Que el D’Alessandro no te tape el bosque

La «elegante» licencia del ministro de Larreta ya tiene antecedentes en el Gobierno de la Ciudad y es solo una forma de cubrir la podredumbre que envuelve al sistema de contrataciones porteño.

Por Guillermo Carlos Delgado Jordan para Noticias La Insuperable

Los chats que comenzaron a circular hace unos días y que tienen como protagonista principal a Marcelo D’Alessandro, el ministro de Justicia y Seguridad de Horacio Rodríguez Larreta, desde ayer en uno de licencia, ponen una vez mas al descubierto una realidad que, al parecer, los grandes medios no quieren mencionar, no la hacen explícita, y dejan pasar casi desapercibida en el derrotero de nombres que inundan los ojos de imprevistos lectores. ¿Cuál? Que el sistema de compras del gobierno de la Ciudad, por donde salen miles de millones de pesos de los contribuyentes, es absolutamente corrupto.

¿De qué otra forma se explica la circulación de sobres conteniendo decenas de miles de dólares que un empresario envía bajo directas instrucciones de Marcelo D’Alessandro? Evidentemente, esos sobres cambian adjudicatarios de contrataciones, convirtiendo un sistema donde debería triunfar la mejor oferta con el mejor servicio, en otro donde se impone el arte de la corrupción; o directamente dando automóviles para que conduzcan los funcionarios, al mejor estilo Milman, como ya hemos mostrado desde este portal. Y esta otra oferta, con un servicio «no tan bueno» y, seguramente, un precio más elevado, es solventado por los bolsillos de los contribuyentes que «pagan», sin saberlo, estas diferencias que terminan ensobradas mientras, ingenuamente, están convencidos que «la transformación no para».

En uno de los mensajes, Marcelo Violante, empresario de las grúas y el parking, le escribe a D’Alessandro para asegurarle que «no pudo juntar todo» y que «antes de fin de mes te integro el 100%». El dueño del grupo Dakota le asegura que tiene «60 verdes» en «dos sobres abiertos de 30 verdes cada uno» y «50 lucas que están descubiertas», aunque aclara que esas «50 lucas son argentinas». Dos meses después, el 11 de septiembre de 2019, el empresario le avisa al ministro de Seguridad que necesita verlo «por el chat que te mandé» y «de paso te llevo los 50 mil».

La pregunta, no por tonta, deja de ser importante: ¿a cambio de qué D’Alessandro recibe dinero? A la que se suma ¿quiénes son los otros destinatarios que son adornados? Los sobres, como vemos, son varios y frecuentes. Evidentemente, el ministro de Justicia que ayer pidió licencia, es solo un fusible dentro de una intrincada y aceitada maquinaria que ya, como veremeos más adelante, cuenta con cercanos antecedentes en el gobierno de quien quiere ser el próximo presidente de los argentinos.

Pero sigamos por ahora con D’Alessandro y Violante. En otra parte de sus conversaciones, que se sitúan entre fines de 2019 y principios del 2020, es explícita y alevosa la abierta manifestación de que los resultados de las licitaciones pueden ser cambiados, e involucra directamente al propio Horacio Rodríguez Larreta y al funcionario porteño José Luis Giusti. Básicamente, Violante le pregunta al ministro si está abierto para llevarle «negocios» a Larreta a lo cual éste contesta, sin dudar, que sí. Violante propone reunirse y, días después, le presenta «el negocio»: dos licitaciones en las que D’Alessandro podría «acompañarlo en el proceso». Dos meses después se comunica nuevamente, lo nombra a Giusti, para pedirle que le mencione a éste su empresa, BREWDA, para que interceda ya sabemos con qué intenciones.

Y el resultado del «acompañamiento» de D’Alessandro y la mención de la empresa a Giusti parecen haber surtido efecto. Pocos meses más tarde, Brewda se adjudicaría el Proceso de Compra 7116-2394-CME20 que tenía por objeto el «Servicio de Guarda de Vehículos con destino a la Subsecretaría de Trabajo, Industria y Comercio». Quien lleva adelante esta «Contratación Menor» será el Ministerio de Desarrollo Económico y Producción cuya cabeza, «casualmente», es el mencionado ministro José Luis Giusti.

