Que paguen los que se la llevaron

Un proyecto de ley para que el pueblo argentino no pague lo que otros fugaron.

Por Horacio Rovelli para El Cohete a la Luna

Dos proyectos de ley de suma relevancia se están discutiendo en reunión conjunta de las comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Legislación General del Senado de la Nación, ambos encabezados por el senador Oscar Parrilli y mayoritariamente firmados por integrantes del Frente de Todos. El 535-S-2022, de creación de un fondo nacional para la cancelación de la deuda con el FMI y el 536-S-2022, que complementa al primero y que tiene como mérito levantar el secreto financiero del artículo 39 de la ley 21.526 de Entidades Financieras de 1977, el secreto fiscal del artículo 101 de la ley 11.683 de Procedimiento Tributario y el artículo 27 de la ley 26.831 de Mercado de Capitales. El proyecto de ley faculta el libre acceso a los mismos a los fiscales nacionales por causas judiciales determinadas, al jefe de Gabinete de Ministros; a los entes reguladores en casos determinados y a la Comisión Bicameral Permanente de Seguimiento y Control de Gestión de Contratación y de Pago de la Deuda Exterior de la Nación, cuando la legislación vigente limita esa potestad al BCRA (Banco Central de la República Argentina) o a la AFIP (Agencia Federal de Ingresos Públicos) y, en casos puntuales, a la UIF (Unidad de Investigaciones Financieras).

Una vez aceptada la deuda y el plan de pago con el FMI por la ley 27.668 de marzo pasado, el proyecto hace centro en la necesidad de perseguir la evasión fiscal y la fuga de capitales para que con su multa e intereses se constituya un fondo que permita tener nuestro propio plan de pago. Para ello activa y faculta a los organismos de control (UIF, AFIP, PROCELAC –Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos–, Superintendencia de Entidades Financieras y Cambiarias del BCRA, etc.) para que intercambien información y procedan en consecuencia y a la Bicameral de control de la deuda externa a supervisar dicha tarea, recabando toda información que considere necesaria y con la posibilidad de citar a los involucrados para que den testimonios e, incluso, de contar con un cuerpo de peritos técnicos, llegado el caso.

Es claro y evidente que las 100 empresas que en el período 2016-2019 compraron 24.769 millones de dólares en el MULC (Mercado Único y Libre de Cambio) –que está formado por los bancos y casas de cambio autorizadas por el BCRA y por los clientes– no pueden demostrar en las memorias y balances presentados ante la Comisión Nacional de Valores (dado que todas ellas cotizan en Bolsas de Comercio del país y del extranjero) y en el balance fiscal ante la AFIP, la rentabilidad y liquidez suficiente para poder adquirir las divisas que compraron.

En efecto, en el listado publicado el 24 de mayo de 2020 por este medio, titulado “Los 100 de Macrì”, por ejemplo, la octava empresa por cantidad de divisas compradas es Telecom Argentina S.A., que adquirió en esos cuatro años la suma de 647.511.039 dólares. Es una de las firmas más grandes que operan en el país, con subsidiaria en la República Oriental del Uruguay y en la República del Paraguay, que consolidan balance con la central argentina.

La principal actividad de Telecom Argentina S.A. son las telecomunicaciones fijas y móviles, servicios de Internet y servicios de televisión por cable. El 1° de enero de 2018 se fusionó con Cablevisión S.A. (del grupo Clarín) y desde entonces el accionista controlante es CVH (Cablevisión Holding), que a su vez se presenta como una sociedad anónima constituida en la Argentina. El otro socio que queda con menor participación es Fintech S.A., presidida por el financista de origen mexicano David Martínez. Se designó como presidente de la firma al contador Carlos Moltini, quien era el gerente general de Cablevisión S.A., y el presidente hasta ese momento, Alejandro Urricelqui, pasó a ser miembro del directorio. Es obvio quiénes son los principales dueños de la empresa y su manifiesta intención de quedarse con la prestación de la tecnología 5G, para lo cual la firma ya tiene 20 antenas móviles en las ciudades de Buenos Aires y Rosario.

Memoria y balance de Telecom

Ni bien realizada la fusión del Grupo Clarín con Fintech en Telecom, se endeudaron fuertemente en el exterior, con la creencia que el gobierno de Mauricio Macri iba a conservar la paridad cambiaria. Craso error que los llevó a una frágil situación económica y financiera que, viendo los balances posteriores (2020 y 2021), no ha sido superada.

La pérdida neta de 2019 de Telecom y sus subsidiarias fue de $3.888 millones. Incidió en ello el pago de intereses que se acrecentaron en $4.050 millones por la refinanciación parcial de la deuda financiera y el reconocimiento de la pérdida por el ajuste por inflación. En 2018, el resultado financiero neto negativo fue de $28.914 millones, que asignan a la depreciación de nuestra moneda (en un 102% en ese año) ante la deuda bancaria y en obligaciones negociables por un total de 1.150 millones de dólares.

Es más, en 2018 Telecom suscribió acuerdos de cobertura (IFD) para que las fluctuaciones cambiarias impliquen un menor impacto en sus cuentas y lo hizo con la deuda tomada con la Corporación Financiera Internacional, el Deutsche Bank y Obligaciones Negociables por un monto de 306 millones de dólares. Tuvieron que recurrir al mismo mecanismo en 2019 para aminorar el riesgo cambiario por un monto de 409 millones de dólares.

Y esa es la razón por la cual la firma tiene sus efectivos y equivalentes de efectivos e inversiones en su gran mayoría en dólares: para reducir la exposición cambiaria. Sin embargo, dista de la suma que aparece comprando Telecom Argentina S.A. en el período de 2016-2019, de 647.511.039 dólares.

A su vez, los principales números de los estados contables de la empresa para el período son:

Es claro que pese a que tienen efectivo en divisas, la cifra es muy inferior a sus deudas. Y aunque –en el mejor de los casos– todo el efectivo sea en dólares y en prevención de pagar esas deudas se convierta todo el efectivo que tienen al cierre de su balance de 2019 ($25.582 millones) a dólares, serían 434.403.124 dólares y no los 647.511.039 dólares que compraron en el período.

Con la debida salvedad de que por decreto de necesidad y urgencia 609 del 1° de septiembre de 2019, el gobierno de Macri retomó el mal llamado “cepo” cambiario, poniendo el límite de 10.000 dólares por mes.

En síntesis

Debe impulsarse y convertirse en ley ambos proyectos del Senado de la Nación para que, en principio [1] los administradores de las 100 empresas que compraron 24.769 millones de dólares expliquen exhaustivamente la procedencia de los fondos. Es el origen de las cuentas de los residentes argentinos en el exterior que en los fundamentos del proyecto 535-S-2022 se estiman por 417.507 millones de dólares.

Tal como establece el proyecto de marras, es la forma en que se debe multar y recaudar en dólares, para que no sea el pueblo argentino el que pague una deuda que no contrajo.

[1] Se toman las 100 empresas que más compraron. Luego debe continuar la investigación con el resto y así con todos los que superen el límite de $15.000.000 que sostiene el proyecto de ley.

1 Comment

  1. excelente, que paguen la deuda los que la fugaron. Y no el pueblo argentino , los cuales no hemos tenidos ninguna injerencia en el tema ,dado que no fue votada por el congreso de la nacion argentina.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s