Cuarentena activa

Ajedrez en tiempos de pandemia. Hiperactividad, bondades y miserias.

Por Carolina Príncipe para Noticias la Insuperable ·

Las plataformas en línea se han convertido en el refugio de un inusitado número de jugadores. A los habitués se sumaron los hoy alicaídos fundamentalistas de la competencia presencial y los eclécticos. Lichess y Chess.com explotan a toda hora. Es tan grande la ofertas de torneos virtuales que filtrarlos resultaría una tarea ímproba.

Los clubes tradicionales de ajedrez, los organizadores experimentados y hasta los menos fogueados se sacan chispas para tentar a la afición con sus torneos en el éter. Las partidas rápidas y blitz se imponen. El ritmo estándar de juego pasó casi al olvido competitivo.  Es que si mantener a raya a los pícaros en partidas cortas resulta complicado, ni pensarlo en las largas. Stockfish & Cía. son la sombra negra permanente.

FADA,  con su elenco estable de favorecidos, como era previsible,  intenta meter la cuchara y la aspiradora de morlacos del otario.  El aporte oficial de ideas competitivas es casi nulo, pero en creatividad para embolsar están a la vanguardia. Ya tenemos hasta un canon online para solventar la cuarentena de la noble muchachada de abarcatutis del ingeniero que, como de costumbre, siempre apunta a las extenuadas arcas del amateur sub 1700.

Mientras los gatos maulas exprimen a los míseros ratones, como en el tango, y tiran a la marchanta los morlacos del otario, la oferta de torneos en línea se agranda en progresión geométrica. Hay una gran cantidad de propuestas bien organizadas en paralelo a muchas otras en extremo caóticas. Las hay casuales y permanentes, gratuitas, onerosas… El menú de cuarentena es tan amplio e irregular que parece una fusión de cartas de restaurantes internacionales, locales de comida chatarra y fondas de barrio.

La comunicación humana, sin embargo, hizo del ajedrez un puente idóneo para mantenerse en tiempos en los que la distancia física se impone racionalmente. Varios grupos que hasta hace poco compartían veladas ajedrecísticas se han reinventado en el ciberespacio. La organización de torneos a veces es la razón del intercambio y a veces es la excusa.

Los clubes tradicionales han reactivado sus sitios web y/o redes sociales, algo que antes, en general, tenían casi abandonado. Pero para el contacto fluido la mayoría de los jugadores y organizadores transita los grupos de WhatsApp. La competencia está a la orden, a cualquier hora.

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s