El Grupo Clarín, El Big Data y El Big Brother

Esta nota fue publicada originariamente el 12 de julio del 2017 y ya en ese momento se podía acceder a mucha información de Cambridge Analytica, alertando de lo realizado por la consultora y que hoy es tema de agenda en los medios y gobiernos de todo el mundo. Causa realmente sorpresa que recién ahora salten a la luz este tipo de acciones para “hacer” política , cuando hace años se viene indicando la importancia del big data en este terreno.Con la utilización del Big Data, un proyecto puede acceder al gobierno, pero el que posea la información, puede perpetuarse como el poder supremo, con la potestad de definir quién va a ejercer el gobierno, eternamente. La información es poder y se logra más poder, cuando la recolección de información y la manipulación de contenidos son ejercidos por un aliado de quien gobierna. 

Por Gustavo Zabala para Nuestras Voces

qq

El Grupo Clarín, en conjunto con el sector financiero, las grandes compañías exportadoras de commodities y las patronales de grupos empresarios, que aportaron mediática y económicamente los medios para que la coalición Cambiemos pudiera obtener el poder ejecutivo, han recibido los beneficios comprometidos en retribución a su apoyo: desregulación, baja de retenciones y supresión de conquistas laborales y sociales.

Para el Grupo Clarín los beneficios y retribuciones fueron inmediatos. A los pocos días de asumir, el presidente, mediante un decreto, dejó sin efecto la ley de medios que acotaba la posición dominante del grupo.

Posteriormente le permitió al grupo la compra de Nextel, posibilitando de esta manera el ingreso en el negocio de la telefonía móvil. A continuación le adjudicó, a valores irrisorios, frecuencias para el uso de tecnología 4G (mayor velocidad para datos móviles). La muy probable aprobación por parte del gobierno de la fusión-adquisición de Telecom y Cablevisión demuestra de manera clara y contundente el acuerdo societario entre el Grupo Clarín y la coalición gobernante.

Con esta operación, el Grupo no sólo se mantiene como un importante actor político, sino que obtiene una cuota de poder aún mayor. ¿Cómo mantiene su poder? A través de los medios de comunicación tradicionales que son parte del Grupo.

Cotidianamente leemos y escuchamos informes o análisis con referencia al poder de los medios. También es bueno retomar los clásicos, como por ejemplo, la clásica teoría de la espiral del silencio de Noelle-Neumann, que enunció en los ´70: “La teoría de la espiral del silencio parte del supuesto básico de que la mayor parte de las personas tienen miedo al aislamiento y al manifestar sus opiniones, primero tratan de identificar las ideas, para luego sumarse a la opinión mayoritaria o consensuada. En esta disyuntiva, la principal fuente de información serán los medios de comunicación y estos definirían el clima de opinión sobre los asuntos de que se trate.”

Un clima de opinión es una tendencia inespecífica que decanta las tendencias hacia una determinada opción. Este clima se cristaliza en opiniones y votos.Según Noelle-Neumann, un clima de opinión actúa como un fenómeno de contagio, ya que “la opción aparentemente mayoritaria se extiende rápidamente por toda la sociedad.” La citada teoría es solo una de las tantas aproximaciones para entender la importancia de los medios a la hora de definir resultados electorales.

Clarín como diario en papel y luego como grupo multimedios, ha tenido una gran influencia en los procesos políticos de la Argentina de los últimos ´40 años y ahora, no sólo la aumentará, sino que pretende perpetuarla durante décadas.

Demás está decir que Clarín, en principio como diario en papel y luego como grupo multimedios, ha tenido una gran influencia en los procesos políticos de la Argentina de los últimos ´40 años. ¿Cómo el Grupo Clarín va aumentar su cuota de poder? No sólo la aumentará, sino que pretende perpetuarla durante décadas.

Desde hace 10 años el desarrollo de la sinergia entre los teléfonos móviles e Internet, y la masividad y madurez de las redes sociales han permitido generar nuevos canales de comunicación y de contenidos que pueden ser manipulados con fines netamente políticos. A diferencia de los medios tradicionales, se genera un mensaje de tipo bidireccional, convirtiéndose en una herramienta fundamental, tanto para quien ejerce el poder como para quien intenta obtenerlo.

