Macri, G20 y después

Por Alejandro Enrique para Noticias La Insuperable ·

El país está en pausa frívola. A lomos de una fantasía desbocada, con la economía al rojo vivo, el partido gobernante reedita por un fin de semana alargado de prepo su primer folletín bucólico, el que tanto le rindió cuando el mejor equipo aún no estaba diezmado y prometía seducir capitales esquivos a diestra y siniestra.

Brotes verdes, lluvia de inversiones de extranjeros fascinados con la fertilidad de las pampas hidratadas con cultura cambiemita, regreso al mundo como diligentes subordinados gracias a los consejos del Hernández de La vuelta ─”obedezca el que obedece y será bueno el que manda”─ y mucho papelón protocolar, justificable en el bisoño que está aprendiendo con la ayuda de voluntariosos pastores stamateanos a salir de tanto populismo tóxico.

Con un virtual feriado bancario-cambiario de facto soñado por Sandleris y un Boca-River en el centro de las grandes preocupaciones de estirpe presidencial, Cambiemos lanza como prólogo del G20 la segunda amnistía en lo que va de su gestión: Ara San juan y caso Maldonado dan inicio al jubileo de atroces deudas políticas a perdonar por decreto mediático. Por las tributarias ya no hay de qué preocuparse.

La idea parece ser clara: llegar a 2019 con el farsómetro en cero, sin lastre, con caras viejas remozadas y espejismos nuevos. El macrismo sin Macri ya está en marcha, a paso vivo, aunque él todavía permanezca. Esta carrera se inaugura oficialmente, entonces, con el G20, que en el fondo poco interesa más allá de lo superficial e ilusorio. Nadie ignora oficialismo adentro la condición ridícula de organizador marginal que la pregunta de Daniel Pardo (BBC News) pone en relieve: “Por qué Argentina está en el G20 si tiene una de las economías más frágiles del mundo?”.

El Mauricio precursor del cambio será mártir o cocoliche según convenga: dejará material para el apoyo de cualquier argumento. Alguna figura menor, ayer u hoy enseñoreada en su soberbia, estará pronto en la picota a merced del escarnio mediático-judicial. Los precursores menemistas dejaron, al fin y al cabo, una que otra enseñanza.

Para pervivir camuflado, el macrismo se autodestruirá virtualmente en favor de la continuidad del cambio, entre lamentos bien montados y purgas dosificadas según la homeopatía durambarbiana pero con todos sus objetivos cumplidos. Aflorarán algunos mitos de logros primermundistas ─entre las estaciones Davos y G20─ para blandir en debates organizados a medida.

En lo inmediato, cuando se apaguen los ecos de la gala del Colón, los desplantes de Trump o el desfile de fugaces insustancialidades y se haga realidad, por dar un simple ejemplo, la consecuencia práctica de perder hasta la confianza china, comenzará el verdadero año terminal de un gobierno que tiene como único sustento el antiperonismo hecho irracionalidad social autodestructiva.

Para una gestión cuyos tiempos de descuento los marca el FMI al ritmo de remesas cronometradas, el cuatrimestre que va de diciembre a marzo será un polvorín: los artificios para calmar la economía ─feroz opositora por antonomasia─ estarán alcanzando su límite. En el marco desbordado por la necesidad de supervivencia cotidiana llegarán seguramente las nuevas propuestas de salvación para dar un rodeo ilusorio, antesala florida del retorno a los mismos caminos.

Terminó el G20, terminará el macrismo más temprano que tarde pero el canto de sirenas se escuchará tan seductor como siempre. La única épica para evitar la continuidad de la odisea argentina parece ser más racional que heroica: cerrarle de una vez por todas los sentidos a la farsa del penoso derrotero único hacia los prometidos e inverosímiles futuros paradisíacos.

@ale_enric


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s