Una ex que no se calla

El caso de la mujer que rompió veinte años de silencio para contar su versión de una ruptura que la había dejado muy mal parada frente al público.

Por Silvina Belén para Noticias La Insuperable ·

La versión masculina había recorrido el mundo de habla hispana durante dos décadas. María, la mujer de falda muy corta y lengua muy larga que, según esa versión, abandonó a Joaquín con la indolencia de quien abandona un par de viejos zapatos, se buscó un letrado de lujo para responder a su difamador. Así parece que nació 19 días y 500 noches después.

Ahora que los recitales en vivo se ven como un lejano paraíso perdido, este litigio musical podría aportar algo de sal a los fans de Sabina y a los seguidores de Travis Birds. El caso, por supuesto, se dirime en los tribunales poéticos de la canción con el aporte de un pícaro letrista: Benjamín Prado.

No se conocen antecedentes –o quizás los ignora quien esto escribe- de respuesta a una canción famosa con otra de similar tenor e ironía. Prácticamente convertida en clásico popular, 19 días y 500 noches había reinado durante veinte años como icono del desamor en clave sabiniana. Pero llegó el descargo de María para darle continuidad a una historia que se daba por cerrada sin pensar en la posibilidad de escuchar las dos campanas.

El golpe de originalidad llegó, paradójicamente, en un tributo a Sabina: Ni tan joven ni tan viejo, el disco en el que treinta y ocho voces consagradas rinden homenaje a don Joaquín a través de sus canciones. Allí se coló este retruque femenino que, también de manera paradojal, nació de la pluma de un hombre, Benjamín Prado, pero como es lógico interpreta una mujer, Travis Birds.

El juego poético planteado tiene su trasfondo, cierto simbolismo si se quiere dar un par de vueltas de tuerca, porque como dice Laura Albiol en su nota escrita para El Independiente a fines del año pasado, “Exponer semejante actuación vital y que sea recordada como un gran éxito, debe reconcomerle a una durante toda la vida. Las mujeres estamos haciéndonos hueco donde nunca antes nos habían dejado meternos. La «ex de Sabina» ha venido para decirnos que nunca es tarde.”.

A continuación, para confrontar, van el sutil agravio y la respuesta rumiada por dos décadas:

19 días y 500 noches19 días y 500 noches después
  Lo nuestro duró lo que duran dos peces de hielo en un whisky on the rocks; en vez de fingir o estrellarme una copa de celos le dio por reír. De pronto me vi como un perro de nadie ladrando a las puertas del cielo, me dejó un neceser con agravios, la miel en los labios y escarcha en el pelo.   Tenían razón mis amantes en eso de que antes el malo era yo,con una excepción: esta vez yo quería quererla querer y ella no. Así que se fue, me dejó el corazón en los huesos y yo de rodillas… Desde el taxi, y haciendo un exceso, me tiró dos besos, uno por mejilla.   Y regresé a la maldición del cajón sin su ropa, a la perdición de los bares de copas, a las cenicientas de saldo y esquina, y por esas ventas del fino Laína, pagando las cuentas de gente sin alma que pierde la calma con la cocaína, volviéndome loco, derrochando la bolsa y la vida la fui, poco a poco, dando por perdida.   Y eso que yo, para no agobiar con flores a María, para no asediarla con mi antología de sábanas frías y alcobas vacías, para no comprarla con bisutería, ni ser el fantoche que va, en romería, con la cofradía del Santo Reproche, tanto la quería, que tardé en aprender a olvidarla, diecinueve días y quinientas noches.   Dijo hola y adiós, y el portazo sonó como un signo de interrogación. Sospecho que así se vengaba a través del olvido Cupido de mí. No pido perdón, para qué si me va a perdonar porque ya no le importa… Siempre tuvo la frente muy alta, la lengua muy larga y la falda muy corta.   Me abandonó,como se abandonan los zapatos viejos, destrozó el cristal de mis gafas de lejos, sacó del espejo su vivo retrato, y  fui tan torero por los callejones del juego y el vino, que ayer el portero me echó del casino de Torrelodones… Qué pena tan grande, negaría el Santo Sacramento en el mismo momento en que ella me lo mande.  Lo nuestro duró lo que duran dos peces de hielo en un whisky on the rocks. Lo sé porque fui la infeliz que mordía su anzuelo mientras le creí. De pronto me vi como el busto de un rey destronado pisoteado en el suelo, yo era la sota de las barajas y la planta baja de los rascacielos.   Y es que tenían razón sus amantes: con él hay un antes pero un después no. Conmigo fue así, dijo que era su media naranja y se puso a exprimir. Ya luego empezó a dar vueltas igual que un león dentro de una jaula que rugía mirando a la luna, mujer solo hay una y esa es mi María.   Luego se fue bajó a por tabaco y volvió a los tres meses, vino haciendo eses y hecho un perro flaco pidió que le abriese con dos arrumacos. Le quité la llave, el abono transporte, por decirlo suave, le di pasaporte y le dije «colega, tú has perdido el norte». Yo he estado tan ciega que pensaba que ya me quedaba sin Alfa ni Omega si él me abandonaba.   Esa canción en la que contaba la historia a su modo, en la que me echaba la culpa de todo, de las tropelías y las tonterías donde me compraba con bisutería mientras le servía jarros de agua fría yo le añadiría, por ponerle el broche, que a mí, sin embargo, sus famosos 19 días y 500 noches se me hicieron largos.   Dijo hola y adiós y el portazo sonó como un signo de interrogación. En vez de sufrir me lié con uno del PP y socio del Real Madrid que canta hip hop, juega al pádel, al tenis y al golf y es antitaurino, ha montado su propio bufete, yo le pongo un siete, él me ve y hace el pino.   Sabina huyó, se fue dando saltos igual que un conejo… Pero como artista ha llegado muy lejos. Ve a Dios retratado al mirarse al espejo. Yo le vi en las Ventas cantar nuestra historia y como el caballo atado a una noria que va como un rayo tras la zanahoria mi voz le seguía y al bailar que es soñar con los pies volví a ser la de ayer cuando le quería.
VER VIDEO
VER VIDEO
Birds y Prado

2 Comments

Responder a Sara Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s