Salidas que no son salidas

Dicen que D’Alessandro tiene mucho para escupir si lo abandonan, de ahí la banca que tuvo tras el «avión del Lawfare» con destino Lago Escondido, viajando junto a jueces y empresarios, y la demora de «su salida no tan salida» en formato licencia.

Los memoriosos recordarán en tiempos de pandemia dos escándalos con compras y contrataciones que, casi en simultáneo, golpearon a Rodríguez Larreta: la primera, una compra millonaria de barbijos a 3.000 pesos la unidad; la segunda, primicia de Noticias La Insperable, la contratación por parte del Gobierno de la Ciudad de un hotel de la hermana del mismísimo jefe de Gobierno.

Tras unos días de tambaleo, Larreta hizo un acting para el que contó, como siempre, con el apoyo de los principales medios de comunicación, construyendo una posverdad para que asimile el votante y mantenga indemne la figura presidenciable. Para hacerlo hubo tres pasos que atravesar:

  1. Buscar responsables y hacerlos a un lado. En el caso de los barbijos la cosa era sencilla pues el «firmante», Nicolás Montovio, subsecretario de Administración del Sistema de Salud, era un cuatro de copas. Se complicaba con lo de los hoteles; Gonzalo Robredo, presidente del Ente de Turismo, era una figura respetada (y primo de Marcos Peña además). Finalmente, en público, se comunicó que saldría hasta que se «aclare» (se olvide, en realidad) la situación (pocos meses después volvería a su puesto).
  2. Básicamente, Robredo tenía que poner la cara para cubrir a Larreta. ¿Qué beneficio podría tener el funcionario en contratar el hotel de la hermana de otro? Al menos que, ese otro, fuera su jefe y haya habido alguna expresa solicitud. Pero, para que nadie piense eso, estaba el tercer paso.
  3. La difusión mediática cómplice, indicando que «Larreta no sabía nada» y que se enteró de la contratación del hotel de su hermana por el Boletín Oficial. Todos los medios replicaron esto que dijeron La Nación, Clarín e Infobae, y torcieron la realidad.

BAC

Para ayudar al lavaje de cara de la corrupción manifiesta de estas contrataciones, mientras aceptaba la salida de Montovio y Robredo, en un comunicado oficial publicado el 18 de abril de 2020 titulado «Coronavirus: medidas del Gobierno porteño para fortalecer la transparencia«, Horacio Rodríguez Larreta se comprometió públicamente a tomar una serie de medidas para que las millonarias compras que realice la Ciudad sean inmaculadas.

Allí definía «una serie de medidas para elevar los estándares de exigencia», a saber:

  • Se estableció un nuevo proceso centralizado de todas las compras para la pandemia a cargo del Ministerio de Hacienda.
  • Se implementará una plataforma abierta de acceso público que visibilice todos los bienes y servicios adquiridos con la información detallada de todos los proveedores, modalidad de contratación, monto y condiciones de entrega.
  • Las compras, en tanto, estarán publicadas en formato abierto siguiendo estándares internacionales con actualización en tiempo real.
  • Y habrá un nuevo sistema de verificación y control de proveedores no habituales que informará la composición de sus accionistas.

Demás está decir que esto nunca sucedió. Jamás hubo intenciones, siquiera. El BAC (el Sistema de Compras Públicas de CABA) sigue siendo tan obsoleto a como lo era antes del comunicado de hace casi tres años. Es más, la información se brinda con mucha demora (nada de tiempo real) y encriptada (ningún transparente). A esto se suma que nunca hubo -ni de casualidad- ningún informe de accionistas de los proveedores.

Esta mentira alevosa, desidia y connivencia deliberada de Horacio Rodríguez Larreta, sin dudas, es la que permite la libre circulación de sobres, la compra de licitaciones y el despilfarro de miles de millones de los contribuyentes a los que se le vende «transformación» mientras, inmutable, permanece la corrupción.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s