La estafa de la sobrina del «Supremo» Maqueda y el Neogolpismo

La suplantación, en la golpista mesa de tres patas, del Poder Militar por el Poder Judicial, y la repetición de modos y estrategias, no es casual.

Por Guillermo Carlos Delgado Jordan para Noticias La Insuperable

No es novedad que, en lo que hace a su forma, los Golpes de Estado en Latinoamérica han cambiado. Prácticamente único en su expresión, tan setentoso, fue el sufrido por Evo Morales en Bolivia hace unos años; tan de manual que, salvo nefastos discursos calcados de necios partícipes, las coincidencias en cuanto a su esencia eran insalvables. Porque como si se tratara de uno de los axiomas de la geometría euclidiana, bastaban tres puntos de sostén en los modelos tradicionales golpistas: el oligárquico, el militar y el comunicativo.

El nuevo modelo trajo aparejado una nueva composición en ese axioma: la fuerza pasó de las armas a la «justicia». Caso emblemático fue el Lava Jato en Brasil, en el que el juez Sergio Moro juzgó y condenó al expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva por corrupción, inhabilitándolo a participar en las elecciones 2018 y desencadenando así la llegada de Bolsonaro. Con la misma lógica con la que se manejaban las armas, el poder judicial condenaba hallándose falto de pruebas pero pleno de convicciones.

En este «neogolpismo» que busca proscribir y escarmentar, decanta la figura de Cristina Kirchner, a la que «la justicia» busca condenar bajo la figura de asociación ilícita, tan utilizada por la última Dictadura, aplicada, en el decir del periodista e investigador Carlos A. Villalba, «para eludir la investigación de “delitos” en general no cometidos, pero que, con presentar a las víctimas como pertenecientes a determinada organización declarada ilegal, les alcanzaba para condenarlas, ya que la norma afirma que se reprimirá con prisión “por el solo hecho de ser miembro de la asociación”.«.

La suplantación, en la golpista mesa de tres patas, del Poder Militar por el Poder Judicial, y la repetición de modos y estrategias, no es casual. Deviene de un hecho fáctico del que hay que tomar nota, hipótesis de investigación que supera en amplio a un artículo como éste, pero que intentaremos presentar: el copamiento de un amplio sector de la Justicia argentina por los descendientes de la fuerza militar provocadora de los Golpes de Estado del 55 en adelante.

Parte destacada de aquellos que nacieron bajo el calor de las bombas en Plaza de Mayo, que fueron acunados por las manos que sostenían picanas y arrullados por las voces que celebraban el cáncer, hoy se encuentran contenidos entre las paredes del Palacio de Justicia y en fiscalías abarrotadas de papeles con amplios cajones donde duermen los justos. Allí aguardan para continuar el legado; cuando la oligarquía encienda el candelero, cuando los medios complacientes busquen una gota de agua para transformarla en mares, tocará hacer honor, nuevamente, al linaje de sangre.

Lo dijo Cristina

Por solo nombrar un par de ejemplos que hemos presentado en las últimas semanas, en relación a la llamada «Causa Vialidad», tomemos el caso del emparentamiento de la esposa del fiscal Diego Luciani con el Presidente de Facto Agustín Lanusse o, más cercano aún, el padre del juez que preside el tribunal que juzga a Cristina, militar de carrera, formando parte de la comitiva que acompañaba al Dictador Reynaldo Bignone.

Detalle a tener en cuenta es que el mismo hijo del Capitán de Fragata tan cercano al Dictador, Rodrigo Giménez Uriburu, hoy habité de la quinta de Mauricio Macri y juzgados de la exmandataria, formó parte de un Tribunal que juzgó el accionar Bignone por crímenes de lesa humanidad cometidos en el centro clandestino de detención «El Chalet», ocultando la relación de su padre con él. Y su fallo fue lamentable.

Algunos juicios se dan con desilusiones por condenas que no son las correspondientes”, decía entonces Nora Cortiñas, Presidenta de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. Tras ella, Zulema Chester, hija de Jacobo Chester (detenido desaparecido del Hospital Posadas, donde trabajaba) concluía: “La decisión política de que estos crímenes sean juzgados de manera firme no fue acompañada por estos jueces”.

