La IGJ multó y demandará judicialmente a otra empresa de los Caputo

Decidió iniciar acciones judiciales de nulidad contra la sociedad «Sacha Rupaska» por tratarse de una «entidad simulada».

Por Guillermo Carlos Degado Jordan para Noticias La Insuperable

Hace poco menos de dos meses, desde Noticias La Insuperable, te contábamos sobre «Sacha Rupaska», la firma con la que la familia Caputo, investigada como posible financiadora del atentado a Cristina Kirchner «compraron» miles de hectáreas que ya estaban ocupadas en Santiago del Estero.

En coincidencia con nuestro artículo, la Inspección General de Justicia (IGJ) encaró una investigación sobre la sociedad detectando que claramente se trataba de una «entidad simulada».

Esta semana, la IGJ, a través de la Resolución Particular 1448/2022, decidió promover una «acción judicial de nulidad por simulación y actividad ilícita contra la sociedad denominada “SACHA RUPASKA SOCIEDAD ANONIMA”, encomendándole a la Oficina Judicial de este Organismo la iniciación inmediata de dicha demanda judicial», aplicándole además, una multa de cien mil pesos «por cada uno de los siguientes incumplimientos: presentación incompleta y fuera de término de los estados contables y documentación relacionada correspondiente a los ejercicios económicos finalizados con fecha 31 de diciembre de 2007 a 31 de diciembre de 2021 inclusive, e incumplimiento al deber de informar que surge del artículo 12 de la Ley 22.315«.

Otra de los Caputo

Como hemos leído en la prensa en estos últimos meses, la decoradora que le encargó el trabajo de «mesitas de luz» para viviendas a 1500 kilómetros de distancia a Jonathan Morel fue Rossana Pía Caputo, hermana de Hugo Luis Pascual Caputo y Flavio Luis Nicolás Caputo, las cabezas visibles de «Caputo Hermanos».

El marido de Rossana Pía es el empresario Luis María Méndez Ezcurra, junto a Horacio Iván Gándara, socios fundadores de Sacha Rupaska S.A., según consta en el Boletín Oficial del 13 de septiembre de 2007.

Por ende, Luis María Ezcurra es el cuñado del ex funcionario macrista Luis Andrés «Toto» Caputo, aquel que endeudó el país a 100 años. Y «Toto» no sólo es cuñado, también es partícipe de la operación en Santiago del Estero.

En la declaración jurada 2015 que presenta al asumir como funcionario nacional, Caputo informa una pequeña participación accionaria en la empresa así como una millonaria deuda que mantenía la misma con su persona, superior a los 3 millones y que hoy en día investiga la IGJ.

La investigación de la IGJ

Según informan desde la IGJ, «la sociedad se constituyó en el año 2007 para dedicarse a la explotación agropecuaria, con un capital social mínimo de $ 12.000. Los fundadores fueron el anteriormente mencionado Luis María Méndez Ezcurra y el Sr. Horacio Iván Gándara, la cual, a los dos meses de inscripta, se incorporó el Sr. Luis Andrés Caputo como accionista mayoritario con el 60% de las acciones«, tal cual se desprende de la denuncia que encaró el ministerio de Justicia a través de la IGJ.

Según se informó, Méndez Ezcurra es conocido, junto al restante socio de Sacha Rupaska, Horacio Iván Gándara, por haber comprado campos en Santiago del Estero “con un pueblo adentro”. En el campo habitaban 84 familias -aproximadamente 800 personas-, hecho este acaecido en el año de la constitución de la sociedad anónima, que tuvo gran repercusión pública en su momento. Para la IGJ «la sociedad Sacha Rupaska S. A. sólo fue constituida para ocultar estos importantes campos ubicados en la Provincia de Santiago del Estero, con una superficie aproximada de 15.000 hectáreas«.

Al respecto, en la Resolución de la IGJ puede leerse que, cuando en 2007 se compraron los campos en Santiago del Estero, «se adquirieron dichas propiedades “en comisión” para la sociedad “SACHA RUPASKA SA”, no se indicó quien era el comisionista ni se transcribieron las características de esa operación, así como tampoco se manifestó quien o quienes eran los vendedores de esas propiedades. Solo se dejó constancia de que fueron abonadas al contado, circunstancia muy extraña por cierto, porque la sociedad carecía a esa fecha – Noviembre de 2007 – de capital social suficiente para afrontar esa operación y de desarrollo de actividad alguna«.

Asimismo, fuentes de la IGJ precisaron que «esta sociedad nunca funcionó regularmente: nunca realizó actividad económica alguna; los directores -que eran los mismos fundadores- percibieron honorarios, ni tampoco hubo jamás distribución de dividendos. La propia sociedad en sus estados contables reconoció que jamás desarrolló actividad comercial. Sus balances son defectuosos e irregulares y tampoco aumentó su capital social que sigue siendo de $12.000«.

También se denunció que la sociedad no cumplió con sus obligaciones ante la IGJ. «Uno de los pocos movimientos contables de la sociedad consiste en la inclusión en el pasivo de una deuda con el Sr. Luis Caputo, por un total de $ 2.975.711, que Caputo nunca reclamó y la sociedad jamás canceló a pesar de haber sido contraía hace más de quince años«.

(LC es Luis Caputo)

Asimismo, se identificó que «todas las asambleas carecen de valor legal alguno, ya que no cumplieron con el requisito de la publicación del edicto de convocatoria en el Boletín Oficial, y tampoco fueron unánimes pues jamás asistió a ninguna de ellas el Sr. Luis Caputo, a pesar de estar inscripto en el libro de accionistas y ser reconocido por los aparentes socios como un verdadero accionista«.

Contundente

Según establece la Resolución de la IGJ a la que accedió de primera mano Noticias La Insuperable, las irregularidades detectadas en la sociedad de los Caputo son contundentes: «Se trata, la sociedad “SACHA RUPASKA SA” de una sociedad totalmente ficticia, en donde existen actas pero no reuniones concretas y desarrolladas conforme los procedimientos legales previstos por la ley 19550; donde no se desarrolla ninguna actividad; en la cual no hay capital social; donde tampoco hay resultados, no hay distribución de dividendos ni se paga a los directores remuneración alguna; donde los únicos directores votan su propia gestión y el único integrante del directorio ni siquiera inserta su firma en la mayor parte de los estados contables que supuestamente él mismo redacta. Del mismo modo, dicha sociedad no inscribe regularmente su directorio en el Registro Público, conforme lo dispone el artículo 60 de la ley 19550 y solo se llevó a cabo una sola inscripción de autoridades en 15 años de vigencia de la sociedad, cuando el Directorio de SACHA RUPASKA se renovó siete veces, conforme actas«.

Por último, desde la IGJ, consideran que «los parámetros de funcionamiento de esta original sociedad, son exactamente los mismos que las sociedades Hidden Lake S.A., Yuto S.A., Salvattore Group S.A.S., Finca Cuchuy S.A., Latin Bio S.A. y Salta Cotton S.A., entre otras, todas vinculadas a prominentes funcionarios del gobierno de Mauricio Macri, esto es, meras estructuras formales que violan todo el ordenamiento societario y que están al servicio exclusivo de su verdadero dueño, como en este caso es Luis Andrés Caputo», todas sociedades sobre las que, desde Noticias La Insuperable, hemos hecho foco en artículos diversos en los últimos años, y que demuestran la impunidad con la que se ha movido, hasta ahora, el entorno macrista.

1 Comment

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s