La puerta de atrás

Por Alejandro Enrique para Noticias La Insuperable ·

La observación del campo educativo es clave para detectar si el proyecto neoliberal, hoy mundialmente a cargo de la denominada nueva derecha y sus satélites camuflados tras fundaciones y ONG, continúa el avance que, para el caso de Argentina, se aceleró durante el gobierno de Cambiemos.

El proyecto educativo neoliberal (PENL) trasciende tanto a sus facilitadores como a sus detractores: puede ganar terreno más rápido con un gobierno afín, pero proseguirá su marcha —tal vez a otro ritmo si se le opone auténtica voluntad política— con otro que no lo parezca en demasía.

Lo cierto es que, para desgracia de todos aquellos que no forman parte de los estratos sociales privilegiados, el PENL  jamás fue desarticulado: con altibajos, con mayor o menor grado de virulencia, su ejecución es una constante que se perfecciona desde hace varias décadas.

Muchos son los indicios que en este momento llevan a pensar que desde la conducción de la cartera educativa del gobierno de Alberto Fernández se sigue allanando el camino para un cómodo tránsito del PENL dentro del sistema estatal.

Un tránsito sin grandes obstáculos que implica la acumulación de elementos favorables al PENL y que fagocitan recursos día a día. Las organizaciones —grupos económicos, fundaciones ligadas a intereses político-empresariales, entre otras—, ávidas por consolidar una posición que les permita hacer realidad cada vez más negocios en el ámbito de la educación pública, se cuelan en el sistema por la puerta trasera del discurso progresista e inclusivo.

El PENL, que había alcanzado fuerza nacional en la década del noventa —su antecedente vernáculo más lejano fue la municipalización de las escuelas de la Capital durante la dictadura cívico-militar—, tuvo en los sucesivos gobiernos PRO de la Ciudad de Buenos Aires el aliado incondicional para seguir  robusteciéndose sin pausa más allá de los límites porteños: el influjo metropolitano siempre recorre el país como el último grito de la moda en gestión educativa.

Su continuidad con Horacio R. Larreta en CABA es un hecho fácilmente apreciable, incluso en un contexto pandémico como el actual. Pero en el plano nacional, tras el cambio de gobierno y, por ende, del discurso en lo referido a educación, podrían generarse expectativas de desaceleración e, incluso, entre los más optimistas, de discontinuidad. La realidad pareciera indicar que tales expectativas tendrían muy poco sustento.

EL ASPO, que trajo consigo la necesidad de generalizar la enseñanza a distancia en el marco de una enorme brecha digital, permitió a algunas de las organizaciones arriba mencionadas obtener importantes beneficios y aumentar su presencia en el campo educativo nacional. Los siete meses de gobierno del Frente de Todos les resultaron fértiles: ganancias a costillas del dinero público, posicionamiento y venia ministerial.

Una reciente iniciativa muy difundida por el ministro Trotta muestra como el Grupo VI-DA, con sus productos Bidi y plataforma de Vidatec, se afincó en el programa Leer en casa. Los lineamientos nacionales en muchos aspectos parecen estar en sintonía con los del amigo Rodríguez Larreta que, justamente, en 2019 había adquirido para la Ciudad de Buenos Aires una biblioteca digital del mismísimo Grupo Vi-DA por tan solo 20 millones.

Otra, cercana también, da cuenta de un pingüe negocio de impresión que la suerte quiso que le tocara al Grupo Clarín: 7 millones de cuadernos para los “hogares más humildes que no tienen conectividad”.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image.png

En la investigación de El Disenso se señala el exasperante detalle que Nicolás Trotta soslaya: “El ministro omitió mencionar que también este negocio de impresión fue adjudicado al grupo Clarín, y por una oferta inicial que duplicaba la de otros oferentes. La contratación fue otorgada por Trotta a la imprenta Oportunidades S.A., que forma parte del más vasto conglomerado empresarial de la argentina.”.

Dadas las estrategias que pone en juego la nueva derecha y todos los elementos tácticos[i] que despliega para corroer el sistema de educación estatal  —fundaciones de apariencia neutral, multimedios, cuadros enquistados en el ámbito académico y forense, organismos internacionales como el Banco Mundial e innumerables actores del mundo empresarial o financiero—, los gobiernos progresistas encuentran múltiples dificultades para oponer una visión distinta a la del PENL en sus políticas educativas.

La realidad cotidiana de la administración y las actividades escolares, por desgracia, también está atravesada en gran medida por esta visión que degrada al sistema de educación inclusiva. Si, para colmo, la ministerial puerta de atrás es una pasarela festiva, el PENL gozará del plus de brillar cada vez con mayor intensidad en el frente de la tan mentada como retrógrada batalla cultural que libra, hasta ahora con ventaja, la derecha en la Argentina del siglo XXI.


____________________________________________

[i] Táctica y estrategia van aparejadas con el debilitamiento del resto de los sistemas solidarios que sobreviven a duras penas en el país, previsión social y salud especialmente. El carácter del embate es, por ende, sistémico. El reciente saqueo macrista al Fondo de Garantía de sustentabilidad de la ANSES, la pauperización del sistema de salud pública al que se privó, para coronar el desguace, hasta de ministerio, y el castigo sostenido a jubilados, pensionados y discapacitados fueron claras muestras de tan nefasta sincronización.

________

@ale_enric

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s