Solamente un libro

Por Alejandro Enrique para Noticias La Insuperable ·

 

FeriaCFK

La única representante de la verdadera oposición, CFK, logró conmocionar el escenario político argentino con la publicación del libro Sinceramente. El inesperado envite de la expresidenta crispó al oficialismo hasta lo indecible. Así, una vez más, quedó en evidencia que Cambiemos apostó desde el momento de su creación a sobrevivir gracias a las tribulaciones de Cristina Fernández.

Esas tribulaciones estaban previstas como inevitable resultado de las numerosas operaciones que el macrismo y sus satélites habían pergeñado para mantenerla en la picota. De ese modo, la principal opositora sería un blanco prácticamente inmóvil, la antagonista ideal para vender, tras un ajuste brutal, el producto Cambiemos como “el menos peor”. Sin embargo, aunque parezca inverosímil, la fuerza simbólica de un libro torció la estrategia pensada para seguir una línea inquebrantable aún en plena debacle económica.

Todas las alarmas de lo imprevisto sonaron en los cuarteles oficiales ni bien se anunció la publicación de la obra. El fenómeno editorial sin precedentes desató furias contenidas desde los fracasos electorales en las provincias y las encuestas adversas. La presentación en la Feria del Libro terminó con la secreta esperanza cambiemista del liderazgo opositor decadente, manipulable, reducido a fenómeno de minorías aisladas por el desprestigio.

En La Rural no hubo nada estrafalario ni marginal, nada a pedir de boca del arponero Jaime. Sí algunos indicios de que el bote salvavidas de Cristina luce hoy por hoy mucho más tentador que el Pequod del decadente capitán Mauricio. Hasta podría arriesgarse, para disgusto de cartógrafos como Natanson, que incluso los navegantes que fantasean con una posible “derecha moderna y democrática” preferirían la racionalidad de la embarcación kirchnerista al ruinoso ballenero oficial.

Resultado de imagen para Pequod

La batalla simbólica en 2019 se ha tornado menos permeable a las aguas pútridas del lugar común de la politiquería conservadora, que propone una guerra de trincheras mediático-judicial en todo momento y en cualquier espacio, salvo en el mar abierto de las ideas. Un libro —solamente un libro—  y su presentación, ceñida al género discursivo adecuado, bastaron para habilitar los puertos de la esperanza que parecían haber quedado sepultados en el barro de la fingida antipolítica de rumbo único e indiscutible.

Alenric@ale_enric

 


FeriaCFK

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s