Cuando la distopía nos sopla en la nuca

Con el propósito de la visita a la Argentina de Margaret Atwood, y a raíz de la vigencia de su obra, vale la pena preguntarse ¿cuán lejos estamos de una distopía? en una sociedad excesivamente controlada que vive un malestar general. Libertades amenazadas, mujeres que prestan/intercambian su vientre para la procreación, beneficios para algunxs a través de negación de derechos de otrxs, y una sociedad en la que se abolió la prensa y los medios de comunicación y donde se realizan ceremonias de disciplinamiento masivo. No parece un panorama ni remoto ni de ciencia ficción.