El candidato perfecto

Por Guillermo Delgado Jordan para Nuestras Voces

El mismísimo Mauricio Macri lo eligió como candidato a Senador en la Provincia. Y es que cualidades no le faltan. Esteban Bullrich reúne en su persona las principales características que lo erigen como el arquetipo del hombre de Cambiemos. Y no somos exagerados al afirmarlo; intentaremos ser sucintos para no abusar del tiempo del lector, pero le aseguramos que cuando finalice la lectura de este artículo, usted, así como nosotros, estará convencido de que Esteban Bullrich es “El Candidato Perfecto”.

Probaremos a continuación cómo el actual Ministro de Educación aglutina en su persona aquellas 3 características principales que conforman el imaginario del político de Cambiemos de pura cepa, a saber:

1) Emana oligarquía por donde se lo mire. El licuado de hemoglobina que conforma su ADN lleva en sus leucocitos toda la raigambre del terrateniente del siglo XIXcombinado con los eritrocitos de la más representativa clase bancaria enriquecida a costa del pueblo. Y como si fuese poco, todo ensalzado con actores de épocas funestas de la Argentina, tanto así que, desde los poros del actual ministro suelen expresarse verborrágicas reflexiones sobre “aquel” tiempo pasado que fue mejor.

2) Carece de la “expertise” necesaria para desempeñar el puesto que ocupa. El actual candidato conforma esa rara clase de hombres y mujeres de Cambiemos que ocupan cargos para los que no están preparados. Y nos referimos a ejemplificadores casos como los de Oscar Aguad, Laura Alonso, Sergio Bergman o su mismísima “prima lejana” Pato Bullrich. Y es que el actual partido gobernante nos ha enseñado que no importa la preparación, sino la identificación.

3) Posee en su pasado cercano como funcionario todas aquellas peculiaridades que lo realzan en su idiosincrasia como prototipo-pro: manejo discrecional de fondos, denuncias de sobreprecios, favores a empresas de amigos y hasta su propia offshore.

Por todo esto, no caben dudas: Esteban Bullrich es “El candidato perfecto”

El componente oligárquico

Por el lado paterno corre en las venas (y en el DNI) del Ministro de Educación el apellido de una de esas familias que en el proceso histórico de la decimonona Argentina salió exponencialmente beneficiada con el desparejo reparto de tierras.Familia que, como tantas, deviene de la inmigración “europea” que a sus mismos descendientes les encanta realzar ante “la negrura” de la latinoamericana, con frases como “venían a trabajar…, no como ahora que son todos delincuentes”. Y en esta historia en particular, el primer Bullrich que pisó estos pagos vino con las manos esposadas pues era un prisionero de guerra.

Pero mucho más acá en el tiempo, los Bullrich amasaron y sostenieron su fortuna con el fruto de las inmensas tierras que les tocó en suerte: martilleros, consignatarios de hacienda, etc., Esteban José Bullrich es hijo de su homónimo padre, quien con sus hermanos supo fundar en la década del 80 “Luis Federico Bullrich y Hnos S.A.”, empresa de consignaciones y remates y es sobrino del socio fundador del consignatario de hacienda “Saenz Valiente & Bullrich y Cia.”

Por el lado materno, el candidato desciende de los Ocampo. Nieto de Narciso Emilio Ocampo, presidente de ADEBA, la Asociación de Bancos, entre 1974 y 1980, y quien supo “influenciar” para que, producido el Golpe Cívico-Militar, su hijo Juan (el tío del candidato) ocupara la Presidencia del Banco Nación durante toda la gestión de Martínez de Hoz.

El candidato también desciende de los Ocampo. El “abuelo” Emilio y el “tío” Juan se mencionan asiduamente en relación a la complicidad empresaria con la Dictadura, además, fueron investigados por el secuestro y los tormentos sufridos por los hermanos Iaccarino, empresarios que fueron extorsionados para desprenderse de sus bienes económicos.

Es muy interesante, si tienen tiempo, leer los negocios que hicieron durante la Dictadura, el “abuelo” Emilio (accionista principal del Banco Ganadero) y el “tío” Juan (Presidente del Banco Central). También es interesante leer un informe de la ANCCOM (Agencia de Noticias – Ciencias de la Comunicación UBA) titulado “La complicidad empresaria con la Dictadura”, donde, además de hacer mención del abuelo y tío del Ministro Bullrich, nos recuerdan que “Los Ocampo, además, fueron investigados por el secuestro y los tormentos sufridos por los hermanos Iaccarino, empresarios que fueron extorsionados para desprenderse de sus bienes económicos”.