Y este juez, tan «parcial» para juzgar a un militar de la Dictadura, va a cumplir su mandato y será también «tan parcial» para juzgar a Cristina. Y ella lo sabe y lo dijo claramente en su elocución del otro día: “El lawfare tiene un escalón superior, una farsa. No hay partidos militares pero sí hay partido judicial”, manifestó la vicepresidenta, que rememoró que el padre del juez Giménez Uriburu fue “oficial de la marina” y “director de Protocolo de Bignone”. En esa línea dijo: “Me van a decir que quien es el hijo de quien fue director de protocolo de Bignone me va a absolver, deben estar con cuchillo y tenedor”.

Los cheques de la sobrina de Maqueda

Hacíamos mención previamente a la capacidad de cierto periodismo de convertir a una gota en mares; en contraposición, poseen la misma solvencia para transmutar océanos en desierto. Nn claro ejemplo es la causa que se tramita actualmente en Comodoro Py y que tiene su eje en la sobrina del Juez de la Corte Suprema Juan Carlos Maqueda.

María Guadalupe Burgos, la sobrina en cuestión, admitió en la causa que investiga las irregularidades en la Obra Social del Poder Judicial que desde el año 2005, y a lo largo de 17 años, firmó cheques por los pagos de la obra social, que son alrededor de mil millones de pesos mensuales, sin tener ninguna designación, sin ser contadora ni tener ninguna otra profesión y con escaso o ningún control.

El responsable del seguimiento de la misma era el propio Maqueda, tarea que llevaba adelante a través de un hombre de su confianza, Aldo Tonón. Los desmanejos del accionar de Burgos condujeron a la Obra Social a la bancarrota.

Burgos, la sobrina, ingresó al Poder Judicial gracias a su tío Maqueda, y actualmente desempeña el cargo de Prosecretario Jefe, que es el máximo escalafón que una persona sin estudios puede alcanzar en el Poder Judicial.

¿Quién es Burgos?

Volviendo a lo que nos atañe, se equivoca doblemente Página 12 cuando indica que María Soledad Burgos «es sobrina de la esposa del ministro de la Corte Suprema, el cordobés Juan Carlos Maqueda«. Por un lado, dato menor, Maqueda no está casado con su pareja de décadas, María Belén Ferrer Deheza Astrada. Por el otro, no es sobrina «política»; es la hija de su hermana, la contadora pública Claudia María Maqueda.

María Belén Ferrer Deheza Astrada, la pareja de Maqueda, es la hija del también cordobés, ya fallecido, Miguel Ángel Ferrer Deheza, quien fue fiscal de Estado durante el período de la Revolución Libertadora e Interventor de la provincia de Córdoba entre 1966 y 1967, durante la dictadura de Onganía.

Ferrer llegó a su cargo en reemplazo de su cuñado, el General Gustavo Martínez Zuviría Iriondo (por lo tanto tío de la pareja de Maqueda), quien años antes de ser Interventor con Onganía fue, en los cincuenta, parte activa en el golpe de Estado de 1955.

Hijo del golpista General Gustavo Martínez Zuviría Iriondo es el Teniente Coronel Gustavo Zenón Martínez Zuviría (primo de la pareja de Maqueda), Es conocido el hecho del 28 de octubre de 1976, cuando personal militar y policial, bajo su dirección, cuando era Segundo Jefe del Escuadrón de Caballería Blindada, con asiento en la localidad de Gualeguaychú, «allanó el domicilio de los hermanos Jaime y Emilio Martínez Garbino, ubicado en esa localidad, y tras proceder a su detención, los trasladó a la jefatura de policía, al día siguiente a la sede del Escuadrón y, en noviembre del mismo año, a la cárcel de Gualeguaychú. Los detenidos fueron torturados tanto en el Escuadrón como en la cárcel, hasta que fueron trasladados al penal de Resistencia en un avión Hércules, junto a otros presos políticos, y liberados en diciembre de 1977, Emilio, y en mayo de 1978, Jaime”. Años más adelante, junto a Aldo Rico, fue parte del alzamiento carapintada.

Volviendo a la firmacheques sobrina del «Supremo» Maqueda, como dijimos, es la hija de Claudia María Maqueda y de su cónyuge, Gilberto Omar Ramón Burgos, con lo cual descendemos a la parte más oscura y siniestra de nuestra historia, ya que éste (el cuñado de Maqueda) fue directamente parte del «grupo de tareas».

