Comienza el peor ajuste

La turbulencia cambiaria dejó inflación, tasas más altas y la posibilidad de llamados a un “Gran acuerdo nacional para bajar el déficit”, como el de Marcos Peña, o dislates parecidos, con el fin de imponer ajuste sobre el ajuste.

Por Alejandro Enrique para Noticias La Insuperable

Los ajustes draconianos suelen tener sus imprescindibles antesalas del infierno. Con mucho o poco anclaje en la realidad, las más de las veces sin ninguno, desarticulan resistencias a fuerza de pánico, construyen resignación en la breve pero insufrible espera. Ahora que la corrida cambiaria parece haber sido superada, se abre la puerta del salón principal, que finalmente no era el temido abismo del dólar sin freno ni la detonación de las Lebac. El transitorio alivio, entonces, impide ver que se trata de una mazmorra de paciente diseño.

La turbulencia dejó inflación, tasas más altas y la posibilidad de llamados a un “Gran acuerdo nacional para bajar el déficit”, como el de Marcos Peña, o dislates parecidos, con el fin de imponer ajuste sobre el ajuste. En un entorno especulativo de alto rendimiento, las periódicas tomas de ganancias e inmediata fuga son típicas. Las de más envergadura despiertan el nerviosismo necesario para mejorar rendimientos. El paraíso especulativo se recrea con más “*atractividades”.

La imposición de un modelo de exclusión ideado para afianzar la hegemonía privilegiada de los “peso pesados” de siempre, en flamante sociedad con una neoaristocracia de la finanza, los herederos de los contratistas del Estado y los cultores del fundacionismo de lobby y servicios de la nueva derecha, requiere más transferencia de recursos de abajo hacia arriba, más garantías de impunidad para el capital financiero y, sobre todo, muchas complicidades. Una población golpeada por acontecimientos que la inclinan a resignarse constituye el marco ideal.

Los actores de peso económico o fuerza simbólica reclamaban un dólar más alto. Desde el FMI, pasando por “el campo” y terminando en Cristiano Rattazzi, corifeo del empoderamiento monetario cocoliche, esgrimieron valores tentativos que podrían llegar a conformarlos transitoriamente. El Central no los defraudó. Podría decirse que promedió sus demandas en jornada de salomónico privilegio. Como señala Silvina Batakis, “Hoy el BCRA estableció el piso del dólar, no el techo“.

Al tiempo que se teatralizaban los avatares de Dujovne entre exabruptos mediáticos, tan efectivos como inesperados, de cambiemitas por adopción, el fuego amigo, en mueca hipercrítica, iba anticipando las mieles del ajuste salvador ─el sano giro profiláctico hacia el país paupérrimo pero sustentable─ al que podría aspirarse si por milagro o arte de encantamiento fiscal se evitara el grotesco “choque de la calesita”, imagen de la tragicómica pulverización de la Argentina.

Dejar crecer el bluff del súper martes de Lebac tuvo su recompensa: la pérdida de más de diez mil millones de dólares de reservas, las tasas récord, la devaluación que ya se acerca al cincuenta por ciento en el año y la escalada inflacionaria empalidecieron ante un mercado en última instancia complaciente con Sturzenegger y respetuoso de un benefactor, Luis Caputo.

Toto demostró que entre especuladores también hay códigos de camaradería, contrariamente a lo que presupone el vulgo, que jamás jugará en la primera de las finanzas. Se sospecha, casi con certeza, que su temple atrajo dólares frescos ─en la City hablan de tres mil millones─ de un fondo de inversión “amigo” del ministro, integrado por personajes de esos que el lenguaraz cree que venderían a su madre por cinco puntos básicos, que se arriesgó heroicamente a suscribir títulos públicos vernáculos, es decir: subirse a los BOTEs, la nueva chalupa del endeudamiento sin fin.

@ale_enric

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s