Por eso, por su “estirpe”, no es raro entender cuando elucubra frases como que la educación debe ser “la nueva Campaña del Desierto”. Un extraño paralelismo en el que imagina que, cómo hace 150 años, en base a la tierra arrasada y la matanza su familia pudo enriquecerse, extrapolándolo a lo que imagina como el objeto de la educación: mentes arrasadas y muertas que sean serviles a los intereses de un centenar de familias.

Carencia de experiencia

Esteban Bullrich llegó a su puesto de Ministro de Educación sin ser educador. Pero esto, que a muchos les puede parecer extraño, no lo es tanto. Recordemos primero que estamos hablando de una práctica habitual del equipo Cambiemos.

Repasemos, por ejemplo, que Laura Alonso llega a la Oficina Anticorrupción sin ser abogada, Segio Bergman aceptó públicamente que carece del conocimiento técnico necesario para un Ministro de Medio Ambiente, Oscar Aguad, Ministro de Comunicaciones, no sabía ni siquiera lo que era Internet antes de asumir (ahora no sé) y la “prima lejana” Patricia Bullrich se hizo cargo del ministerio de Seguridad (inserte aquí el chiste que se le ocurra).

Para el modelo de país que busca Cambiemos, no importa la preparación sino la identificación con el modelo de achicamiento del Estado y transferencia de recursos. Simplemente ocupan sus posiciones con 3 objetivos primordiales: destruir, entregar y ocultar.

¿Y por qué se da esto? Sencillamente porque para el modelo de país que busca Cambiemos, no importa la preparación sino la identificación con el modelo de achicamiento del Estado y transferencia de recursos. Simplemente ocupan sus posiciones con 3 objetivos primordiales: destruir, entregar y ocultar.

– Destruir todo aquello que tenga que ver con derechos adquiridos. En la concepción Cambiemos el Estado no está para intentar equilibrar la balanza de la desigualdad sino para propiciarla. Por eso fueron por un montón de derechos que brindaba el Estado (esos que te habían hecho creer que merecías) y por eso van a seguir yendo contra los que quedan.

– Entregar todo lo que te sacan a las manos privadas (o sea, a ellos mismos). Mientras se destruye lo público su única prioridad es armar el marco legal (si se puede) para que se produzca la entrega, tanto de derechos como de recurso.

– Ocultar todo este acto de desvalijamiento y, solo en caso de ser descubiertos y que en el “focus group” digan que se les fue la mano, anunciar públicamente que se trató de un error, pedir disculpas y, pasado el revuelo, volver a intentarlo.

Por eso, cuando asumió Esteban Bullrich como Ministro de Educación en la Ciudad no importaba que no fuera educador (tiene un título en Sistemas) y por eso se identifica más, como él mismo lo dice, con un Gerente de Recursos Humanos. Y por eso durante su gestión no se construyeron escuelas (salvo las recordadas aulas-container), por eso había (y hay) miles de chicos sin matrícula y por eso se sostiene indefinidamente el malestar y la opresión sobre los docentes incumpliendo la Ley de Financiamiento Educativo. Porque a fin de cuentas, en la concepción del Ministro y Candidato de Cambiemos, siempre resuenan esas palabras que su “ídolo” Domingo Faustino Sarmiento le escribió a Bartolomé Mitre y que Bullrich parece haber tomado como su cometido: “Usted tendrá la gloria de establecer en toda la República el poder de la clase culta aniquilando el levantamiento de las masas”.

Negocios son negocios

Como ya enunciamos, la función del Ministro (como la de todo el mejor equipo de los últimos 50 años) no es cuidar al Estado, sino desmembralo para hacer negocios a su costa, sea como sea. Y como no podía ser de otra manera, el Candidato ha dado en su etapa como funcionario sobradas pruebas de su capacidad en la materia, de las cuales, algunas por recientes, las tenemos frescas en la memoria, pero otras más lejanas en el tiempo se nos escapan.