Bajo la presidencia de Cristina Kirchner, dentro del Programa Verdad y Justicia, el ministerio de Justicia y Derechos Humanos editó una serie de libros. Dentro de ellos se encuentra, editado en 2015, «El Estado Mayor del Comando de Institutos Militares. Zona de Defensa IV«. Allí se investigan crímenes de lesa humanidad en lo que los dictadores denominaron «lucha contra la subversión» ocurridos en la provincia de Buenos Aires, específicamente en la denominada zona de defensa IV, con las actividades realizadas por el personal destinado al comando de Institutos Militares, las escuelas militares, el Colegio Militar de la Nación, las fuerzas de seguridad, y el personal civil que actuó en dicha zona.

En una de sus páginas, se expone la declaración de un ex conscripto que realizó el Servicio Militar Obligatorio en el año 1976 en la Escuela de Apoyo de Combate “Gral. Lemos”, en Campo de Mayo y contaba:

Que en Febrero de 1976 se presentó en el DM San Martín para realizar Servicio Militar Obligatorio y de allí fue destinado a la Escuela De Apoyo De Combate “Gral Lemos”. Al llegar fue recibido por el Jefe de Agrupación Tropas Tte Cnel Juan Carlos Valentino. Durante un mes realizó instrucción dentro de Campo de Mayo. Como parte de la instrucción aprendió a revisar los camiones y a hacer cacheos, cómo romper una manifestación, cómo sacar una persona de una casa, para ello utilizaban una casa que estaba dentro de Campo de Mayo y hacían un simulacro con bombas de humo. Recuerda que fue llevado en tres oportunidades a unos operativos a realizar la guardia periférica del lugar. Primero a solicitud del Cdo IIMM iba lo que se denominaba el Grupo de Tareas de la Escuela que pertenecían a Compañía Cdo, quienes iban de civil y luego llegaban los soldados para realizar la guardia del lugar. Esa patota estaba conformada. El Tte 1° Gilberto Omar Burgos, Sgto. Denett, Cbo 1° Osvaldo Zamora, Sgto. Rómulo Galván.

El Teniente 1º Gilberto Omar Ramón Burgos, cuñado de Maqueda, padre de la desfalcadora de la Obra Social del Poder Judicial, fue parte del «grupo de tareas» de la última Dictadura.

El mismo informe del Programa Verdad y Justicia no traza una semblanza de este personaje: «Su padre era comisario. Su primer destino como subteniente fue el Regimiento de Infantería 12, en Mercedes, el 15/01/1973. Del 15/11 al 14/12/1975 estuvo en la fuerza de tareas “Tigre” en Rosario, Santa Fe. El 15/12/1975 pasó a la ESPAC, Agrupación Tropas, Compañía Comando, como oficial instructor. El 31/12/1975 ascendió a teniente. El 05/02/1976 fue “en comisión” al distrito militar Córdoba. El 14/09/1976 fue a un curso en la Escuela de Infantería. El 01/10/1976 fue “en comisión” en el distrito militar San Martín (aparentemente hasta el 13/06/1977). En 1976 el jefe de la Agrupación Tropas era el teniente coronel Raúl Richieri. El 15/10/1977 firmaba las calificaciones del sargento Ernesto Rómulo Galván como “Jefe EC” (equipo de combate), y su superior, el mayor Strazza, como “Jefe FT”. El 16/06/1977 fue a la fuerza de tareas 400 (comando de Institutos Militares), hasta el 23/01/1978. En 1977 el jefe de la Compañía Comando era el capitán Guidoni. El 10/10/1977, sus superiores escribían que convenía que continuara en el destino “por tratarse de un oficial de ‘acción’ necesario”.«.

Siempre cerca de la oligarquía para la que opera «la transferencia» de la riqueza, postulado mayor de todo su accionar, se puede ver a la hermana de Maqueda y a su esposo represor dandole las condolencias a Alejandro Pedro Bulgheroni y esposa en ocasión del fallecimiento de su madre.

Después de todo no son desconocidos los «negocios» de Bridas SA, fundada por Carlos Alberto Bulgheroni, con la Dictadura, potenciados sobre todo por el matrimonio de Carlos Alejandro Bulgheroni con la hija de Juan Ramón Aguirre Lanari, el último canciller –el primero tras la guerra de las Malvinas– de la sangrienta dictadura parida en 1976.

Continuando con el precepto de sangre, sin importar método, la sobrina del «Supremo» Maqueda, continúa con el trabajo: transferir las riquezas a 200 familias privilegiadas a costa del 99% de los argentinos. Para ello siguen contando con el cómplice silencio mediático y con el brazo armado del neogolpismo: el Poder Judicial.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s