El Garrahan acusa a médico ex candidato de Juntos de usar plata del hospital para gastos personales

Carlos Kambourian, exdirector del hospital, está acusado de usar su puesto para pagar gastos personales aquí y en el exterior y de emplear un auto oficial para uso familiar. Fue candidato en Malvinas Argentinas y podría ser designado en un cargo en CABA.

Por la Redacción de Noticias La Insuperable

Carlos Kambourian, excandidato de Juntos y exdirector del Hospital Garrahan, fue sumariado por el Consejo de Administración de ese centro de salud para niños, que además le exige que devuelva más de un millón de pesos y 11.700 dólares, a valores actualizados, por insólitos gastos personales y el uso de un vehículo del Garrahan para llevar a su esposa e hijos aún cuando estaba de licencia.

Kambourian no pudo justificar los gastos realizados en bares y restaurantes, en la Argentina, España y Estados Unidos, e incluso se señala que pagó con plata del Hospital de Niños hasta un evento para agasajarse a sí mismo por su cumpleaños.

Kambourian, muy cercano al macrismo, se hizo conocido por sus feroces apariciones televisivas, con pronósticos apocalípticos y siempre arremetiendo contra las decisiones del gobierno de Alberto Fernández en materia de salud.

Su pronóstico más conocido lo hizo en febrero de este año con un tuit: “Pensar que en agosto va a haber un aluvión de vacunas y vacunación masiva es el siguiente error. En agosto vamos a estar con los hospitales llenos de pacientes. Y volviendo a preguntarnos por qué. Guarden este tweet”. La realidad fue que en agosto se batieron records de vacunación y los contagios e internaciones bajaron de manera espectacular.

El Consejo de Administración sustanció dos sumarios en función de los expedientes 468/2020 y 426/2020 por irregularidades referidas al uso y rendición de gastos efectuados con las tarjetas corporativas del Garrahan y el uso indebido y personal de un vehículo oficial. El informe de la instrucción de los sumarios dice por ejemplo que “en el caso de Kambourian encontramos más de ciento veinte gastos tanto en el exterior, Estados Unidos, España, como en el interior del país. Dichos gastos incluyen almuerzos, cenas, refrigerios, taxis, gastos de farmacias”.

En el informe se señala que parte del dinero se usó en días que Kambourian estaba de licencia. Igualmente se aclara que, además, los gastos tienen que estar autorizados y sobre todo deben tener justificación en función de las actividades del hospital. Por ejemplo –según el informe– hay “gastos nocturnos” y otros realizados durante los fines de semana o feriados sin que se exponga la relación con el Garrahan. “Es por ello que consideramos que los gastos descriptos no pueden ser avalados de ningún modo. No se encuentran justificados en orden al funcionamiento, metas o fines de la institución”, concluyen.

La resolución del Consejo de Administración va resumiendo las conclusiones de seis anexos en los que se analizaron gastos que consideraron no justificados. En su artículo 2, el Consejo sostiene que existió “un real perjuicio para el Hospital Garrahan”, por lo que se intima al pediatra a depositar la suma, a valores históricos, de 220.741,35 pesos y 5.874,03 dólares.

Además, en el punto 4 de la resolución se lo intima a devolver la suma de 97.468 pesos y otros 1.138 dólares, según las constancias de los anexos III, IV, V y VI. Hay todavía una exigencia adicional por 383.317 pesos que, según otra resolución del Consejo, deberían haberse depositado a los 10 días de firmado el dictamen. Este dinero tiene que ver con la utilización de un vehículo del Garrahan.

El texto dice que “Kambourian dispuso durante el período en cuestión del vehículo de manera exclusiva para uso personal o de personas allegadas, incluso familiares ajenos a la institución”. Se consigna que el chofer, Damian Paryniuc, utilizó el vehículo para trasladar a la esposa y el hijo del pediatra y que además hubo oportunidades en que ella lo conducía. Hay actas como las número 472 y 474 en que se deja constancia de que Kambourian se llevaba la camioneta habiendo pedido licencia, es decir pura y exclusivamente para uso personal. Según la resolución del Consejo de Administración, el “Doctor Muerte” (como lo apodan) se quedó con el vehículo durante un año y medio, de febrero de 2018 a septiembre de 2019.

En función de esos datos, en el sumario calculan el gasto en combustible, la amortización del auto y nada menos que 43.300 pesos por infracciones de tránsito, lo que en total suma los 383.317 pesos que le exigen depositar en 10 días. En todos los casos, se le hace saber que en caso de no restituir el dinero, se iniciarán acciones legales.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s