Con el Acueducto Simbolar-Añatuya el Estado llevará agua potable a 40.000 argentinos

El Acueducto Simbolar-Añatuya es una obra que viene a solucionar un problema histórico en materia de abastecimiento de agua potable que mejorará la calidad de vida de los vecinos y potenciará su desarrollo productivo. La decisión del estado nacional y provincial aplicando nuevas tecnologías darán solución al problema de la injusta y desigual distribución del agua.

Por Walter Onorato – @WalterOnorato para EnOrsai

La escasez de agua, según la UNESCO, es un fenómeno natural pero que también puede ser un fenómeno inducido por los mismos seres humanos. Aún, habiendo suficiente agua dulce para satisfacer las necesidades de la población, el problema real es su distribución desigual. Es por este punto que se constituye como fundamental la intervención del estado en la planeación, el manejo, la asignación y el uso eficiente de los recursos hídricos que no pueden ser abandonados a las manos de empresas privadas. Las reglas del mercado económico no pueden ni deben decidir la justa distribución del agua, que es esencial para la vida.

Es una tarea del Estado asegurar el acceso al agua, a toda la población urbana y rural, bajo la premisa de un uso equitativo y bajo esta premisa el presidente Alberto Fernández junto al gobernador Gerardo Zamora inauguraron en la provincia de Santiago del Estero el acueducto Simbolar-Añatuya. Una obra gigantesca que viene a solucionar una problemática histórica de los vecinos. La misma cuenta con una extensión de 180 kilómetros en la que se invirtió 4.474 millones de pesos para su concreción.

Estas son las obras que nunca serían realizadas por la libre intervención del mercado, tal como pregona la derecha conservadora de Juntos por el Cambio ya que no existe la necesaria cantidad de “clientes” que justifique semejante inversión. Sin embargo, desde la óptica del Estado, son ciudadanos con derechos y no consumidores. Por este motivo los fondos fueron provistos en un 80% por el Gobierno Nacional, a través del Fondo Fiduciario de Infraestructura Hídrica del Ministerio de Obras Públicas, y en un 20% por la Provincia de Santiago del Estero.

Por este motivo, en su inauguración el presidente Alberto Fernández expresó su agradecimiento a “la capacidad productiva del centro del país, pero lo que no celebro es la discriminación que ha habido para con el norte y sur de la patria», recordando que al iniciar su mandato su primer mensaje fue “que iba a ser un Presidente que iba a gobernar con 24 gobernadores. Por eso mi primera instrucción fue que vayan a trabajar con las provincias del norte para que pueda desarrollarse.”

“El federalismo, que es el alma de nuestro país, está declamado por nuestra Constitución y está muy poco respetado por algunos”, reflexionó Fernández, y cuestionó: “¿Cómo no se dan cuenta que estamos destinando semejante cantidad de dinero a una ciudad que lo que se debate es si tiene más subtes cuando ustedes lo que se están debatiendo es si pueden tener más agua?”.

Según medios locales, el acueducto “cuenta con un moderno y novedoso sistema de bombeo basado en la aplicación de nuevas tecnologías para el transporte y la provisión del recurso vital.” La toma de agua subterránea comienza en la localidad de Simbolar, a 130 metros de profundidad y hace unos días se comenzó con el bombeo de agua “que generará una red de la cual se espera que alcance su máxima capacidad de 5 millones de litros por día.”

El nuevo acueducto inicia su recorrido en Estación Simbolar y llega hasta la localidad de Añatuya atravesando 9 localidades del interior santiagueño. Estas son: Estación Simbolar, Clodomira, La Cañada, Huritu Huasi, Suncho Corral, Tiun Punco, Matará, Llajta Mauca y Melero. Con esta obra se beneficiaron concretamente más de 40.000 personas, ampliando la cobertura de agua potable en la ciudad de Añatuya del 75 al 100 por ciento, y aumentando la provisión al resto de las nueve localidades del trazado.

En ese sentido el presidente de la nación aseguró que “no podemos dormir en paz en un país que concentra tanta riqueza en pocos, viendo el retraso del sur, del norte. Estoy convencido que nadie puede desarrollarse en una sociedad injusta, que nadie puede sentirse tranquilo donde algunos están discriminados y otros favorecidos y, por lo tanto, voy a seguir trabajando incansablemente. Voy a dejar todo lo que tenga en mi para que esa desigualdad desaparezca”.

El agua en la provincia de Santiago del Estero es realmente un bien preciado por todos sus habitantes. Las precipitaciones promedio anuales son de entre 550 y 950 mm.y el sistema hídrico más importante está compuesto por el río Dulce cuyo caudal es de 110 metros cúbicos por segundo y el río Salado con un caudal de 140 metros cúbicos. El sistema recibe también agua de ríos menores, como el Albigasta, el Horcones y el Urueña.  Existen aguas subterráneas en distintas regiones del territorio provincial, constituyendo un importante manto subterráneo de excelente calidad, a una profundidad cercana a los 100 metros que es la principal fuente para el consumo en las ciudades Capital, La Banda, Clodomira, Forres, Beltrán y Fernández y otras once localidades de la provincia.

El acueducto, que generó 100 puestos de trabajo directos, mejorará la calidad de vida de las y los habitantes de la región y potenciará al sector agrícola y ganadero elevando su capacidad de consumo que se ve seriamente afectada en épocas estivales. Hasta el momento existían sólo 3 pozos desde donde se extraía el agua potable que era distribuída a través del “viejo acueducto” que seguirá prestando servicio bajo un mantenimiento especial.

Para contextualizar, una parte del “viejo acueducto” cuenta ya con 80 años, mientras que la parte más nueva tiene 60 años. Esto significa que el estado nacional se hizo presente en la región para brindar acceso al agua potable a sus pobladores aproximadamente en 1942 durante la presidencia de Ramón Castillo y en 1962 durante la presidencia de Arturo Frondizi.

En tal sentido fueron interesantes las palabras del gobernador Zamora, que convocó a “defender el federalismo, porque sin federalismo no hay país o hay un país muy injusto y vamos a perder la gran oportunidad de ser una gran Nación”. Además, dijo que la provincia de Santiago del Estero “no tiene deuda, no tiene déficit fiscal, hace obras con recursos propios y realmente valora muchísimo cuando la Nación invierte en provincias como la nuestra para romper definitivamente las asimetrías”.

Mientras el egoísmo del centralismo porteño sigue pidiendo más dinero para canteros, baldosas, árboles plásticos y extraños parques lineales (que son algunas de las obras a las que se destina el presupuesto de la ciudad) existen regiones del país a la espera de obras tan necesarias como es la provisión de agua potable. Si de algo tenemos certeza, es que vivimos insertos dentro del sistema capitalista y que de él no podemos escapar. Quizás sea la misión de estos tiempos luchar simplemente en construir un capitalismo más humano.

Fuentes:

https://www.casarosada.gob.ar/slider-principal/49492-el-presidente-inauguro-el-acueducto-simbolar-anatuya-en-santiago-del-estero

https://www.nuevodiarioweb.com.ar/amp/noticias/2022/12/27/369897-el-impacto-del-acueducto-estacion-simbolar-anatuya-que-se-habilita-hoy

https://es.unesco.org/themes/garantizar-suministro-agua/hidrologia/escasez-calidad

https://es.unesco.org/themes/garantizar-suministro-agua/hidrologia/escasez-calidad/gobernanza

https://inta.gob.ar/documentos/el-agua-en-santiago-del-estero-%C2%BFde-donde-viene-y-como-la-usamos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s