El debut en la política de Esteban Bullrich es en el partido del ex poliministro de de la Rúa López Murphy, llamado RECREAR. Y tanto le gustó el partido que se decidió a ser Presidente del mismo, cosa que logró en el 2008 en unas elecciones donde los militantes terminaron a las trompadas, donde el “Bull-Dog” acusaba a Bullrich de fraude y donde el actual diputado PRO Pablo Tonelli (señalando a el Candidato con el dedo) decía cosas como “En la provincia de Buenos Aires se violaron todas las normas: hubo urnas errantes, denuncias penales por falsificación de firmas y resultados soviéticos: 270 a cero. Si internamente hacemos esto, perdemos toda autoridad moral”.

Por el 2010 puso en marcha el Plan Sarmiento, con el fin de dar computadoras portátiles a 160 mil alumnos y 16 mil docentes. Hoy se investigan sobreprecios en la compra de esas computadoras porque el gobierno porteño pagó unos 274 millones de dólares, lo que significaría unos 185 millones de dólares de más.

En 2012, Bullrich fue denunciado por mal desempeño de las funciones, debido a la implementación de un número telefónico gratuito (0800) para denunciar actividades políticas dentro de las escuelas, medida declarada inconstitucional por la Justicia.

Durante su gestión en la educación pública de la Ciudad, a pesar del déficit de vacantes, ordenó el cierre de 221 cursos en todos los niveles, 144 cursos de nivel primario, 52 de nivel medio y 25 de escuelas técnicas. En 2013, Bullrich decidió cerrar la tecnicatura en Seguridad Social, la única carrera en esa especialidad que se cursaba en escuelas porteñas.

Como buen prototipo Cambiemos, Esteban Bullrich tiene su propia offshore:“Formar Fundation INC”. Y como no podía ser de otra manera, también tiene un socio que se convirtió en proveedor del Estado: Gabriel Sánchez Zinny (quien también es socio de Horacio Rodríguez Larreta). A través de la empresa de plataformas educativas Kuepa, de la cual Sánchez Zinny es presidente, en el 2013 el Ministro de Educación porteño tercerizó la gestión de un programa para que adultos terminen la escuela secundaria. El programa en cuestión era Adultos 2000, que apuntaba a que los mayores de 18 años que abandonaron la escuela secundaria puedan terminar sus estudios sin necesidad de asistir a la escuela. Al poco tiempo los alumnos recibieron mails con promociones y descuentos para hacer el curso on line, pero no de forma gratuita sino pagando un kit por Mercado Libre de 495 pesos por mes, teniendo como ganchos horarios más laxos y un año menos de cursado.

A través de la empresa de su socio y amigo Sánchez Zinny, tercerizó la gestión de un programa para que adultos terminen la escuela secundaria. Al poco tiempo los alumnos recibieron mails con promociones y descuentos para hacer el curso on line, pagando un kit por Mercado Libre de 495 pesos por mes, teniendo como gancho horarios más laxos y un año menos de cursado.

Dada la candidatura de Bullrich como Senador y que es probable que sea reemplazado por el Ministro bonaerense Alejandro Finocchiaro, María Eugenia Vidal ya tiene apalabrado a Gabriel Sánchez Zinny para que asuma en la Provincia.

A modo de síntesis

Tal cual hizo al frente del Ministerio de Educación, de salir electo, Bullrich podrá seguir bregando en el Senado por una Argentina de exclusión, de divisiones, del “si pasa pasa”. Una Argentina que contempla sólo el beneficio para unos pocos.

Tal vez allí, entonces, emulando a su querido Sarmiento cuando era Senador en la Provincia de Buenos Aires en 1859, imbuido de su espíritu, en un lapsus verborrágico repita aquellas palabras del prócer: “Si los pobres de los hospitales, de los asilos de mendigos y de las casas de huérfanos se han de morir, que se mueran: porque el Estado no tiene caridad, no tiene alma. El mendigo es un insecto, como la hormiga. Recoge los desperdicios. De manera que es útil sin necesidad de que se le dé dinero. ¿Qué importa que el Estado deje morir al que no puede vivir por sus defectos?”

Esteban Bullrich cuenta con la estirpe, con el compromiso y con la capacidad de hacer negocios tal cual marca el Manual de Cambiemos. Sin lugar a dudas la suma de estas tres cosas lo convierte en El Candidato Perfecto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s