El arma futurista con la que derribaron un dron en la asunción de Lula

La utilización de una novedosa arma antidrones llamó la atención durante la asunción de Luiz Inacio Lula da Silva como presidente de Brasil.

La seguridad fue una de las grandes preocupaciones que rodeó al acto de asunción de Lula como nuevo presidente de Brasil. Las amenazas identificadas en los días previos y el intento de un hombre de infiltrarse en el lugar ratificaron la necesidad de ajustar los operativos para proteger al tres veces presidente brasileño. Sin embargo, un detalle llamó particularmente la atención: un efectivo policial fue visto con una pintoresca arma que, por su tamaño y porte, parecía extraída directamente de una película futurista.

En realidad, se trata de un arma dedicada a derribar drones, un dispositivo del que las fuerzas de seguridad deben cuidarse cada vez más. Es que en eventos como la asunción de un presidente, la Policía no solo debe cuidarse de posibles infiltrados en tierra, sino de amenazas que lleguen a través del aire en forma de drones. El arma fue fotografiada por medios brasileños como Metropoles, que incluso utilizó sus redes sociales para expresar la sorpresa que la novedosa arma causaba a quienes la vieron en los brazos de un agente de la Policía Federal.

En efecto, se trata de una pistola antidrones. Es decir, un arma fabricada para derribar artefactos voladores que pueden ser usados para espiar o atacar objetivos desde el aire. No utiliza balas ni rayos láser, sino frecuencias de radio que interfieren con las del dron para inhabilitarlo. El uso de este tipo de armas comienza a generalizarse en todo el mundo, dado que capturar un dron resulta más efectivo que derribarlo con munición tradicional. Además de permitir una acción más silenciosa —y así evitar causar pánico en eventos masivos— este tipo de armas permite hacerse del dispositivo para investigar quién lo controla y qué información logró capturar.

El modelo utilizado en la asunción de Lula es la DroneGun Tactical fabricada por la compañía australiano-estadounidense DroneShield. Si bien es un arma nueva en Brasil, no se utilizó por primera vez en la asunción de Lula. El modelo fue habilitado en julio de 2021 por la Agencia Nacional de Telecomunicaciones de Brasil y ya había sido utilizado por la Policía de Sao Paulo en cárceles, otro lugar en el que los criminales suelen intentar burlar la seguridad con drones.

Con un peso de más de siete kilos, el arma debe ser manipulada con ambas manos y apuntada en dirección al dron que se quiere inhabilitar. A pesar de que la compañía que lo fabricó es australiano-estadounidense, el dispositivo no fue habilitado por la Comunicación Federal de Comunicaciones —FCC por sus siglas en inglés— de EEUU, por lo que su uso en territorio estadounidense está prohibido.

El dispositivo fue utilizado el mismo 1 de enero, ya que la Policía Federal de Brasil captó un dron no identificado que sobrevolaba la zona de la Catedral Metropolitana de Brasilia, a escasos metros del Palacio de Planalto, donde Lula recibió la banda presidencial. Según Metropoles, un agente de la Policía Federal derribó el dron minutos antes de que comenzara la ceremonia.

(Sputnik)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s