Un equipo científico del CONICET Rosario desarrolló un Kit que detecta rápidamente los virus SARS-CoV-2 e Influenza A y B

El producto fue aprobado por ANMAT para su producción y comercialización.

Arriba, de izquierda a derecha: Germán Perez, Gastón Viarengo y Daniela Repizo – Abajo, de izquierda a derecha: Valeria Cognigni, Florencia Re, Pablo Casal, Diego Chouhy. Foto: CCT CONICET Rosario.

Un equipo de investigadores e investigadoras del Centro Científico Tecnológico (CCT) CONICET Rosario desarrolló un Kit que detecta rápidamente los virus SARS-CoV-2 e Influenza A y B. El Kit fue aprobado para su producción y comercialización por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología (ANMAT).

El desarrollo tecnológico es parte de la cartera de la empresa de base tecnológica DETx MOL la cual, fue creada por Diego Chouhy y Adriana Giri, investigador e investigadora del CONICET en el Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario (IBR CONICET-UNR). Entre sus accionistas participan además la Fundación IBR y SEGSER SA, empresa del Grupo Asegurador La Segunda.

A través de dos subsidios otorgados por la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación en 2017 y 2020, se adquirieron equipos imprescindibles para el desarrollo de ambos kits de diagnóstico molecular. Al respecto Chouhy detalla que se firmaron acuerdos de colaboración con la empresa Laboratorios Wiener donde la EBT DETx MOL realizó las etapas de desarrollo y validación, y Laboratorios Wiener las etapas de producción, registro en ANMAT y comercialización de estos.

“Al comienzo de la pandemia, desde DETx MOL veníamos desarrollando otros kits y, dado el contexto, nos adaptamos rápidamente al desarrollo de kits para la detección del virus SARS-CoV-2”, rememora Diego Chouhy. A partir de la rápida respuesta entre ambas empresas se lograron las primeras ventas hacia fines del 2020, que fueron el punto de partida para un proceso de expansión para DETx MOL.

Los desarrollos. Primer kit: SARS-CoV-2

Todo comenzó en marzo del 2020 cuando el Gobierno Nacional llamó a una convocatoria de proyectos (IP COVID). Se presentaron novecientos y se seleccionaron sesenta y cuatro. “Nosotros estuvimos dentro de esos seleccionados”, expresa Diego Chouhy. Detalla que su propuesta era desarrollar dos kits, uno para el diagnóstico del virus SARS-CoV-2 y un segundo para el diagnóstico combinado de SARS-CoV-2, Influenza A e Influenza B.

El primer kit para la detección del virus SARS-CoV-2 fue aprobado por ANMAT, y comenzó a comercializarse en noviembre del 2020, bajo el nombre comercial WGene SARS-CoV-2 RT Detection. “Fue lo que hicimos más rápido, porque era la primera emergencia que se necesitaba en ese momento”, manifiesta Chouhy y continúa: “el segundo, era ya en vista de algo que finalmente está pasando, que el virus iba a quedar circulando en la población, y que iba a ser uno más de detección como lo son los virus respiratorios más frecuentes: Influenza o el virus respiratorio sincicial”.

Segundo Kit: SARS-CoV-2 e Influenza A y B

El equipo científico se abocó al desarrollo de un kit que permita la detección e identificación de los principales virus causantes de infecciones respiratorias agudas graves en adultos. En este sentido, los virus SARS-CoV-2 e Influenza A y B son los principales agentes virales relacionados a complicaciones del tracto respiratorio inferior, causando una importante morbimortalidad en adultos mayores.

Implicancias de la producción y comercialización de este segundo kit

En primer lugar, este desarrollo permite que con un solo test se identifiquen dos de los virus más frecuentes en adultos mayores con síntomas respiratorios agudos graves, como son Influenza A y SARS-CoV-2. Lo cual evita pérdida de tiempo en el diagnóstico, explica Chouhy.

En segundo lugar, a nivel de desarrollo para Argentina, representa sustitución de importaciones ya que se trata de un desarrollo tecnológico nacional que, además, fortalece las capacidades internas.

Respecto a esto último; durante la pandemia, fueron muy evidentes las implicancias de tener capacidad instalada de desarrollo y producción de tecnología diagnóstica. Los países con empresas desarrolladas lograron respuestas casi inmediatas a la pandemia. Para los países con menor desarrollo el tiempo de respuesta fue mayor.

La aceleradora Bio.R

La aceleradora de proyectos Bio. R tiene mucho que ver con esta historia, ya que se puede decir que DETx MOL es un caso de éxito.

La idea de Bio.R como aceleradora de proyectos que nacen en el ámbito científico, es que las empresas de base tecnológica que se crean en y por la esfera académica, permanezcan en este espacio durante un período determinado y luego puedan valerse por sí mismas. Los espacios de incubación son de alrededor de dos o tres años, tiempo en que deben crecer y dar lugar a nuevos proyectos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s