Los datos son información, y la información es poder, para discernir mediante qué mensaje un partido o un candidato puede acercarse más a un simpatizante o votante, sea para activarle o para que ejerza su voto, a partir de conocer sus preferencias y opiniones.
Coexistiendo con la telepolítica nacida a fines de los años´ 60 y desarrollada a partir de los estudios en psicometría , una rama de la psicología donde se miden y cuantifican variables psicológicas, asistimos entonces a una nueva manera de hacer política: la cyberpolítica o la tecnopolítica.

Con la probable fusión, El Grupo Clarín no sólo pretende el incremento de su volumen de negocios, sino la apropiación y explotación de una mayor cantidad de fuentes de datos posibles, que le permitirá acrecentar su cuota de poder.

Su objetivo es el “Big Data”

El “Big Data” se entiende como “el procesamiento de grandes cantidades de información, de distinto tipo y en un tiempo relativamente corto (incluso tiempo real), con el objetivo de extraer conocimiento, información, o revelar patrones y tendencias ocultas que permitan mejorar la toma de decisiones y detectar nuevas oportunidades de negocio.” O de manera más sencilla, Big Data significa que todo lo que hacemos, ya sea online u offline, deja una huella digital.

¿Cómo funciona el Big Data? Se recolectan datos de los diferentes perfiles que se encuentran en las redes sociales, los historiales de navegación de los usuarios, lo que se ve, lo que se escucha, los traslados -si son recurrentes o no- ; hay infinidad de huellas digitales. Los datos analizados correctamente informan sobre las preferencias del usuario permitiendo identificar patrones de comportamiento e hipótesis de respuesta. La computadora y el teléfono móvil conforman un gran cuestionario psicológico que siempre estamos rellenando, ya sea consciente o inconscientemente.

Para el Grupo Clarín, tener en su dominio los celulares de Personal, le permitirá acceder a los datos móviles, cruzándolos con los datos que ya obtenía de los accesos a Internet fijos que posee desde Fibertel y Fibercorp, y a los que sumará los de Arnet.

Tener en su dominio los celulares de Personal, le permitirá acceder a los datos móviles, cruzándolos con los datos que ya obtenía de los accesos a Internet fijos que posee desde Fibertel y Fibercorp, y a los que sumará los de Arnet.

El análisis del Big Data determina un cambio radical al dejar de utilizar un mismo mensaje para la masa, logrando mediante la micro segmentación un mensaje específico certero para los perfiles determinados a los que queremos convencer o fidelizar.

Para tener una magnitud de lo que se puede realizar en política con el Big Data, cabe mencionar que se lo ha utilizado exitosamente en el referendum del Brexit y en la victoria de Trump. Se estima que los analistas y consultoras utilizadas por Trump manejaban con soltura 250.000.000 de perfiles con 5.000 datos por perfil.

Con la utilización del Big Data, un proyecto puede acceder al gobierno, pero el que posea la información, puede perpetuarse como el poder supremo, con la potestad de definir quién va a ejercer el gobierno, eternamente.

La información es poder y se logra más poder, cuando la recolección de información y la manipulación de contenidos son ejercidos por un aliado de quien gobierna. La cuestión realmente importante es que toda esta información se utilice no sólo para la obtención de votos, sino también para la persecución política o ideológica.

Por parte del gobierno hay antecedentes de su afinidad por las escuchas. El pensar que un grupo de poder relacionado con el gobierno de turno va a tener bajo su órbita la gestión de 15 millones de celulares Personal y casi 5 millones de líneas de voz analógicas y digitales de Telecom, es preocupante. Pero también dentro de esas 20 millones de líneas hay que contar las que pertenecen a gobiernos y poderes nacionales y provinciales, los municipios, sindicatos, organizaciones intermedias, etc. Para los individuos, es un avasallamiento a su privacidad y su seguridad. Al día de hoy se supone que la intervención de esas comunicaciones se realiza únicamente con una orden judicial.

Solamente se escuchan las críticas por el beneficio económico, por la concentración o por la manipulación de contenidos, pero pocos mencionan el avasallamiento a la privacidad de las personas y a las instituciones. Hay que interpelar al gobierno para que no se apruebe esta posibilidad de poner a todos los ciudadanos bajo una lupa. En caso de que el gobierno apruebe esta fusión, llegaremos más de 30 años tarde a lo que predijo George Orwell para 1984: el Big Data como eufemismo del Big Brother.

 

http://www.nuestrasvoces.com.ar/mi-voz/grupo-clarin-big-data-big-brother/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s