La Argentina semestral

Por Alejandro Enrique para Noticias La Insuperable ·

Resultado de imagen para segundo semestre 2019

El tan ansiado como temido año electoral ya comenzó. Ni la retórica oficial de la negación ni los más abstrusos tecnicismos pueden usarse ahora para desconocer la recesión que castiga a la economía argentina. A pesar de todo, el gobierno ratifica en hechos y palabras que no se apartará del camino trazado por el FMI. El anuncio de tarifazos para inaugurar 2019 se parece mucho a una señal de largada propia de tren fantasma.

De acuerdo con el planteo del periodista Raúl Dellatorre, si “el gobierno volvió a elegir el rumbo que le señala el programa sellado con el FMI” que implica “Más ajuste fiscal, más ajuste monetario, al costo de mayor recesión, más cierres de empresas y mayor depresión de la capacidad de consumo familiar.” y “Ni el calendario electoral le cambió esa lógica.”,  el interrogante sería cómo un programa tan descarnado podría compatibilizarse con las aspiraciones en las urnas de Cambiemos a través de un plan principal.

Resultado de imagen para raúl dellatorre
Raúl Dellatorre, director de Motor Económico

El oficialismo y aliados, como pudo apreciarse de manera evidente a lo largo del año pasado, prepararon el terreno para un cambio de vientos o humor social con el refuerzo de segundas marcas y la alternativa gatopardista del macrismo sin Macri. Algo que a priori podría calificarse como plan de emergencia, secundario si se quiere, nacido en momentos de imagen negativa y máximo descontrol de la única variable que la conducción económica, con desprecio del conjunto,  exhibe como flaqueza pasajera o logro contundente: la cotización del dólar.

El plan principal, por el contrario, parece perfilarse en la actualidad como la concentración de medidas impopulares, tarifazos, ajuste feroz y recortes en la primera mitad del año electoral. La seguidilla de golpes generaría una sensación de infierno difícil de igualar. Así sería posible recrear el conocido recurso de la zanahoria de burro del segundo semestre pero con una sensación de alivio realmente percibida: tras medio año de incesante castigo, una segunda mitad de virtual calma dedicada al macondeo oficialista.

Tarifazo.png
Tarifazos

Los criterios de periodización son tan convencionales y manipulables como cualquiera de las arbitrariedades necesarias para facilitar el ordenamiento de la realidad con vistas al análisis,  las proyecciones o la comprensión.  Ayudan a lidiar con las huidizas coordenadas de tiempo, generalmente asociadas a un espacio determinado. En un país acostumbrado durante tres años a la invocación del segundo semestre como segmento temporal cargado de expectativas que terminaban en desilusión, el artificio de un periodo aislado con cierta estabilidad podría surtir el efecto electoral buscado para aspirar a otra oportunidad favorable a Cambiemos en las urnas.

Las campanas para-oficiales doblan para festejarlo por anticipado: “El programa realmente avanza desde un buen punto de partida desde la perspectiva de la estabilización y ahora es cuestión de mantenerlo, logrando resultados día a día hasta que se revierta la situación, algo que creemos debería ocurrir en el segundo trimestre de 2019, cuando deberíamos ver una caída significativa de la inflación, donde deberíamos ver el comienzo del crecimiento y el final de la contracción”, declaró sin rubor Lagarde, y agregó que para el segundo semestre de 2019 “deberíamos ver crecimiento”;  para Ecolatina “La inflación intensificará su proceso descendente” en… ¡EL SEGUNDO SEMESTRE!

Resultado de imagen para damares alves
Pastora Demares Alves, ministra en Brasil

El retorno a la Argentina semestral tiene, en el 2019 de presidenciales, la oportunidad de concretarse como beneficio para un macrismo que ansía construirlo esta vez en base al alivio y no al prometido bienestar. El remanso de una antesala del infierno bien decorada comienza a percibirse en el horizonte como plan principal de permanencia. El resto, posiblemente, será sobrecarga de lo conocido: la repetida letanía de ángeles cambiemitas y demonios populistas exprimida hasta el delirio. No en vano los peso-pesados del oficialismo buscan con pertinacia el apoyo del capital evangélico que tantas alegrías de sufragio le reportó a Bolsonaro.

Alenric  @ale_enric


Resultado de imagen para segundo semestre 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s