Castillo, que no se dice marxista, se ha integrado recientemente para presentarse en estas elecciones, el movimiento sopló sus vientos de cambio desde el interior del país -se originó en una región andina- y saltó rápidamente a la política nacional.

Antes de integrarse a Perú Libre, Castillo fue, por más de una década, militante de Perú Posible, el partido del expresidente Alejandro Toledo, que encabezó un gobierno de continuidad neoliberal y ahora enfrenta un proceso judicial por recibir sobornos. Cuando Toledo era presidente, Castillo postuló por el entonces oficialista Perú Posible a una alcaldía en su región, pero perdió. Estuvo en el partido de Toledo hasta 2017. Ese año encabezó una huelga nacional del magisterio que se prolongó por más de dos meses. Se puso al frente de una facción disidente del sindicato de profesores, el más grande del país, que llamó a la huelga en contra de la opinión de la dirigencia oficial, exigiendo aumento de sueldos y la anulación de las evaluaciones a los maestros. Para desacreditar la huelga, el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski acusó a la dirigencia sindical encabezada por Castillo de estar relacionada con el Movimiento por la Amnistía y los Derechos Fundamentales (Movadef), heredero político de Sendero Luminoso. Esa huelga lo puso en el escenario político nacional.

Su lema, “No más pobres en un país rico”, convoca a pensar en una necesaria redistribución de la riqueza, en un país devastado por la pandemia. Que así sea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s