¡Vamos todavía!

Las diatribas que hieren a la Vicepresidente no hacen más que confirmar que estamos en lucha contra la disolución de la recta moral y las más sanas costumbres. Sátira | Por Onó, el Insuperable